Category: Columnas

asda VF
noviembre 15th, 2019 by El Político Veracruz

Luciano Blanco González.

Porque nos asusta tanto que el actual gobierno, que es un gobierno diferente y que fue siempre contrario a lo establecido este haciendo las cosas a su modo, apoderándose de todos los espacios de su estructura que significan poder y control, cuando históricamente siempre se ha hecho de la misma manera.

O acaso no se dijo siempre que el poder no se comparte y que se gobierna con los amigos y no con los enemigos, arrinconando a los adversarios a desempeñar las profesiones libres y a las actividades privadas sin darles ninguna oportunidad en algún puesto que pudiera ser motivo para crecer o fortalecerse y jugar papeles protagónicos en los diversos niveles.

Toda la oposición y sus miembros significaron siempre un peligro político, por lo que incorporarlos en algún nicho de poder podía significar por su formación y por sus posturas diferentes una fisura deteriorante de la inmaculada e intocable imagen gubernamental.

La gran diferencia entre aquellos gobiernos y este, es que los primeros se desempeñaban envueltos en una solemnidad revestida de una manipulación sumamente inteligente de la opinión pública que les permitía poner, imponer y disponer sus caprichos o arrogantes medidas sin temor a las criticas aisladas que por débiles ni siquiera alcanzaban a rasgar la túnica oficial por lo efímeros y aisladas.

Los otros, los actuales por el contrario se ven constantemente contrariados por lo basto de la información que circula profusamente por los nuevos medios cibernéticos de comunicación que convierten a cada persona en un difusor de las ideas propias y de los ajenas, que observa y opina profusamente desde sus propios ángulos.

Pero además, a pesar de la visible lucidez e inteligencia de los operadores del partido del Presidente, constantemente cometen torpes violaciones a la ley que si supieran operar no sucederían, máxime cuando tienen La Presidencia, la mayoría calificada en La Cámara de Diputados, con sus alianzas la mayoría también en La Cámara de Senadores, cuentan con el aplastante consenso mayoritario del pueblo de México, en fin tienen todo lograrlo y sin embargo su soberbia y la urgencia de atragantarse de poderlos pierde.

Con ello exhiben a su partido, al presidente y al sistema como impositivo, particularmente en las cámaras legislativas en donde visiblemente se violan los procedimientos y se atropella la ley con tal de sacar adelante las consignas presidenciales tomando decisiones que si son aplaudibles, estas se demeritan por que la falta de respeto a las normas y evidencia la falta de capacidad para instrumentar los acuerdos.

Uno de los mayores aciertos del senado es la designación de la Señora Rosario Piedra, hija de una luchadora social histórica de más de 40 años, cuya aportación a las grandes causas de la libertad es de un gran valor y que seguramente esa pasión la habrá reflejado en la formación de la nueva comisionada nacional de los derechos humanos.

Tiene razón en estar contento el Señor Presidente con este nombramiento, salió de sus filas a las que engroso a su lado luchando por los justos reclamos de la sociedad por una mayor justicia. Rosario entenderá y comprenderá de manera inmejorable a los perseguidos, porque ella también ha sido perseguida, comprenderá a los que reclaman justicia por sus muertos y desaparecidos, porque a ella también le desaparecieron y mataron a su hermano, porque como los dolientes a llorado con su madre por el recuerdo de su tesoro perdido todo ello y mas sufrimientos le darán la fuerza y la entereza para enfrentar las más graves vicisitudes que deberá de atender y lo hará con honor y con dignidad por que es depositaria de un gran compromiso derivado de la confianza que despierta su brillante pasado en el campo de la lucha social.

Rosario no tiene ninguna culpa de las torpezas del Presidente de la junta de Coordinación Política de la Cámara de Senadores, Ricardo Monreal, al no saber conjuntar las diversas voluntades afines a su bancada, él ha dado muestras de su conducta truculenta en la estrategia de confundir con los resultados en las votaciones apareciendo y desapareciendo votos, ya lo había hecho con su compañero de partido Martí Batres al substituirlo en la Presidencia de La Cámara de Senadores, seguramente la ineficiencia de este político camaleónico que viene del Pri, pasando por el Prd, debe de comenzar a preocupar al Presidente, pues Ricardo con sus métodos facciosos es la levadura de las discordias y divisiones al interior de Morena y ya comienza a ser la cara fea de la antidemocracia de ese partido.

Las consecuencias de esta elección mal hecha por el procedimiento. serán fatales por la falta de previsión de los coordinadores, simplemente en donde estaban los 12 senadores aliados de Morena que ante una votación tan delicada, inconscientes de la importancia de la sesión optaron por atender asuntos secundarios, ahora será la Suprema Corte la que decida sobre una legalidad que ya esta juzgada por el pueblo ante las pruebas irrebatibles que se mostraron a la opinión pública que en videos se percataron con precisión de lo que sucedió, pero como haya sido, los ciudadanos nos sentimos bien representados por esta mujer valiente.

Los mismos líos y desbarajustes suceden en la Cámara de Diputados, no nos explicamos cómo teniéndolo todo para lograr los acuerdos que sean necesarios para darle a la cuarta transformación las herramientas necesarias para instrumentar los grandes cambios nacionales pierdan una votación tan importante como lo es la reforma a la Ley de Instituciones de Crédito y el controvertido punto de la extinción de dominio y que ahora en contra de lo que disponen los reglamentos internos pretenden volver a votar en el mismo periodo de sesiones para enmendar el acuerdo, hacerlo desde la ilegalidad procreara ilegitimidad de origen con la consecuencia de que serán los primeros a quienes se aplique o la misma cámara quienes lo lleven a la suprema corte. Son acuerdos que por la irregularidad del proceso nacen muertos.

Estos líderes ineptos de Morena con sus perniciosos escándalos nos echan a perder la gran fiesta celebrativa por la llegada del Ex Presidente de Bolivia Evo Morales, un Presidente muy querido de aquella nación hermana que transformo los destinos de aquel país reivindicando el marginado mundo indígena, elevando el nivel de vida de sus habitantes hasta en un 400 por Ciento, elevó la expectativa de vida de los bolivianos por diez años más, mejoro la educación, la salud, la seguridad y construyo casi un paraíso, siendo muy respetado por ello, pero al que desafortunadamente perdió su desmedida ambición de poder, al tratar de perpetuarse en la presidencia violando para ello la constitución y todo el sistema de leyes, lo que genero un descontento artificial que las clases pudientes se encargaron de magnificar. Dejando atrás los aplausos, los vitores de aquellos que lo adoraban y le llamaban hermano.

Evo cometió el imperdonable error de atentar en contra de la democracia y de cerrar las oportunidades de participar en igualdad de condiciones a sus enemigos la derecha siempre acechante, ellos la clase fifí” a la que subestimo, fueron quienes de manera constante fueron socavando sus bases políticas organizando grandes movilizaciones sociales para repudiar el último supuesto fraude que encarnaba el sueño reeleccionista de Morales, al que finalmente con la colaboración traidora y vil del ejercito de aquel país que se sumo a los inconformes para presionarlo y obligarlo a renunciar.

A tanto llegaron los conjurados, que si López Obrador no concurre oportunamente al rescate, Evo en estos momentos estaría en un calabozo o muerto, pues ante los ataques certeros de las masas alentadas por los políticos de la derecha cuando la chusma ataco los domicilios de sus familias, la policía y el ejército se negaron a proteger al presidente abandonándolo a su suerte.

México, será la solida trinchera desde la cual cobraran fuerza y vida los ideales reivindicatorios del Presidente Evo, pues por encima de la mafiosa comunidad internacional encabezada por los títeres latinoamericanos de la OEA se impondrá en una pronta elección la fuerza del Movimiento Socialista que no permitirá que la intriga y la insidia golpista desplace a la democracia y mucho menos de lugar en la presidencia a la perniciosa reacción que se afila para volver a imponer el retroceso, a menos que instaure el terror con una represión salvaje y sangrienta como ya lo está haciendo en contra de los seguidores de su líder hoy asilado en México.

En este planeta ningún movimiento social es aislado, la experiencia nos dice que por muy remotos que estos sucedan sus efectos repercuten a corto, mediano y largo plazo, no nos extrañe por ello que pronto nos estemos preparando para recibir también al Presidente de Venezuela Nicolás maduro, pues es innegable que existe una conspiración internacional para desmantelar a todos los gobiernos no alineados con los Estados Unidos, quienes como estrategia para lograr sus fines han elegido el camino corto de los golpes de estado, provocando primero malestar social masivo con el mínimo pretexto que justifique la intromisión militar.

Nuestro Presidente parece que ya reacciono a este proceder en ciernes y se dispone a hacer cambios en las zonas militares de cuyos mandos tiene sospecha de posible deslealtad, no es casual que se disponga.- después de la experiencia Boliviana y el malestar al interior de las fuerzas armadas.- muy próximamente a promover ascensos y retiros de generales y coroneles de quienes esperara una fidelidad perruna a toda prueba de tentaciones golpistas, pero no debe de descuidar que en cada uno de ellos puede latir el negro corazón del General Williams Coronel, que muy agradecido y sumiso, taimadamente llamaba unos días antes al Presidente, “Hermano Evo” y sin embargo no dudo en clavarle el puñal por la espalda o darle de frente el quijadazo cual el Caín bíblico a a su hermano Abel.

En fin que mientras las encontradas fuerzas internacionales se disputan el poder para consumar sus afanes imperialistas y en México se recrudecen cada día los antagonismos entre partidos, sociedad y gobierno, en el norte de Veracruz con autentica voluntad política y construyendo cada quien sus respectivos frentes a pesar del frio y de la incertidumbre climática aquí en Tantoyuca tendremos la importante visita del distinguido Ex Presidente Municipal de Xalapa Licenciado Carlos Rodríguez Velazco quien viene a presidir una importante reunión con Ex Presidentes y Ediles para disertar y debatir los grandes problemas nacionales. Para de aquí viajar a la Ciudad de Panuco en donde celebrara una reunión con el mismo fin.

Por su parte Francisco Garrido, Gonzalo Morgado y Juan Herrera Marín, tres guerrilleros de la política recorren todos los municipios del Estado y en esta ocasión mañana estarán en Tempoal para presidir una de las últimas reuniones constitutivas del partido político en formación denominado “Podemos”, con cuyo órgano pretenden marcar por la vía democrática el rumbo de Veracruz.

Finalmente apuntemos que ante los tropiezos e ineficiencia de varios funcionarios federales es momento de que el Señor Presidente comience a poner remedio pues es muy barato, corriente y vulgar el circo de mal gusto que están dando de lo que debe de ser un gobierno serio y respetuoso de la ley, que dignifique la función pública, que cuando menos parezca que saben lo que quieren y lo que están haciendo, pues el gobierno no se puede conducir entre tantos deslices y resbalones ridículos, requiere cuando menos seriedad y una actitud de respeto permanente a las instituciones y a los gobernados. Por el bien de la causa.

luciano_blanco_gonzalez@hotmail.com

Posted in Columnas

asda VF
octubre 25th, 2019 by El Político Veracruz

Ante la falta de precisión informativa sobre los graves acontecimientos en Culiacán, cualquiera puede sacar sus ´propias conclusiones, pero inevitablemente estará de acuerdo con que el Señor Presidente tuvo razón en respaldar la decisión de suspender el mal planeado operativo, que de no hacerlo hubiera provocado una masacre de consecuencias impredecibles.

No somos la policía que los gringos quisieran que fuéramos, no tenemos porque darles gusto en todas sus peticiones y en este tema tan delicado del narcotráfico, no se les puede decir que no, cuando menos tenemos que simular que estamos actuando, lo que indudablemente nos reditúa su simpatía y apoyo en otras áreas.

El fallido intento de complacer a los Estados Unidos en su exigencia de detener a los capos de la droga, deja claro que se gobierna con actitudes duales y confusas, habíamos comentado ya, lo inminente de que Trump ante la reiterada posición del Gobierno Mexicano para no atacar ni detener  a los narcotraficantes por la vía armada,  si no pegándoles en lo económico.- expropiando sus bienes, congelando sus cuentas, inmovilizando sus actividades de producción y comercialización de narcóticos Etc.- Tarde que temprano nos obligaría a hacerlo por distintos medios.

 inclusive recientemente nos amenazo con incluirnos en su lista negra de países patrocinadores  del terrorismo internacional, lo que equivale a imponernos sanciones económicas con efectos catastróficos a los países incluidos como: Vigilancia y restricción de las exportaciones, restricciones en la ayuda económica, restricciones financieras, bloqueo de créditos en el Banco Mundial e instituciones similares, llevarnos a los tribunales Yanquis por daños e indemnización a las víctimas del terrorismo, prohibir a ciudadanos estadounidenses entablar relaciones financieras con nuestro país, Entre otras sanciones.

Por eso obligado por las presiones estadounidenses y en base a los tratados internacionales el Presidente debe de haber dado una orden general a un mando no determinado que visiblemente podría ser su Secretario de Seguridad Publica Alfonso Durazo, para que procediera o simulara proceder en contra de quienes por los discursos presidenciales se presume que gozan de la protección oficial.

Tan mal explicado esta el incidente que cualquiera se puede imaginar que un convoy de la Guardia Nacional, transitaba por las avenidas (una versión), o pasaron por enfrente de la casa del narco (otra versión) y supieron que ahí se encontraba Ovidio Guzmán, del que uno de los elementos había oído que su jefe quería detener y se les ocurrió proceder, porque ahora resulta que nadie dio la orden y nadie dispuso el operativo y está claro que quien o quienes dieron la orden son los mismos que de haber resultado un éxito, ahora estarían colgándose medallas de oro y muestreando a la Guardia Nacional como la idea triunfante del Presidente.

Lo curioso en este hecho es la reiterada intención de querer embarrar al Ejercito como el responsable del fracaso de la operación y este es un señalamiento reiterado que los militares asumen con su disciplinado silencio, sin embargo la opinión pública considera que haya sido como haya sido, el ejército no es responsable, pues, esté es solo un instrumento de fuerza que en la actualidad se encuentra limitado por una política de seguridad que hasta ahora no a funcionado.

Esta lamentable experiencia y sus derivados nos muestran la falta de coordinación de todo el aparato de seguridad que supuestamente maneja un gabinete experto, responsable y comprometido con la salvaguarda de toda la sociedad, sus consecuencias no son solo los muertos, los daños y el terror de la población afectada y la decepción nacional que se derivo de la ineficiente planeación cuyos resultados exhiben puntos muy vulnerables de las fuerzas armadas, que amenazadas con hacer daño a sus familias que se encontraban sitiadas por los delincuentes rogaron la tregua temporal para que se accediera a la liberación de la codiciada presa.

La gente común considera que esta es una amarga derrota como si aquí se acabara la historia y nunca más abría la posibilidad de recomponer las cosas y vencer, esa consideración circunstancial seria cierta si no hay en corto tiempo un giro de estrategias que arroje los resultados deseados, porque ahora si las fuerzas se repliegan y se les obliga a encerrarse en su amarga experiencia, no haremos más que acumular en el cerebro de los soldados y de los mandos un intenso resentimiento a sus ineptos jefes que los llevaran a tomar otras medidas y en ello lo grave es, que contando con el apoyo popular generado por la exigencia de resultados ante la fuerte embestida del crimen organizado y ante la evidencia de seguir siendo ridiculizados pueden tener una reacción peligrosa que ni el mismo incondicional Fiscal General de la Republica, Alejandro Encinas, podrá contener.

Los humores militares no son de mansedumbre y sumisión cuando se les trata mal, cuando se les humilla y se mancilla su honor, El Presidente cuando desestima su valor, está jugando con un fuego muy peligroso que cuando se prende, se expande fulminantemente  por toda la pradera, hay fogones por todas partes y el horno está muy caliente en ese instituto.

Los vecinos del norte son expertos incendiarios y saben en donde esta la yesca seca, ahí está América Latina ardiendo y en crisis por no obedecer, En el Salvador su Presidente tambaleándose, En Chile el pueblo alborotado en contra de su Presidente, En Bolivia, Evo se cae porque ya no conviene a los intereses Norteamericanos, Nicolás Maduro. Sitiado por los Yanquis, Argentina en absoluta quiebra económica, Cuba aislada, Nicaragua tambaleándose, eso solo en nuestra América, pero un repaso mundial nos muestra un pirómano activo dispuesto a destruir los gobiernos irredentos e insumisos en cualquier país que también podría atizar en Mexico.

Es cierto que hay mandos militares muy satisfechos gozando de la comodidad de su rango, con contratos millonarios como constructores o como proveedores del gobierno, ahí está la construcción del Aeropuerto de Santa Lucia que va a ser construido por los soldados y cuya mano de obra puede constituir un ahorro en el costo de construcción, pues no cobraran como albañiles, ingenieros, técnicos y a la vez como soldados en la nomina militar, pero eso si con ello desprotegen los hogares de 10 mil familias del mismo número de trabajadores civiles desplazados que laboraban en el Aeropuerto de Texcoco y a quienes se les despoja de un salario de subsistencia.

Pero también hay militares con un muy alto sentido del honor y de la dignidad, muy consientes con los deberes que tienen con la patria y que ahora silenciosamente se ofenden y con sus vísceras respingan y se tragan su propia saliva de coraje, pero la mayoría de ellos no tolerara mas las ofensas, vengan de donde vengan y habrán de reventar porque a ellos nadie los puede hacer menos por muy disciplinados que sean y ese momento se ve muy próximo, su reacción ya no será con cariñosos y fraternales abrazos, los criminales creen que ya los tienen de rodillas y que ya saben qué hacer en caso de que se les trate de aprender o combatir, Culiacán les mostro el camino y ahora actuaran más aguerridos, con más y mejores armas, con mas sicarios, con más violencia, pero están equivocados los criminales, la respuesta será como lo marca la ley y con mas organización y orden, disparando los tiros que sea necesario para guardar el orden y lograr los objetivos.

En fin que El Presidente se encuentra atrapado entre dos flancos, por un lado vive un intenso conflicto personal como el humanista bueno que es, profundamente convencido de que su misión en la tierra es la de construir un paraíso de paz y de felicidad mediante la inducción de la conducta de sus semejantes hacia la pureza espiritual que le posibilite la convivencia armónica.

 Y por la otra su posición de Estadista, sujeto a exigencias mundanas de una sociedad pervertida por la corrupción y la violencia que se da entre sus gobernados y acechado por la ambición insaciable de sus vecinos que lo sitian proveyendo a sus enemigos internos con una voluminosa cantidad de armas con la que siembran la intranquilidad, complementada con sus amenazas de quebrar al país económicamente imponiéndole sanciones leoninas si no cede a sus exigencias de convertir al país en el policía extraterritorial que los libre de los graves problemas de la migración y de las drogas. Todo ello perturba su conciencia entre el humanista y el estadista, pero confiamos en que el patriarca armado de la prudencia y de la fortaleza necesaria, sabrá tomar a tiempo las medidas correctas sin romper con sus convicciones personales en beneficio de la gran familia mexicana, si no lo hace en lugar de gratitud, recibirá la condena unánime y el desprecio de todos por no hacer, lo que tiene que hacer para servir decorosamente a la patria.- Por el bien de la causa.  

luciano_blanco_gonzalez@hotmail.com

Posted in Columnas

asda VF
octubre 16th, 2019 by El Político Veracruz

Por: Aquiles Córdova Morán

Creo que el país ya no admite que los mexicanos sigamos hablando un lenguaje elíptico para quejarnos y denunciar abusos y atropellos del poder público. Hoy está claro que la timidez y el respeto exagerado al reclamar justicia no le sirve a nadie, y es por eso que empiezo diciendo que la prohibición de nuestro evento del 45 aniversario en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, fue autorizada por el propio Presidente de la República. Tenemos suficientes elementos de juicio para afirmarlo, pero que no voy a detallarlos ahora por falta de espacio. Debo adelantar, sin embargo, que no se trata de grabaciones clandestinas ni de documentos oficiales filtrados; nos atenemos a lo que alguna vez escribió Stefan Zweig: allí donde falta la prueba documental, es el lugar donde la lógica rigurosa debe probar su utilidad y su capacidad de suplirla con ventaja, para hacer que el juicio humano avance con igual firmeza hacia el conocimiento de la verdad.

Señalar con puntualidad al verdadero responsable de un hecho como el que denuncio, no obedece solo al deseo de queja y desahogo, tan natural y humano en estos casos; responde más bien a la necesidad de analizar las causas profundas que lo motivan y sus posibles implicaciones, tanto para el agraviado directo como para la vida institucional del país. Y esto resulta imposible, o al menos con una alta probabilidad de error, si se atribuye la responsabilidad a quien no la tiene en aras de la prudencia y del cuidado de las formas.

Bien. ¿Por qué nos reprime el Presidente? ¿De qué naturaleza y gravedad son las faltas que nos atribuye como para justificar el trato discriminatorio y persecutorio que nos dispensa, violando flagrantemente las garantías individuales y sociales consagradas en la Constitución? La respuesta puede y debe darse en dos niveles. El primero y directo es: porque nos considera un enemigo de la Cuarta Transformación. Pero esta primera respuesta abre una interrogante nueva, ¿por qué somos los antorchistas para la 4ª T un enemigo a vencer? Y solo caben dos posibilidades: 1) porque somos una organización corrupta; y la corrupción es, justamente, el molino de viento contra el que combate la caballería andante de la 4ª T; 2) porque no compartimos el proyecto de país que abandera esa misma 4ª T.

La acusación de corrupción no ofrece dudas; el mismo presidente se ha encargado de formularla y divulgarla por todo el país, en más de cien de los mítines masivos que celebró para promover sus programas de entrega directa de dinero a los grupos más necesitados. Pero esa acusación, a estas alturas, está totalmente desvirtuada, tanto porque nadie ha podido presentar una sola prueba válida que la sustente, como por los argumentos y hechos contundentes que nosotros hemos aducido en nuestra defensa. Y el Presidente lo sabe. Queda entonces como única opción la causa político-ideológica. Y aquí sí que tenemos que reconocer y confesar nuestra “culpa”: públicamente y más de una vez, hemos dicho que, basados en los contenidos del discurso oficial y en las pocas realizaciones perceptibles y medibles que la 4ª T ha generado hasta hoy, los antorchistas no estamos, ni podemos estar de acuerdo con ella.

Y no nos hemos limitado a la pura oposición; no le hemos hecho al Mefistófeles actuando como puro espíritu de negación estéril; nos hemos esforzado por exponer y explicar en qué y por qué discrepamos de la 4ª T, y qué proponemos como alternativa creadora y transformadora para el país. Al mismo tiempo, hemos insistido en que no nos interesa en absoluto hacer fracasar a la 4ª T por el puro placer de gritar que teníamos razón. Reconocemos que tienen razón quienes piden y exigen tiempo para mostrar resultados, antes de lanzar un juicio definitivo a favor o en contra. Sotto voce, por otro lado, se dice que los “ideólogos” de Morena aseguran que vamos hacia un socialismo a la mexicana; que esa es la verdadera esencia de la 4ª T, y que por eso es explicable que el Presidente llame “conservadores” y “enemigos del cambio” a quienes se oponen a sus planes.

A los antorchistas no nos espantan esas u otras afirmaciones parecidas, ni son ellas la causa de nuestra oposición. Sí sostenemos que es irracional exigirle a nadie que apruebe, aplauda y se sume a una causa de la cual ignora casi todo. Se dice también que Morena y el Presidente creen que pueden llevar a cabo esa revolución ellos mismos, es decir, contando únicamente con el poder del Estado; una revolución “desde arriba”, para el pueblo pero sin el pueblo, porque para eso recibieron 30 millones de votos de los mexicanos. Si es así, habría que preguntar, ¿por qué entonces le esconden sus verdaderos propósitos al pueblo que los apoya? ¿A qué o a quién que valga más que el pueblo le temen? Y finalmente, ¿por qué se quejan de que los demás, los que no estamos en el secreto porque no contamos para nada, salvo como estorbo para sus planes, no adivinemos y no aplaudamos lo que piensan y lo que quieren hacer? ¿Por qué nos exigen una fe ciega en algo que no vemos ni entendemos?

Antorcha no es conservadora ni opuesta al cambio; hemos detectado, sí, graves errores teóricos en el enfoque económico y político de la 4ª T, además de que nuestra evaluación de la coyuntura nacional y mundial difiere de la del morenismo. Sostenemos que esas condiciones no están todavía maduras para un cambio radical, el que sea, y que intentarlo ahora puede provocar un desastre nacional, sin excluir una invasión de las fuerzas armadas del imperio del norte. Y lo que hasta ahora puede verse y juzgarse de la 4ª T, reafirma nuestras dudas y objeciones: nos dicen que vamos hacia el norte, pero los hechos dicen que caminamos hacia el sur. Sea como sea, lo que yo quiero destacar aquí es que precisamente la concepción morenista de una revolución cupular, una revolución que solo necesita de un caudillo sabio y todopoderoso para su triunfo y consolidación, es lo que explica que vean como un obstáculo a la organización popular independiente, y es también lo que se haya en el fondo de la represión contra el evento masivo de los antorchistas del sureste.

Los medios están llenos de protestas y denuncias, ciertas y verificables, en contra de los abusos del gobierno obradorista. Todos coinciden en señalar que se está demoliendo el viejo aparato gubernamental; que se están suprimiendo organismos independientes, creados por la “sociedad civil” para equilibrar el poder del Estado; que se están creando leyes ad hoc para reprimir al capital y a los opositores de la 4ª T, mientras se trata con todo miramiento a la delincuencia organizada; que se está haciendo a un lado todo el andamiaje legal, incluidas las garantías individuales, que el país se dio precisamente como fruto de las tres transformaciones previas; que, finalmente, todo esto busca concentrar el poder en manos del Presidente para ponerlo en condiciones de demoler el sistema económico vigente, sin dejar claro lo que va a construir en su lugar.

Repito que todo esto es cierto y nadie puede negarlo. Pero me interesa destacar y hacer visible una contradicción patente de los opositores al autoritarismo morenista: su confesión, junto con sus quejas y denuncias, de una impotencia lastimosa frente a las injusticias y los peligros de la 4ª T. Un destacado periodista del diario Milenio, al que debo reconocer su valentía y congruencia opositora a Morena y a AMLO, decía hace dos o tres días que, en vista de que los mayores empresarios y los medios más poderosos se están rindiendo ante AMLO, ya solo nos quedan 50 senadores como el único capital que oponer a la amenaza de dictadura que se cierne sobre nuestras cabezas. Resulta asombroso que ni por asomo, ni por error, se les ocurra voltear hacia la fuerza poderosa del pueblo organizado. Como si no existiera. Esta ceguera política explica por qué se quejan y protestan de todo y piden justicia para todos, pero no dicen una sola palabra sobre la injusta represión de que somos víctimas los antorchistas. Y es que en cuanto al miedo o pánico que les infunde el pueblo organizado y consciente, Morena y los voceros del poder económico y mediático coinciden y se dan la mano. Los extremos se tocan.

AMLO les dice que están moralmente derrotados y que no tienen oportunidad de recuperar el poder. Yo creo que, en parte, tiene razón. El gran error de sus opositores es que, implícita o explícitamente, defienden el pasado y anhelan derrotar a Morena solo para recuperar el paraíso perdido, pero nada le dicen a las masas empobrecidas, a las víctimas del ayer que ellos buscan restaurar. No acaban de entender que el pueblo votó, más que por AMLO, en contra de ese pasado de corrupción, desigualdad e injusticia al que no quieren volver bajo ninguna circunstancia. Por eso tampoco se explican la paradoja de que, mientras reprueban los resultados del Gobierno, las masas populares siguen apoyando a AMLO. Les parece una locura y una prueba de que el pueblo será siempre un menor de edad que debe estar bajo tutela. Y mientras sigan pensando así, el pueblo los seguirá ignorando y apoyando a AMLO y su 4ª T. Antorcha los ha convocado y los convoca de buena fe a cambiar de perspectiva; los ha llamado y los llama a que todos juntos formulemos una propuesta alternativa al proyecto de Morena, una propuesta que mejore y rebase la oferta morenista de justicia, equidad y bienestar para las masas y para todos, más viable, positiva y sensata pero que, sin tapujos, ofrezca un futuro mejor para los pobres y las clases medias. Sin eso, sin tomar en cuenta al Movimiento Antorchista como una fuerza real, positiva y propositiva para ellos y para la nación, ya pueden irse olvidando de recuperar el poder. Y todos sufriremos las consecuencias.

Posted in Columnas

asda VF
octubre 11th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

Luciano Blanco González

Muy preocupante es la situación de ingobernabilidad que vive el país como consecuencia de la falta de autoridad y mando de quien debe de ejercerlos como obligación constitucional y que lejos de hacerlo se mofa de quienes le exigen, le ruegan, le suplican que ya actué y que ponga orden.

Impotencia y coraje deben de haber experimentado los comerciantes del centro histórico de la Ciudad de México, cuando recientemente vieron como decenas de vándalos encapuchados armados de palos, piedras y bombas Molotov, destruían y saqueaban impunemente sus negocios, poniendo en riesgo inclusive su propia seguridad, pues si la policía no los obstruía de alguna manera, seguro que los propietarios corrieron a refugiarse al rincón más alejado para protegerse, llorar su rabia y ahogar su miedo.

Mientras como si no hubiera ley que aplicar, ni fuerza de seguridad capaz de someterlos, la Jefa de Gobierno de aquella ciudad se limito a fingir que estaba preocupada por lo que estaba previsto que iba a suceder inventando un ridículo cinturón de seguridad, para que sus aliados, sus amigos, sus conocidos, sus golpeadores profesionales que usa en cada manifestación de protesta para ahogarlas o para distraer la atención pública según convenga, pudieran actuar y derramar su odio al sistema capitalista que en esa área metropolitana es derroche de lujo y confort.

Mediante estos grupos anarquistas se cumple el propósito de destruir los rescoldos de la cultura sobre los que se edifico la vieja sociedad de explotación, por eso se lapidan los monumentos históricos que dan testimonio de los derroches de una sociedad aristocrática cuyo propósito era el recreo por lo exquisito.

Cínica y celebrando lo que Claudia Sheiman debe de considerar una gracia, ni tarda ni perezosa se atrevió a evaluar los resultados de la catástrofe como todo un éxito, claro que su propósito destructivo fue un éxito, además de que puso las bases para que los desmanes continúen y se desperdiguen por toda la nación y pronto podremos tener y sentir los nocivos efectos de este virus maligno que de hecho ya lo vivimos con cientos de encapuchados que van más allá,  incendiando locales comerciales y cometiendo otros ofensivos desmanes en contra de la propiedad privada.

Por ello estamos en las puertas de la anarquía, porque desde el inicio del sexenio con un bloqueo de trenes en Michoacán por parte de los maestros de la CNTE, afectando a miles de productores y a decenas de pobladores que carecieron de transporte, a nadie del gobierno importaron los daños patrimoniales, el resultado fue también un éxito pues los protestantes obtuvieron pingues ganancias ya que el gobierno otorgo a sus aliados todas las prestaciones reclamadas y pagos extraordinarios por millones de pesos.

Igual sucedió en la frontera, con un movimiento dirigido y arbitrado por funcionarios de gobierno para incrementar los salarios y con ello dar gusto a las exigencias de los vecinos del norte que atribuyen a la mano de obra barata el motivo de que sus inversionistas vengan al país para disminuir los costos de producción.

Se ha roto el orden por conveniencias políticas inspiradas  en el control y en el poder, no se explica de otra manera el movimiento de los alumnos de la Escuela Normal de Tenería a quienes sus maestros de la CNTE les han enseñado que el camino de la petición respetuosa a que tenemos derecho todos los mexicanos no funciona, que al gobierno para que reaccione hay que presionarlo y por ello secuestraron a 72 trabajadores y más de 90 autobuses, así es como ellos obtuvieron mediante un dialogo obsequioso sus plazas y todo lo que solicitaban, los daños a los propietarios, a los usuarios y a los trabajadores es lo de menos, nuestro Presidente celebro que el problema se resolvió con el dialogo. Nos está enseñando que ese es el camino.   

En México ahora el triunfo de un movimiento social no depende de que se tenga razón o no, depende de la filiación de los involucrados, por ejemplo el triunfo del movimiento de los taxistas en la metrópoli se debió a que los peticionarios son los seguidores y simpatizantes de la jefa de gobierno que no tuvo empacho en pactar con sus aliados siendo un éxito el movimiento al que se le brindo dialogo y atención a pesar de que solo fueron aproximadamente 400 los que fueron a manifestarse al Ángel de la Independencia, a pesar de que en número son aproximadamente 60 mil taxis los que circulan en la ozonada ciudad.

No sean los universitarios, los libre pensadores, los de las ideas universales, los siempre insurrectos y rebeldes que entienden el valor de la investigación científica, los que siempre van adelante en toda sociedad porque son capaces de interpretar y diseñar el futuro, los que saben que el futuro de este país gravita en la preparación de excelencia que ahora se atreven a solicitar un incremento en su presupuesto para equipar sus laboratorios e instalaciones y salvar nueve universidades que se encuentran en quiebra, la respuesta categórica es ¡no!.

Ellos están calificados de chantajistas y están amenazados de que no van a obtener un centavo, aunque paralicen el país, será en serio la posición presidencial o será una reacción visceral porque ellos no son aliados y no han sido sometidos , sea cual sea la razón verdaderamente sorprende, a los universitarios no se les habla así, de manera tan despectiva y arrogante, el conocimiento no merece desprecio, merece decoro y forma, esta respuesta puede obedecer a un propósito obscuro o se quiera crear un caos nacional y se espere una reacción generalizada de la docencia y del estudiantado que desquicien a la ya perturbada nación.

Los universitarios tienen la razón, aunque se argumente austeridad o ahorro, aunque se alegue que en sus administraciones hay corrupción mientras no se compruebe lo contrario. Recordemos.

La universidad no son las aulas solamente, como cualquiera que no sea observador podría pensar, La Universidad es el corazón del pueblo, ahí está la esperanza de un buen futuro para todos  y cuando ese avispero se alborota la nación se incendia.

Por eso estamos orgullosos de vivir en Veracruz, por ser un Estado en donde se aplica el derecho y en donde  sus habitantes vivimos en un ambiente de respeto a las libertades, en donde fifís y proletarios somos iguales sin que nadie nos agreda o existan distingos en el trato, en donde para garantizar la libertad de tránsito se impone la ley.

Los ciudadanos somos por lo general alérgicos a la autoridad y a su temible cara, la policía, pero en nuestro terruño las fuerzas de seguridad actúan, ya quisiera El Presidente que su Guardia Nacional se pareciera tantito a los guardias locales que a pesar de los frenos y las limitaciones que se les impone se juegan la vida cuando hay que hacerlo frente a la delincuencia.

Por eso molestan los incisivos ataques sistemáticos orquestados quien sabe en dónde, pretendiendo exhibir negativamente la imagen del Gobernador, hay quienes lo quisieran golpeador e inmoral como el de Puebla o dicharachero y retador como el de Chihuahua o Bronco como el de Nuevo León que mantienen a su población dividida y en conflicto de por siempre y para ello gastan inútilmente el dinero, el tiempo, los espacios y la tinta.

Al Gobernador le estorban los malos colaboradores que no atienden suficientemente sus responsabilidades y que además él no escogió si no que se los impusieron para controlarlo y desarrollar un plan de penetración política tendiente al dominio total de la población en materia electoral, pero se respira en el ambiente que ahora estos están coludidos para removerlo y que sus padrinos o la ambiciosa y gran madrina venga a sustituirlo.

El Gobernador es paciente y debe de saber que el puesto es producto de su largo trabajo político, más que todo el desarrollado por quienes sueñan con remplazarlo y este debe de ser respetado, no debe de olvidar que lucho para ocupar el puesto que detenta con valiosas y poderosas opciones y el elegido fue él, ahí lo puso el pueblo y el pueblo lo va a sostener, no hablemos de obras por que estas se hacen ahora sin alharacas pero ahí van creciendo, a lo mejor muchas no se ven por qué no son de relumbrón.

Nadie debe de perder de vista que el gobernador Cuitlahuac García Jiménez ya está superando la etapa de la novatez de la que muchos se aprovecharon, endosándole pleitos personales que ni siquiera eran de él y aconsejándole procedimientos innecesarios para el nombramiento y remoción de funcionarios.

Sufrió de mala gana a los funcionarios heredados del gobierno pasado y tuvo la paciencia de esperar a sabiendas de que funcionarios como Jorge Winckler y marcos Even en la Fiscalía General, caerían por su propio peso como sucedió al descuidar los requisitos necesarios para fungir con la representación que ostentaban.

El Tribunal Superior de Justicia, encabezado por su Titular Edel Álvarez Peña, adopto el papel apolítico que le toca desempeñar en la división de poderes adecuándose al nuevo marco diseñado por la Cuarta Transformación profundizando su actuar en temas de apertura, honestidad, transparencia, verticalidad y colaboración.

En donde todavía se ven verdes las manzanas es en el Tribunal Estatal de Justicia Administrativa en donde se observa un bajo rendimiento de trabajo y un gasto estratosférico que no se justifica y cuyo actuar debe de revisarse.

Por cierto felicidades a la Comisión Permanente de la Cámara de Diputados que por primera vez ventila públicamente el procedimiento de selección de los aspirantes a cubrir las trece magistraturas vacantes en el Tribunal Superior de Justicia, en la lista figuran mujeres (nueve) los nombrados son: Bertha Inés Chávez Méndez; Claudia Reséndiz Aguilar; Graciela Patricia Berlín Mendoza; Denisse de los Ángeles Uribe Obregón; Florencia Cruz Hernández; Isabel Inés Romero Cruz. María del Socorro Hernández Cadena; Rosalba Hernández Hernández; Sofía Martínez Huerta; y hombres (cuatro) Adolfo Cortés Veneroso; Cándido Nicanor Rivera; Esteban Martínez Vázquez y Sergio Jiménez Maraboto.

Todos ellos profesionistas de mucho honor con reconocida capacidad jurídica de los que pronto destacaran una serie de defectitos y pasado desconocido con la intención de sacudir el árbol y derrumbarlos, pero eso es lo de menos ya que con el ejemplo nacional las causas graves no existen para dejar de ser y tampoco para ser.(contrario sensu).

Finalmente debemos de hacer votos para seguir viviendo en nuestro Estado en un ambiente de paz y de armonía social como hasta ahora, en donde nuestros derechos están garantizados y esperar que al Señor Presidente no se le desborde la olla de grillos que agitan por todas partes causando  intranquilidad y desasosiego. Es momento de poner orden y detener por salud, la peligrosa anarquía que nos sumiría en un ambiente de desconfianza y miedo que destruiría todo lo hasta ahora edificado.- Por el bien de la causa.

luciano_blanco_gonzalez@hotmail.com

Posted in Columnas

asda VF
octubre 10th, 2019 by ElPoliticoVeracruz
  • Por órdenes que se manejaron como «superiores», en Chiapas prohíben uso de estadio para evento antorchista.

Ciudad de México.- Por órdenes del gobierno federal que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, atentando contra el derecho de organización popular y violando la Constitución Política, se negó el estadio «Víctor Manuel Reyna» de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, lugar donde se llevaría a cabo la tercera concentración multitudinaria por el festejo de los 45 años del Movimiento Antorchista Nacional, a la que asistirían 60 mil personas.

De acuerdo con Homero Aguirre Enríquez, vocero nacional antorchista, a tres días de que se llevara a cabo el tercer festejo, se prohibió tajantemente el uso del estadio, algo que ya había sido autorizado desde hace varias semanas atrás y se había pagado la renta por parte de la organización; a la negativa se sumó la amenaza de que “habría consecuencias” en caso de persistir para realizarlo en otro lugar.

El mensaje es claro, «no sólo es la prohibición del espacio para realizar el evento, sino que se hicieron explícitas amenazas serias hacia nuestra Organización si se realiza nuestro evento; por tal razón, la Dirección Nacional Antorchista ha decidido suspender nuestro evento para no poner en riesgo la integridad de nuestros compañeros ante las amenazas gubernamentales», informó el vocero.

Sobre la supuesta falta de autorización por parte de los concesionarios del estadio, dijo: “nos ahorramos detalles: el espacio fue rentado y el monto estaba liquidado plenamente; además, hay cientos de imágenes y videos de ensayos previos en el local, que demuestran que se contaba con el permiso para la concentración en ese lugar. Sabemos que la verdadera razón que los obligó a desistir del acuerdo se encuentra en las esferas federales que, en abuso de autoridad, están impidiendo la realización de un acto totalmente legítimo, legal y pacífico”.

El Antorchismo Nacional, con más de dos millones de agremiados en todo el país, denuncia este atentado contra los derechos a la organización, a la reunión pacífica y a la manifestación de las ideas por parte del gobierno federal, que se suma al que han padecido diversos sectores de la sociedad, como los comunicadores, empresarios, usuarios de estancias infantiles, de comedores comunitarios y beneficiarios de diversos programas sociales.

Por su parte, Aquiles Córdova Morán, secretario general del Movimiento Antorchista, en su colaboración periodística de cada semana, denunció que «El ukase es seco y definitivo: no se permite la celebración de dicho evento por órdenes superiores, y si lo hacen habrá consecuencias. Esta fórmula, como todos sabemos, esconde mucho más de lo que expresa, razón por la cual intimida más y no hay a quién responsabilizar directamente de la arbitrariedad ni a quién acudir en demanda de justicia”, por lo que llamó a la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, a intervenir a favor de los mexicanos lesionados en sus derechos.

Aguirre Enríquez señaló que Antorcha protesta enérgicamente ante ésta ola de represión y bloqueo ilegal hacia la organización que aglutina en sus filas a millones de mexicanos y dijo, además, que éstas amenazas directas por parte del gobierno federal se dan en un contexto donde el Antorchismo nacional ha denunciado las políticas fallidas y erráticas que está llevando a cabo el gobierno morenista; y Antorcha ha exhortado al pueblo de México a aglutinarse en las filas de Antorcha y crear un verdadero partido político que defienda la población y logre gobernar el país para desde ahí hacer verdadera justicia social.

Por último, enfatizó que “la lucha de Antorcha va a continuar, porque el abuso de poder contra el pueblo de México ahora es más descarado y se contradice abiertamente con las declaraciones sobre el carácter democrático y respetuoso que por todas partes presume el nuevo gobierno federal. Antorcha va a seguir organizando y educando al pueblo de México para que sea él quien conquiste, por medio de su unidad y fuerza, el bienestar que requiere como nación. Antorcha también va a seguir realizando sus festejos de 45 Aniversario como se tienen anunciado en otras entidades del país”, concluyó.

Posted in Columnas

asda VF
octubre 9th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

Por: Aquiles Córdova Morán

Los taxistas de la ciudad de México se manifestaron (el lunes 7 de los corrientes) por las principales calles de la capital en protesta (así lo afirmaron) por su injusta situación laboral y una competencia desleal que reduce drásticamente sus magros ingresos. El caos vehicular y las molestias a los ciudadanos de a pie que no pudieron llevar a cabo sus actividades normales fue monumental, tanto que hoy los medios de comunicación amanecieron saturados de información, comentarios negativos y condenas abiertas a este tipo de acciones. Todos concluyen con la interrogación: ¿qué pasa con los derechos de terceros afectados por estas protestas?

La respuesta de las autoridades capitalinas consistió en reiterar la firme determinación del Gobierno actual de no hacer uso de la fuerza pública para “reprimir” la protesta de los ciudadanos bajo ninguna circunstancia. Fue la Secretaría de Gobernación federal la que se sentó a dialogar con los inconformes y, al final de la jornada, la que informó de “acuerdos” con los taxistas, entre los cuales solo precisó el compromiso de éstos de no volver a bloquear la circulación de la capital.

La reiteración del propósito antirrepresivo de las autoridades capitalinas no fue nada tranquilizadora; no sonó como la voz de un gobierno que acepta y cumple un deber establecido en las leyes, es decir, en el Estado de derecho vigente, sino como una gracia otorgada por quien tiene la facultad de concederla o negarla a sus gobernados. Un discurso así es típico de todo Gobierno autoritario, de todo gobernante que se siente facultado para disponer libremente de la libertad, la vida y los bienes de sus súbditos. Era el discurso normal del absolutismo, de la época en que el rey estampaba al pie de sus decretos: “Esta es mi soberana voluntad”.

Así pues, los medios pedían que se precisara dónde quedan “los derechos de terceros” cuando ocurren protestas como la de los taxistas, y el Gobierno capitalino contestó que no va a reprimir a nadie bajo ninguna circunstancia. Algo de lo más parecido a un diálogo de sordos. Pienso que esta aparente aporía, este callejón lógico sin salida aparente, se explica porque ambos interlocutores arrancan de un enfoque parcial y superficial del problema, lo que les impide llegar al fondo y, sobre esa base común, armonizar criterios. En efecto, ninguna de las partes pone suficiente énfasis en las causas que alegan los taxistas para explicar y justificar su protesta: ¿es auténtica la queja de los inconformes? ¿Dicen verdad cuando afirman que están sobrerregulados y que padecen competencia desleal? Y sobre todo, ¿es cierto que han tenido con el gobierno múltiples negociaciones y acuerdos que jamás se han cumplido?

Si la respuesta es no, la negativa a usar la fuerza pública para poner orden, se ve por lo menos cuestionable, pues es difícil defender como derecho legítimo una protesta irracional y apoyada en mentiras. Pero si la respuesta es sí, es decir, si los taxistas tienen razón, entonces resulta evidente que la culpa del caos en el tránsito citadino no es de los inconformes, sino de quienes no han resuelto sus demandas y han burlado sus promesas. En el primer caso, las quejas de los medios y de la opinión pública serían correctas, y el gobierno tendría que actuar restableciendo el orden en las calles; en el segundo, los medios, sin dejar de transmitir la queja ciudadana, deberían centrar su presión, no en quienes protestan con razón, sino en quienes no han atendido ni resuelto sus demandas y han provocado con ello que el conflicto llegue a las calles. Así defenderían mejor los “derechos de terceros”. La postura del gobierno, a su vez, aparece como simple maniobra propagandística, pues al mismo tiempo que se adorna “respetando” el derecho a la protesta, se niegan a resolver el problema de fondo; el respeto al derecho ajeno se transforma en un disfraz demagógico de la política de cero soluciones a las necesidades populares.

Todo esto abona a lo ya dicho: que un gobierno que actúa, no por deber y obediencia a las leyes, sino como quien otorga una gracia, difícilmente puede ser calificado como verdaderamente democrático y humanista. Ese gobierno es impredecible: ora puede obrar con magnanimidad excesiva, ora puede hacerlo con una crueldad propia de los tiranos. Y, en efecto, hay en el panorama nacional inquietantes síntomas de esta clase que preocupan cada día más a la ciudadanía, al menos a la parte mejor informada de la sociedad. Uno de ellos es que la renuncia expresa al uso de la fuerza pública no se predica ni se aplica solo a las protestas ciudadanas, sino que se hace extensiva a los grupos y organizaciones delincuenciales, con lo cual se equipara y funde en una sola cosa a quienes hacen uso de un derecho legal y constitucional con quienes actúan fuera y en contra de la ley.

El argumento esgrimido es que los delincuentes también son pueblo y tienen derecho a que se les trate de la misma manera que al pueblo. Si los grupos delincuenciales son pueblo o no, es algo que yo desconozco. Tampoco sé con seguridad qué entiende el Gobierno actual por pueblo. Lo que sí creo poder afirmar, sin incurrir en ligerezas de juicio y sin buscar lesionar a nadie (incluidos quienes viven y actúan al margen de la ley), es que, según el criterio de los grandes teóricos del Estado democrático y liberal, el gobierno civil debe hacer uso de todos los recursos a su alcance, incluido el uso de la fuerza si fuere estrictamente necesario, para castigar un delito, todos los delitos tipificados y sancionados por la ley.

Para evitar la arbitrariedad y el abuso en la persecución y el castigo de los delitos, la ley solo debe castigar acciones, hechos concretos, medibles y verificables por Ministerios Públicos y jueces; debe definirlos y delimitarlos con toda precisión y objetividad y debe establecer con claridad la sanción correspondiente, siempre estrictamente proporcional a la falta cometida. Un delito mal definido, vago e impreciso, acaba siempre convirtiéndose en arma de represión y, a la larga, provoca inconformidad y desestabilización social. Baste recordar el famoso “delito de disolución social”, que fue el detonante de la rebelión estudiantil popular de 1968. Según este punto de vista, si el delito está claramente definido y sancionado en la ley, y su comisión por algún ciudadano ha sido probada mediante un juicio riguroso y apegado a la misma ley, ese ciudadano debe ser castigado sin falta, sea pueblo o no lo sea.

Pero esto no es todo lo que preocupa a buena parte de la sociedad mexicana. También preocupa y atemoriza la fuerte proclividad del régimen actual a fabricar leyes al vapor, hechas a la medida de un deseo o de una urgencia expresados por el titular del Poder Ejecutivo, sin dar lugar a una discusión racional y mucho menos a enmiendas cuya pertinencia resulta, a veces, más que obvia y necesaria. También preocupa la facilidad con que se inventan y multiplican delitos nuevos, mal definidos y con fuerte componente subjetivo; la implementación de penas groseramente desproporcionadas a delitos que no lo ameritan, mediante el recurso simple de cambiarles de nombre para equipararlos con delitos graves; la eliminación de medidas de protección para el ciudadano, fruto de largos años de experiencia y de trabajo teórico de nuestros penalistas más distinguidos, por ejemplo, la supresión de la presunción de inocencia hasta que se demuestre la culpabilidad; la facilidad con que se puede dictar “prisión preventiva” a cualquier sospechoso de un delito, y el derecho del Estado a rematar los bienes del acusado antes de que sea declarado culpable o inocente. Esto y más hace temer a todos una persecución oficial con fines ajenos a la justicia y al derecho.

En todo esto hay una contradicción flagrante y peligrosa: por un lado, se renuncia al uso de la fuerza para reprimir delitos de fuerte impacto social; por otro, se crean delitos con penas exorbitantes cuya aplicación imparcial y justiciera no está regulada suficientemente, lo que abre de par en par la puerta a la arbitrariedad y al abuso de poder. Esto es el Estado dictatorial: para los fieles, magnanimidad y perdón cristiano, para los “enemigos”, leyes contra las cuales no hay protección alguna. Quien tenga la mala suerte de ser acusado, será condenado irremisiblemente. Se generaliza el temor, el miedo entre los ciudadanos; y ya se sabe que el miedo envilece y degrada a los hombres y a los pueblos.

En este contexto, recibo información de que el evento para celebrar el 45 Aniversario del Movimiento Antorchista Nacional en los estados del sureste, fue terminantemente prohibido por el gobierno del estado donde se llevaría a cabo. El ukase es seco y definitivo: no se permite la celebración de dicho evento por órdenes superiores, y si lo hacen habrá consecuencias. Esta fórmula, como todos sabemos, esconde mucho más de lo que expresa, razón por la cual intimida más y no hay a quién responsabilizar directamente de la arbitrariedad ni a quién acudir en demanda de justicia. ¿Y la declaración de respeto irrestricto al derecho ciudadano de manifestación? Desde esta tribuna solicito a la Secretaria de Gobernación, la respetada jurista Olga Sánchez Cordero, su atinada intervención como responsable de la política interior del país, para que se respete nuestro legítimo derecho a la reunión pacífica. Y a Dios encomiendo el destino de mi solicitud, el mío y el de mis compañeros del sureste.

Posted in Columnas

asda VF
octubre 2nd, 2019 by ElPoliticoVeracruz

Por: Aquiles Córdova Morán

Para explicar y justificar su decisión de otorgar un canal de televisión a las Iglesias Evangélicas, el Presidente de la República definió en días pasados lo que entiende por Estado Laico. Según él, es deber de tal Estado tratar a las distintas Iglesias de manera igualitaria, sin inclinarse en favor de ninguna en particular; reconocer a todos los credos religiosos el derecho a existir y practicar libremente el culto respectivo, sin restricciones de ninguna clase. En tal contexto, dio la noticia de que contempla dotar de un canal de televisión a todas las Iglesias, siempre y cuando lo utilicen para “moralizar” al pueblo.

Quiero comentar primero la pretendida equidad de la decisión presidencial junto con la precondición de que todas las Iglesias usen su canal para predicar moral a los ciudadanos. La equidad o imparcialidad presidencial solo se sostiene lógicamente si se acepta como un hecho dado, no solo su igual derecho a mantener, ejercer y difundir su doctrina, sino también su plena igualdad en términos del influjo y potencia espiritual que ejercen sobre la sociedad, factores que derivan, evidentemente, del número de sus fieles y de su presencia real y cotidiana en el territorio nacional. Y esto último, como lo sabe cualquiera, no se cumple ni de lejos en nuestro caso, pues las diferencias en favor de la Iglesia católica son enormes: cuando menos el 85% de los mexicanos son seguidores de esa religión.

Dimensionadas así las cosas, resulta claro que darles a todas un canal de televisión alegando el laicismo del estado mexicano, es una falacia, un error de lógica evidente, porque se pretende como justo y equitativo el trato igualitario a lo que es absolutamente desigual en los hechos, lo cual es, más bien, una flagrante injusticia. Y no importa mucho si tal error es voluntario o inconsciente, pues su efecto práctico es el mismo: favorecer el crecimiento y difusión de los credos minoritarios dotándolos de iguales armas de propaganda que a la religión dominante. Tampoco conozco el punto de vista de la Iglesia católica; pero sí puedo afirmar que le asistiría la razón en caso de que decidiera recusar la medida presidencial.

Sobre la precondición de “moralizar”, creo que hay otro error evidente. Primero, porque no existe (o al menos nadie la conoce) una moral laica única, precisa, bien definida y plenamente aceptada por todo el mundo como la “verdadera moral”, como la “moral eterna y universal” válida para todo el género humano. Tal moral es patrimonio exclusivo de la religión, de cualquier religión, porque solo ella puede invocar a Dios como la fuente y el modelo eterno y perfecto de la moral que prescribe a los hombres. Pero resulta que, precisamente por eso, cada credo religioso sostiene y difunde una moral distinta (y a veces radicalmente antagónica a las demás), de donde se deriva la misma dificultad de una moral única para todo el mundo. Debemos preguntar entonces: ¿qué moral es la que deberán difundir obligatoriamente los canales manejados por las iglesias?

En segundo y no menos importante lugar: ¿con qué patrón medirá el Estado mexicano el cumplimiento de esa “precondición”? Para ello es indispensable una moral única y bien definida que ya vimos que no existe. Es posible que el Presidente tenga muy clara y definida su propia moral; pero aunque sea la del Presidente, no pasa de ser una moral individual, no sancionada por el todo social y, por tanto, exactamente con la misma validez que la de cualquier otro ciudadano mexicano. El Presidente no puede, por tanto, imponer la suya a nadie, y menos a las iglesias. Si lo hace, todos quedaremos autorizados a intentar lo mismo, lo cual desataría un conflicto social de impredecibles consecuencias. Además, imponer y vigilar el contenido de lo que deben publicar los canales religiosos (o cualquier otro medio), es censurar la libertad de expresión y de pensamiento, para lo cual no está facultado ni el gobierno ni el Presidente. La precondición esgrimida más bien hay que leerla como un intento de disfrazar el propósito de apoyar y favorecer a las Iglesias Evangélicas.

Paso a formular mi punto de vista sobre la definición presidencial del Estado Laico. Opino que tal definición es parcial, unilateral y reduccionista y, por tanto, incapaz para caracterizar correctamente este tipo de Estado. La esencia del Estado Laico no es solo la tolerancia y el trato equitativo a todas las Iglesias, aunque este sea un requisito infaltable en la sociedad moderna. La esencia del Estado Laico es la absoluta, precisa e inviolable separación de poderes entre el Estado y la Iglesia (o las iglesias). En virtud de tal división de poderes y de funciones, ni el Estado puede invadir o usurpar los terrenos de la religión ni ésta puede hacerlo respecto a la jurisdicción del poder temporal. En ambos casos se provocan graves conflictos y grandes males a la sociedad, es decir, a la base misma que sostiene y sustenta a ambas estructuras.

Establecer con toda precisión y sin equívocos las fronteras entre el Estado y la Iglesia no es cosa fácil. Los teóricos del liberalismo que se han ocupado del problema llevan siglos tratando de hacerlo sin haber logrado dar cima a esa tarea. A pesar de lo cual, hoy es posible afirmar que tal separación de poderes es lo suficientemente precisa como para ponerla a funcionar con un margen de error relativamente pequeño, salvo que cualquiera de las partes pretenda ignorarla o violarla por así convenir a sus intereses.

John Locke, en su “Carta sobre la tolerancia”, dice lo siguiente: “Para que nadie cubra su ansia de persecución y su impía crueldad con el pretendido cuidado de la comunidad social o el respeto a la ley (¡ojo, señores legisladores de Morena!); de que otros se escuden en la religión para buscar libertad a sus desarreglos e impunidad para sus delitos (la pederastia de ciertos sacerdotes católicos o los “desarreglos” del líder de “La luz del mundo” son pura coincidencia); de que, haciéndose pasar por súbdito del príncipe o servidor de Dios se engañe a sí mismo y a los demás, considero que es necesario distinguir el menester civil y el religioso estableciendo la frontera entre la Iglesia y el Estado”. Este sabio inglés del siglo XVII, que no era ateo ni mucho menos, nos advierte que el daño nacido del abuso del poder o del intento de extenderlo más allá de lo que es lícito, puede venir tanto del Gobierno civil como de la Iglesia, y que, por tanto, trazar la frontera entre ellos es una necesidad vital para beneficio de la sociedad.

“Considero –dice Locke– que el Estado es una sociedad constituida para conservar y organizar intereses civiles, como la vida, la libertad, la salud, la protección personal, así como la posesión de cosas exteriores como la tierra, dinero, enseres, etc. Es deber del gobernante, por medio de leyes equitativas para todos, cuidar de que todo el pueblo y cada súbdito disfrute de la posesión justa de las cosas mundanas. La violación posible (…) a estas disposiciones debe ser contenida por el castigo (…) el magistrado tiene en sus manos el poder de todos los súbditos para imponer castigo a quien viole el derecho ajeno”. He aquí definidos en forma lapidaria y contundente los deberes y funciones del Estado civil, del Estado Laico, sin los cuales pierde legitimidad y razón de existir.

La tarea esencial de la religión, en cambio, según Locke, consiste en convencer a los hombres de obedecer la voluntad de Dios en todos los actos de su vida; en acatar y cumplir sus leyes y mandamientos tal como él los ha revelado a los seres humanos. El propósito último de esta labor de convencimiento es la salvación del alma del creyente, y aunque muchos de los actos de su cuerpo pueden dañar su alma, la Iglesia solo puede señalarlos como pecados y combatirlos mediante la persuasión, pero nunca convertirlos en delito para reprimirlos por la fuerza. Eso es invadir las funciones y la jurisdicción del Estado. La salvación del alma es deber exclusivo de cada persona, y nadie puede ser obligado a salvarse por la fuerza. Dice Locke: “Nadie puede creer conforme a dictados de otro y toda la fuerza de la religión verdadera radica en la interna persuasión” de cada hombre y de cada mujer. Quien adora a Dios obligado por otro, no abona a su salvación sino a su condena, pues “al ofrecer a Dios el culto que no cree adecuado, agrega a los pecados (ya cometidos) el de la hipocresía y el desprecio a la divina Majestad”.

Así, el delito y el castigo, es decir, el uso de la fuerza, son exclusivos del poder del Estado; el pecado, la persuasión y la condena moral que precede a la eterna, son arma exclusiva de la religión y de la Iglesia. Cuando un gobierno o un gobernante se mete a moralizar, o cuando deja de usar la fuerza para perseguir y castigar el delito y la sustituye por el “perdón” y el “amor al prójimo”, se está arrogando facultades que no tiene, que son exclusivos de Iglesia; está invadiendo sus terrenos y, además de un gravísimo error práctico, está violentando el Estado Laico, aunque afirme lo contrario. Cuando la Iglesia se opone a la despenalización del aborto, que tiene que ver en primera instancia con el cuerpo, y exige que ese pecado se castigue como delito, se sale de sus funciones e invade las del Estado. Ella está en su derecho de combatir el aborto como pecado, predicar en su contra y amenazar a la abortadora con el castigo eterno, pero debe dejar en manos de ésta la salvación de su alma y no tratar de imponérsela con la fuerza del Estado. Si lo intenta, estará abriendo la puerta a las peores violencias e injusticias contra la libertad de conciencia de la criatura humana, hecha a imagen y semejanza de Dios, nacidas del maridaje perverso entre el poder temporal y el espiritual, como lo documenta sin falta la historia de todas las tiranías.

Posted in Columnas

asda VF
septiembre 27th, 2019 by El Político Veracruz

Luciano Blanco González

En la huasteca estamos sorprendidos, la sequia continua, teníamos esperanzas de que en este tiempo tuviéramos ya la presencia de abundantes aguas y sin embargo las que han caído han sido tan distanciadas entre sí, que si en alguna parte por fortuna llega a llover en forma de tormenta las presas secas se humedecen, las lodosas hacen charco y las que aun tienen aumentan ligeramente su nivel.

Pero el desencanto viene luego que aparece el sol que con sus candentes rayos vuelve a secar todo regresando las presas y las rayas de los arroyos a su estado anterior, no han valido los rituales, los días marcados con los santos para el agua han sido secos, los paseos a la virgen y los consabidos ruegos han sido infructuosos, los anuncios de agua que difunde el meteorológico de posibles aguaceros han sido falsos.

La situación es desesperante, la luna de septiembre mesquineo el preciado liquido, a decir de los expertos y viejos  observadores del campo de acá del rumbo, estos tiempos son muy parecidos a los de alrededor de 1955, cuando después de la escases nos atacaron tres ciclones por diferentes flancos trayendo inundaciones y desbastadores vientos.

La nueva luna la tendremos para mañana sábado, octubre es el mes de las inundaciones, hay plena confianza de que tengamos bastante agua este mes y parte del próximo, pero para la agricultura y la ganadería ya es demasiado tarde, termino el verano, se inicio el otoño, los días son más cortos, la cantidad de sol es menor, el desarrollo de las plantas se detiene, aunado a ello, atrás viene las desbastadoras plagas del gusano medidor y la mosca pinta que en un día acaban con los potreros, simultáneamente llega la garrapata, la conchuda y los murciélagos hematófagos, aquí es en donde el Gobierno del Estado de Veracruz  con su departamento de sanidad animal tienen una gran tarea para mitigar lo que se salvo con la humedad residual y que el agricultor y ganadero deprimido económicamente, se han quedado sin recursos para emprender el combate integral de estas plagas.

Ya comenzó la temporada de los frentes fríos, vendrá el invierno y toda la naturaleza se apachurra, es momento de voltear al campo y priorizar su importancia para rescatar la canasta de alimentos para el pueblo mexicano, que de no hacerlo en la región, puede enfrentarse a una hambruna sin precedentes pues a la fecha hay déficit inclusive en la producción pesquera, las especies por falta de agua dulce no entraron en las lagunas para desovar y las especies nativas decayeron estrepitosamente, los pescadores a lo largo de la inmensa laguna de Tamiahua atraviesan también por una crisis económica  especial que se agudiza por el uso indiscriminado de equipos prohibidos, porque precisamente en su uso  acorralan todas las especies de grandes extensiones de la laguna, sin importar sus etapas reproductivas y exterminan a la fauna existente con la complacencia y tolerancia de las autoridades encargadas de vigilar el uso de estos aperos dañinos. El Estado debe de urgir una mayor vigilancia para impedir que unos cuantos saqueen los mantos acuíferos de esta manera.

Después de tronarnos los dedos preocupados por la dramática descripción del panorama en el norte del Estado, abordemos otra situación preocupante por las implicaciones que en si misma lleva la perniciosa acción que públicamente denuncio el Señor Presidente de la Republica, licenciado Andrés Manuel López Obrador, al referir la ligereza con que fue dado de alta como socio accionista de 26 empresas en el Servicio de Administración Tributaria, SAT, sin haber comparecido personalmente ni como apoderado ante esa institución fiscalizadora.

Grave muy grave esta forma de vulnerar los seguros y candados de una institución que se administra bajo protocolos que encierran mecanismos de control muy severos y que ningún ciudadano por muy osado que sea se atrevería a hacerlo, porque por experiencia los particulares son sometidos a un sistema de identificación que hasta ahora se creía inviolable.

Posted in Columnas

asda VF
septiembre 25th, 2019 by El Político Veracruz

Por: Aquiles Córdova Morán

Los teóricos más importantes del Estado moderno (Hobbes, Locke, Rousseau y Montesquieu entre los principales) partieron de la idea de un “estado de naturaleza” de la especie humana en el que los hombres vivían en entera y absoluta libertad individual, sin ataduras de ninguna clase al resto de sus semejantes ni mucho menos a un poder superior que gobernara su vida y su comportamiento diario.

El “estado de naturaleza” implicaba, necesariamente, que la lucha por la existencia, así como la preservación y el cuidado de la seguridad y la vida de cada uno, la defensa de la propiedad y el patrimonio personal (poco o mucho) y la procuración del disfrute seguro y pacífico del mismo, fuera responsabilidad exclusiva del individuo mismo, sin ninguna posibilidad de recibir apoyo externo. En otros términos, el “estado de naturaleza” volvía obligada la más completa libertad individual y el pleno ejercicio de los derechos de propiedad, de legítima defensa y de justicia por propia mano. Así nacieron y se consolidaron, según esta teoría, los derechos fundamentales del individuo, los llamados derechos “naturales” o derechos “humanos”, que siguen siendo una necesidad vigente hasta nuestros días.

La investigación científica de la prehistoria humana no avala la existencia de tal “estado de naturaleza”. Le señala, en cambio, debilidades evidentes, como la de la preexistencia de la propiedad privada y el instinto de acumulación de riqueza individual, factores que solo aparecieron y se desarrollaron mucho más tarde. A pesar de ello, la teoría del “estado de naturaleza” sigue siendo útil para explicar y fundamentar la necesidad de un Estado fuerte que garantice y respete los derechos inalienables e inviolables del ciudadano frente a otros ciudadanos y frente al poder público, tanto o más indispensables en las sociedades modernas que en cualesquiera de las que le antecedieron.

Las diferencias biológicas entre los seres humanos (diferencias en el vigor físico y mental), a las que se sumaron otros factores aportados por el entorno físico, acabaron por poner en crisis al “estado de naturaleza”: los fuertes e inteligentes comenzaron a abusar de los débiles y menos dotados, que se vieron reducidos a la impotencia para defender sus “derechos naturales”. Tales derechos fueron sustituidos gradualmente por los abusos, la violencia, el despojo y la muerte. El “estado de naturaleza” se transformó en una selva humana donde mandaban los más fuertes y despiadados: “el hombre se volvió lobo del hombre”, según la famosa frase de Hobbes.

Se hizo indispensable un poder superior al individuo; un poder con la fuerza y la autoridad suficientes para garantizar, a todos, el pleno y efectivo ejercicio de sus “derechos naturales”. Para conseguir tal objetivo, los hombres aceptaron renunciar a la libertad irrestricta de que habían gozado hasta entonces, al ejercicio de sus demás derechos de manera directa y personal, y abdicar todo eso en favor del poder superior que buscaban. A partir de ese momento, el poder superior al individuo detentaría el monopolio absoluto del manejo y aplicación del derecho, así como del ejercicio de la fuerza para imponer tales derechos y la paz social. Simplificando las cosas: el ciudadano renunció a todos sus derechos y a su libertad irrestricta en favor del Estado: se comprometió, además, a obedecerlo y a contribuir a su sostenimiento; a cambio de ello, el Estado se comprometió a garantizar la vida, la seguridad personal, el derecho de propiedad, el derecho al disfrute irrestricto y pacífico de la propiedad, y un cierto grado de libertad e independencia en la vida privada y en la vida social y política de la sociedad. De ahí que se considere legítimo afirmar que la obligación fundamental de todo Estado, la que justifica su existencia y su derecho a exigir obediencia y contribución económica a la sociedad, es la de garantizar la vida y la seguridad personal de los ciudadanos, junto con el derecho de propiedad y el disfrute irrestricto de la riqueza. Sin tales garantías, el Estado se deslegitima y pierde su razón de ser.

Así nació lo que los romanos llamaron “civitas” y Locke tradujo como “commonwealth” en la lengua inglesa. Hegel actualizó y renovó el concepto, rebautizándolo como “sociedad civil”, es decir, la sociedad formada por hombres libres, iguales en derechos y obligaciones y con un Estado libremente elegido por ellos, también sujeto a derechos y obligaciones. Hegel llamó a esta formación social (que incluía al Estado mismo) “sociedad civil” por oposición a la sociedad esclavista o a la feudal, cuyos miembros no eran ciudadanos libres e iguales ni contaban con un Estado sujeto a deberes y derechos. Hoy, caprichosa y erróneamente, se habla de “sociedad civil” como algo opuesto al Estado; pero es un error.

Los hombres se dieron cuenta del “monstruo” que estaban creando con todos los poderes que habían acordado otorgarle (de ahí el nombre de “Leviatán” con que Hobbes lo bautizó), y del peligro de que se volviera en contra de sus creadores. Para resguardarse de ello, crearon una Constitución y un cuerpo de leyes con carácter obligatorio para todos, incluido el propio Leviatán. En esas leyes se estipularon muy claramente los derechos y obligaciones para los ciudadanos y para el Estado y el gobierno que lo representa, y se estableció que quien rompiera el pacto perdía su legitimidad y su derecho para ejercer las funciones respectivas. La parte ofendida quedaba en libertad de hacer lo necesario para su legítima defensa.

Locke lo dice así, en su ensayo sobre el gobierno civil: “Donde termina la ley, comienza la tiranía, si la ley es violada para daño de otro. Y quien como autoridad se excede en el poder que la ley le confiere y emplea la fuerza que tiene a sus órdenes para imponerla a un súbdito en lo que la ley no permite, con ello cesa de ser gobernante y, obrando sin autoridad, se le puede resistir como a cualquier hombre que invade por la fuerza un derecho ajeno”. He aquí resumida, de manera brillante, la importancia de respetar y obedecer la ley establecida; y claramente sugerido el peligro que conlleva el uso abusivo de la fuerza, sea la fuerza política o la fuerza militar, por parte del Estado representado en el gobierno.

En nuestros días, crece y se extiende el rumor (y el sentimiento) de que hay una violación continua, y cada vez más abierta y desafiante, de las leyes en vigor en todos los ámbitos, pero en particular aquellas leyes que salvaguardan los “derechos naturales” de los ciudadanos: el derecho a la seguridad y a la vida de las familias, el respeto a la propiedad privada y al disfrute irrestricto y pacífico de la misma. Se dice y se piensa, además, que el pisoteo y menosprecio a tales leyes y derechos se manifiesta también en la creación de nuevas leyes hechas al vapor, sin discusión racional alguna, con el fin de crear nuevos delitos adrede imprecisos, mal definidos y, muchos de ellos, “subjetivos”, es decir, que no sancionan delitos sino la sospecha o la intención de delinquir. Todo esto, dicen los rumores, buscando limitar el derecho de propiedad, la actividad lucrativa privada, y el derecho al disfrute irrestricto y pacífico de la riqueza personal, es decir, que se atacan directamente las bases del “Contrato Social”, como lo llamó Rousseau.

La lista de hechos es larga. Menciono aquí los más conocidos y que más escozor están causando en amplios sectores sociales: las votaciones a mano alzada contra obras de interés público como el Nuevo Aeropuerto en Texcoco, o para aprobar inversiones sin sustento técnico; la ley sobre remuneración salarial, sobre extinción de dominio, sobre delitos que ameritan prisión preventiva de oficio; las leyes “de sastrería” para imponer funcionarios sin el perfil adecuado pero adictos a Morena, para extender a fortiori el mandato de un gobernador morenista, o la “ley garrote” en Tabasco para castigar la denuncia y la protesta públicas. Los atropellos a los reglamentos internos en ambas cámaras del H. Congreso de la Unión; la imposición de súper delegados federales en los estados, que vulnera el pacto federal; la aprobación de la ley para la reforma educativa pasando por encima de todos los plazos previstos para su discusión racional y, para terminar, la equiparación del delito de defraudación fiscal con el narcotráfico y la delincuencia organizada. Nada menos.

Se rumora que los promotores de tal política sostienen que es la prueba del carácter revolucionario de la 4ªT. Que este es el contenido clasista del cambio de régimen del presidente López Obrador: el ataque a la propiedad privada y el combate de sus abusos en contra del bienestar popular. A los antorchistas eso no nos asusta ni es lo que nos mueve a denunciarlo, como ocurre con otras corrientes opuestas al morenismo. Es el pensar y sentir que se están atacando puros fenómenos superficiales y formales mientras se deja intacta la fuerza fundamental del sistema; mientras se le deja íntegra su capacidad de defensa y de ataque, lo que nos hace mirar tales medidas como una provocación peligrosa que puede desembocar en una tragedia y en un retroceso de décadas en la vida nacional. Siempre hemos sostenido que aún no están maduras las condiciones para un cambio radical en México, pero que, en todo caso, siempre será mejor una elección firme y sin titubeos: dentro del sistema, para curarlo de sus peores abusos como decimos nosotros, o contra el sistema y todo su andamiaje económico, legal y político. La peor opción es la ambigüedad; eso es provocar la ira de las potencias del capital sin estar decidido ni preparado para enfrentarlas. Eso es jugar con fuego y abrir camino a la tragedia y al retroceso, como lo prueban muchas experiencias pasadas y presentes. Y en el subsuelo de la política ya se oye un sordo rumor de que llegó la hora de resistir con todo a la abierta violación del pacto social, tal como lo predicó Locke. Los antorchistas no nos apartaremos jamás de la vía legal y pacífica que escogimos desde nuestro nacimiento, cualesquiera que sean las circunstancias. Pero, ¿todos los mexicanos piensan como nosotros?

Posted in Columnas, Local

asda VF
septiembre 21st, 2019 by ElPoliticoVeracruz

Luciano Blanco González

Sobre el Presidente de la Republica es difícil enderezar directamente una crítica colectiva sobre su gobierno, no es el hombre ni el gobernante perfecto pero su estilo y su intachable conducta moral lo hacen inatacable.

No así a sus compañeros de viaje de los cuales, los buenos no se ven y solo lucen los bandoleros de la política que escudados en el prestigio y en la fuerza del líder, cometen o intentan cometer una serie de aberrantes tropelías en contra de la constitución y de las leyes generales que con sus reformas y sus acciones tal pareciera pretenden romper el marco jurídico del Estado de Derecho al cual culturalmente estamos acostumbrados.

Dentro de su partido destaca el tramposo golpe de estado instrumentado por Ricardo Monreal para destituir y cambiar a Martí Batres de la Presidencia del Senado sin cuidar las formas y el procedimiento, lo que trasluce la presencia en Morena de una mafiosa corriente ambiciosa de poder dispuesta a pasar ´por encima de sus mismos compañeros para lograr sus objetivos.

Golpea la conciencia nacional deseosa de que se hagan las cosas bien con limpieza y con altura que nos haga sentir que estamos ya en un régimen en donde se han desterrado las malas costumbres impositivas y mañosas al margen de la ley, acciones como la intentona de modificar la ley el decreto anticonstitucional para establecer una ilegal prorroga de mandato para satisfacer las ansias de poder de un Gobernador insaciable allá en Baja California, a quien no le interesa patear el sistema jurídico nacional y violar los principios fundamentales de la democracia, lo más grave es que en esta rebatinga se atribuya al Morenista Subsecretario de Gobernación Ricardo Peralta de quien se dice repartió millones de dólares para sobornar la voluntad de diputados de todos los partidos que no resistieron los cañonazos, de ser cierto habría que investigar de dónde provino la orden y de dónde provino el dinero, que se puede asegurar no salió de las arcas públicas porque el Presidente es incapaz de ordenar que el dinero que con tanto esmero ahorra y cuida se gaste para cumplir estúpidos caprichos.

Lo mismo debe de hacerse en Veracruz, en donde se hablo de millonarios sobornos a los diputados locales para comprar su voto oponiéndose a que en la sesión camaral de juicio político contra el Ex Fiscal Jorge Winkler, fuera declarada la procedencia para su destitución, cuando menos los veracruzanos tenemos derecho a saber que fue lo que paso, porque siendo un reclamo publico generalizado y habiendo señalamiento tan grave, los diputados nos merecen una explicación del porque el voto en contra y la nueva fiscal Verónica Hernández, debe de investigar y si tienen alguna responsabilidad por corrupción aplicar todo el peso de la ley. También nos preguntamos de donde vino el supuesto dinero, porque quizás detrás de esta maniobra este la presencia de un peligroso cartel ávido de protección por parte del que se fue o si el mismo fiscal los soborno.

Si todos los funcionarios públicos morenistas o no, se colocaran en la misma línea de acción y en las directrices del Presidente de la Republica no sucederían las conductas propias de los políticos cavernarios que desde su coto de poder, escandalizan y espantan a quienes confiados en la honestidad y en la legalidad viven, trabajan e invierten en este país confiados en la justicia plena que en caso necesario les impartirá el estado a través de sus órganos administrativos y judiciales.

Pero la aplicación selectiva de la ley, con tintes persecutorios y políticos, distorsiona su sentido y aterra con un “dios me libre de caer en sus manos”, cuando al más alto nivel jueces y fiscales se coluden para hundir por consigna a sus adversarios, a quienes cobran viejas y nuevas facturas por agravios personales a miembros de la tribu a la que hay que proteger y la que tiene que mostrar a lo que se debe de atener cada ciudadano que se atreva a meterse con ellos. Tal es el caso del indebido proceso que se sigue en contra de Rosario Robles a quien para negarle el supremo derecho constitucional de la presunción de inocencia y el derecho de enfrentar su proceso en libertad, el fiscal le inventa una licencia hechiza que nunca se solicito, que

nunca se firmo por la interesada, que nunca se valido su existencia en la plataforma de control de estos documentos, pero el Juez Delgadillo Padierna de pura sangre arribista a Morena, esmerado en quedar bien y en búsqueda desesperada de nuevo amo, la dio por válida para mandar a las cloacas a la ex funcionaria Peñista, ensañándose y dictando en contra de la inculpada escandalosas medidas atrabiliarias para mantenerla expuesta al escarnio público.

Estos bichos oficiosos con sus dislates carcomen las bases místicas y de valores de nuestro Presidente, pues hasta Juan de los Palotes piensa que las ordenes para esos salvajismos y atropellos provienen del Presidente, ensuciando con ello la gigantesca tarea de desfacer ofensivos entuertos que acomete este desde hace lustros, lo que finalizara siendo para el común de la gente un paraíso del derecho en donde todos tengan la misma posibilidad de recibir la justicia igualitaria, por lo pronto la ex funcionaria ya es culpable, pues en sus enfermizas ansias para muestrearla como corrupta a la que se deben de sumar todas las voces oficiales, La Secretaria de la Función Publica ya la juzgo culpable y la inhabilito para el servicio público por 10 años.

Sobre este tema cuando se habla del caso Veracruz en cuanto al nombramiento y substitución del Fiscal General se debe de pensar y de actuar con cautela, ejercicio que no está haciendo el partido de acción nacional al promover de manera temeraria la remoción del Gobernador Cuitláhuac García resentidos y motivados más que por una supuesta violación a la constitución Local, por la remoción del fiscal Winkler a quien desde la Cámara Local han pretendido sostener a costa de lo que sea, pero su actitud no corresponde a los hechos, puesto que el Gobernador no fue quien acordó nada sobre la acertada acción del Congreso Local, ya que fue este poder independiente quien en una positiva interpretación de la Ley y en uso de las facultades que le otorga la Constitución Local para el cumplimiento de sus funciones, acordó la suspensión del fiscal otorgándole un término de 60 días para renovar la certificación y acreditar los exámenes de confianza.

La postura en sí misma no tiene el fin de remover Al Gobernador, más que nada es una acción publicitaria que pretende desacreditar las instituciones veracruzanas, porque saben de antemano que es una iniciativa que nace muerta, con que fuerza en el senado lograrían los Panistas una votación suficiente para lograr someterlo a juicio político, ellos lo saben muy bien, eso si sus sesgadas argumentaciones dañan la imagen de trabajo seguro y prudente que está realizando El Gobernador en Veracruz.

El Congreso Local está pasando bien la prueba de fuego superando los obstáculos que dificultan el avance legislativo por los múltiples intereses individualistas que representan sus integrantes y pronto enfrentaran un nuevo escándalo con el próximo nombramiento del nuevo titular del Órgano de Fiscalización Superior, cuyos aspirantes todos profesionistas, muy capaces y honorables manifiestan un desmedido interés por vigilar el honrado manejo de los recursos públicos como si de ello dependiera su tranquilidad de conciencia al contribuir con Veracruz en esta noble tarea, malo sería que detrás de ese velo se escondiera la maléfica idea de administrar el jugoso negocio de maquillar números y justificar los desvíos a cambio de suculentas tajadas. Pero el Congreso habrá de revisar meticulosamente el currículo y los antecedentes de cada uno y más aun, deberá de investigar cual es el interés de importantes personajes del Estado y de la Federación que apadrinan a los postulantes.

Al Congreso debe de importarle que el ciudadano que elijan sea un hombre comprometido con la honestidad y con Veracruz, su actual titular es un hombre que tiene fama de ser honrado y eficiente, pero da la impresión de que su ciclo ya termino, él sirvió muy bien a un sistema que funcionaba con un mecanismo diferente que sirvió muy bien al Gobierno de Javier Duarte, mientras estuvo Duarte, pero cuando este término fue el primero en correr a informarle al Licenciado Miguel Ángel Yunes de las anomalías financieras, si bien es cierto que ya había deslizado tibias notas informativas al Contralor General de la Republica, lo mismo hizo cuando ascendió el Ingeniero Cuitlahuac García al Gobierno, también llego hábilmente con sus carpetas delatoras de los posibles deslices de Miguel Ángel, pero finalmente han sido señalamientos que no han resistido el análisis riguroso profesional e

independiente de los defensores de ambos, la prueba es que no ha habido repercusiones penales ni devolución de los supuestos dineros desviados, ni tampoco de Presidentes Municipales, síndicos o tesoreros en la misma situación, aunque este puede ser un juicio perverso, porque pensando sanamente y concatenando imágenes el que escribe podría o debería afirmar que esto también es evidencia de que los gobiernos estatales y municipales de Veracruz son ejemplo de honradez administrativa.

En fin, que de todo hay en la viña del señor, pero el que manda no permitirá que las frutas podridas echen a perder a las demás, antes ya lo dijo, los abandonara para reconstruir con una camada de nuevos personajes un equipo de trabajo que lo siga, lo apoye, lo interprete y lo emule en su programa cercano al pueblo, para quien privilegia su pasión por servir y quien lo acompaña y defiende por encima de toda crítica o denuesto en la construcción de este México nuevo. Por el bien de la causa.

luciano_blanco_gonzalez@hotmail.com

Posted in Columnas