Category: Columnas

asda VF
mayo 2nd, 2019 by ElPoliticoVeracruz

Homero Aguirre Enríquez

 

La carencia de vivienda adecuada es uno de los rasgos más claros y dolorosos de la inmensa pobreza que padecen millones de mexicanos como resultado del modelo económico neoliberal, que es altamente concentrador de riqueza en pocas manos y empobrecedor de la mayoría de trabajadores. Millones de familias viven hacinadas en “casas” de varas o construidas con desechos industriales, sin servicios, ubicadas a decenas de kilómetros de donde trabajan sus habitantes y muy lejos de centros de salud o escuelas.

Se esperaría que un gobierno que llegó al poder ofreciendo una transformación radical a favor de los más pobres no podría dejar sin presupuesto estos programas de apoyo a la vivienda. Eso hacía el neoliberalismo, obsesionado por la ganancia e indiferente a los dolores humanos, pero no hace mucho el Presidente López Obrador le extendió un certificado de defunción a esa peste social y económica, por lo es necesario revisar lo que la “Cuarta Transformación” le ofrece a la gente pobre y sin vivienda digna en esta época “post-neoliberal”.

El gobierno federal morenista no tiene empacho en declarar que tiene claro como debiera ser la vivienda adecuada y dedica largas parrafadas a describirla en documentos oficiales y en declaraciones a granel; cita por extenso estadísticas como las del CONEVAL donde se dice, por ejemplo, que “hay rezago en más de 14 millones de viviendas en el país” y  “73.6 millones de mexicanos, se encuentran prácticamente excluidos del mercado formal de vivienda al no percibir ingresos por hogar equivalentes a más de cinco salarios mínimos”; junto con eso dice que es una obligación del Estado mexicano “promover, respetar, proteger y garantizar el derecho de la población mexicana a una vivienda adecuada”.

A nivel de discurso suena muy bien, pero construir las millones de habitaciones faltantes requiere cemento, block y otros materiales mucho más tangibles que la saliva de los discursos y el papel de las declaraciones y diagnósticos; necesita un volumen de recursos públicos que el nuevo gobierno no programó ni piensa programar. Resolver a fondo este problema implica una nueva política económica que contenga mayores cargas fiscales a los grandes concentradores de riqueza y un aumento salarial sustancial a millones de trabajadores. Nada de eso aparece en la política de López Obrador, quien le ha apostado todo a la entrega de pequeñas cantidades de dinero en tarjetas que a diario agita en los templetes (pero que no han llegado a la mayoría de los beneficiarios), a cambio de que la gente renuncie a cualquier otra petición, trátese de servicios públicos o, como en este caso, subsidios públicos para adquirir aunque sea un cuarto.

Para comprobar que no habrá ninguna transformación amplia y profunda en la vida cotidiana de millones de familias que viven hacinadas, en casas de varas, carrizos, cartón o madera recogida en la basura, basta revisar lo presupuestado este año para vivienda social, es decir, con cuánto dinero cuentan aquellos programas que atendía el extinto Fonhapo, que consistían principalmente en construcción de cuartos adicionales o en mejorar en algo la vivienda de la gente más pobre del país, programas que de por sí ya eran muy limitados, pues contaban con muy pocos recursos, constituía un via crucis para cualquier solicitante obtener un apoyo y en ningún año del sexenio anterior se rebasó los 150 mil beneficiarios, en un país donde hay millones sin casa digna.

Con el gobierno de la “Cuarta Transformación” la situación va empeorar. Si consideramos que el año pasado el gobierno ejerció cerca de 2,792 millones en vivienda social para todo el país, con lo que si acaso alcanzó a construir 104 mil cuartos de 27 mil pesos cada uno; lo que en 2019 destinará a la vivienda social el gobierno de Morena da apenas un total de 1, 726 millones, casi mil millones menos, que si se destinaran íntegros a construir pequeños cuartos con un costo de 27 mil pesos cada uno, apenas alcanzaría a beneficiar con una habitación adicional a 64 mil familias. Si ese es el ritmo de atención y el volumen de recursos que le destinará el gobierno morenista a resolver este problema, cuando termine el sexenio de López Obrador habrá más mexicanos sin casa que cuando él asumió el poder. A manera de consuelo y bola de humo, el gobierno propagandiza “otros números”, pues a cambio de desmantelar los subsidios para construir habitaciones para los más pobres dice que apoyará el desarrollo de 15 ciudades y reconstruirá casas destruidas por los sismos, todo ello necesario pero que debiera financiarse con otras partidas ahora desaparecidas por López Obrador para financiar las tarjetas.

En ese contexto tan preocupante por el desmantelamiento casi total de los escasos programas de apoyo a la vivienda popular, en donde los funcionarios del ramo debieran estar interesados en encontrar recursos por lo menos para no hacer el ridículo, leí las declaraciones del subsecretario de la Sedatu, Armando Rosales García, cuyas credenciales académicas sugieren un hombre preparado en el area de arquitectura, pero que por razones que es fácil imaginar incursionó en el oficio de arlequín y, sin más datos o argumentos probatorios, dijo a un reportero de un medio nacional que “ya no estamos dando recursos a las viejas organizaciones de caracter clientelar”. Y agregó, en imitación más servil que jocosa de las calumnias y apodos que injustamente nos ha lanzado el Presidente: “Ya no hay dinero para la ‘Antorcha de la luz del mundo’ y algunas organizaciones que conocemos y al final de cuentas les llegaba a los líderes esos recursos y ya después no aterrizaba en las personas (sic) de manera directa”.

Lo hemos dicho y lo repito a manera de respuesta al calumniador en turno: los antorchistas hemos sido activos gestores de programas de vivienda y, sin dejar de insistir en la urgencia de un nuevo y equitativo modelo económico, hemos luchado porque en el presupuesto federal  de cada año se incluyan recursos para que el gobierno atienda este grave problema; miles de mexicanos construyeron aunque sea un cuarto gracias a esas luchas sociales que hemos encabezado; espero que el subsecretario sepa que las reglas de operación no contemplaban que las organizaciones, ni Antorcha ni cualquier otra, recibieran recursos directos. Nunca recibimos recursos directos y “moches” ni eso es lo que pedimos ahora. Si lo sabe y de todos modos nos acusa, se comprueba que se comporta como calumniador. Si no lo sabe, le recomiendo que estudie más y “aterrice” sus ideas; sobre todo, que se preocupe de cómo va a atender la demanda de cientos de miles de mexicanos, antorchistas y no antorchistas, que le reclamarán atención y verdaderas soluciones a sus carencias de vivienda. De una cosa estoy seguro, los antorchistas no renunciaremos a nuestro derecho a organizarnos para hacer realidad los derechos constitucionales, entre ellos el derecho a la vivienda digna. A esa lucha civil y pacífica por un derecho constitucional convocamos a todas las organizaciones y a todos los mexicanos.

Posted in Columnas

asda VF
mayo 2nd, 2019 by ElPoliticoVeracruz

Luciano Blanco González

 

La incertidumbre política en México existe para el que no la quiere ver o no quiere darse cuenta de que vivimos tiempos de transformación que necesariamente se enmarcan en nuevos estilos y formas que en nada se parecen a los actuares recientes de la administración pública en la que todo se podía arreglar con dinero, con una palanca o con dadivas de distinta naturaleza, siendo regla general que con dinero todo se podía arreglar, menos la muerte, fuera de ello hay rumbo, hay guía pero lo que si nos conmociona es el brusco viraje del barco, es la ruptura de viejos rituales y costumbres.

 

Sufrimos porque ya no existe el clásico chocholeo a los inconformes con algún tema, ya no existe el apapacho a los dolidos, se acabo la pomada sanadora para curar las cicatrices de quienes se sentían afectados por alguna decisión, ahora el Presidente López Obrador, utiliza un lenguaje directo y a veces agresivo para explicar el por qué de sus decisiones políticas a quienes lo cuestionan y que antes por ser las vacas sagradas de la intelectualidad, del periodismo y del poder económico se les trataba con una sutil retorica de contentillo para suavizar el lenguaje critico o cuestionador y para evitar las dudas o confrontaciones que terminaban con un abrazo en el café con los personeros presidenciales previo acuerdo de favores y distinciones.

 

Ese lenguaje presidencial ha producido profundos distanciamientos y relaciones ríspidas con conocidos personajes de la política y del periodismo que en lugar de honores y reconocimientos reciben en su delicada y sensible piel el minimizante descalificativo que a algunos los apachurra y a otros los motiva para seguir viendo que todo está mal, que esto no tiene remedio, que nos estamos hundiendo y que el país a llegado a un punto de crisis del cual ya no hay retorno.

 

El presidente pica las víboras a sabiendas de que su veneno no le hace daño, porque su inmunidad formada por millones de mexicanos que lo respaldan curaran con aplausos para fortalecerlo, cualquier intento de rasparlo, juega con ellos al gato y al ratón a sabiendas de que terminara derrotándolos.

 

Y en verdad tenemos que creer en ese hombre bien intencionado, que no hay duda está desarrollando un plan económico estratégico basado en la austeridad y en el combate a la corrupción que cuando comencemos a ver los frutos sorprenderá a la nación por los enormes alcances que se prevén.

 

Como si fuera un delirio, o como tratándose de agarrar de una falsa asidera con la intención de sostenerse, ha dicho reiteradamente el Presidente que el país alcanzara un crecimiento del 4 % anual aun cuando todos los pronósticos le son adversos, pues el producto interno bruto apenas alcanza el 1.5, el empleo a caído en un 27 %, la inversión se ha contraído, la bolsa de valores no repunta, el crecimiento del país se ha detenido, no hay inversión pública ni privada, la recaudación fiscal a decaído y sin embargo Manuel se burla y desdeña todos los señalamientos que los expertos le hacen sobre la materia y parece decirles con su sonrisa, la que nadie interpreta ni escucha. Su gesto parece decirles, espérense tantito les tengo una sorpresita, se van a ir para atrás, ya verán, ya verán.

 

Si nos atrevemos a incursionar en todas las medidas económicas que a tomado, nadamas por encimita podemos pensar que Andrés Manuel acumula un inmenso caudal monetario, proveniente de los enormes ahorros que en gastos suntuarios e innecesarios se hacían, como los viajes al extranjero y al interior del país, el mantenimiento y combustibles de aviones, helicópteros y vehículos, gastos y rentas de celulares, el mantenimiento excéntrico de todo el Estado Mayor Presidencial, las pensiones presidenciales, la supresión de programas sociales y de delegaciones federales, el recorte de personal y la fusión de Secretarias, la rebaja de salarios, todo el ahorro proveniente del huachicoleo y el no al subsidio de la prensa, a las organizaciones no gubernamentales, a las estancias infantiles, a los comedores comunitarios entre otros.

 

Y aun con ello se mantiene una economía estable sin devaluaciones ni variantes graves, los mercados con una ligera e imperceptible inflación, la banca creciendo, el dólar y la gasolina sin sobresaltos.

 

Lo que nos obliga a preguntarnos ¿Cómo le va a hacer el presidente para revertir la caída del Producto Interno Bruto y poder alcanzar un crecimiento estimado del 4%,? Sin afirmarlo, puede consistir en un viraje que está a punto de dar en materia financiera el gobierno federal para la construcción de infraestructura en todas las áreas, se colige así por la contracción del gasto público  hasta ahora inclusive en áreas urgentes como el sector salud en el que a pesar de las necesidades urgentes en la mayoría de clínicas y de hospitales prevalece un desesperante desabasto de medicinas y de material de curación.

 

La inversión pública de los millones de pesos programados y hasta ahora ahorrados, que se ve venir en caminos, carreteras, puentes, hospitales escuelas, oficinas, aeropuertos, refinerías, vías ferroviarias, instalaciones deportivas, acueductos, gasoductos, sistemas de agua potable, redes de energía eléctrica es de una magnitud y trascendencia nunca vista,  esto reactivara la economía en el comercio de materiales de construcción, transporte, maquinaria, e insumos así como las constructoras, el boom será histórico e incentivara a los empresarios también a invertirán y entre ambos sectores generaran miles de empleos y consecuentemente de satisfactores, no hay de otra y recordemos que el propósito del presidente es la de generar con el  plan de desarrollo un esquema de bien estar y progreso que será ejemplo internacional.

 

Definitivamente no hay milagros, pero nos consta que el presidente posee una voluntad férrea para lograr los fines que se propone enfrentándose inclusive a lo imposible ya lo ha demostrado en varias ocasiones por eso cuando anuncia que en 6 meses se comenzaran a ver los resultados de su estrategia contra la violencia y por la seguridad, tenemos que creerle, porque en ello le va la palabra , el honor y el prestigio, no podemos descalificar de inicio un propósito que está fundamentado en el hecho de que ahora cuenta con herramientas materiales y jurídicas precisas con las que hasta ahora no contaba, como la Guardia Nacional las leyes relativas, funcionarios con una nueva mentalidad educados y formados con la mística de la cuarta transformación, dispuestos a servir sin prestarse a corruptelas de ninguna índole.

 

Ya no hay pretexto, lo que tenemos que hacer es convencer a los gobernadores y ediles de todos los estados y municipios para que coadyuven, la solución debe de comenzar por nosotros mismos y no dejar solas a las autoridades, cada acto de autoridad contra la delincuencia debemos de apoyarlos, seguros de que es un paso adelante para reconquistar la paz y la tranquilidad a la que el presidente se está comprometiendo.

 

A quienes menos les conviene la nueva política de seguridad, por egolatría y por sentirse mejores descalificaran el legal actuar de las fuerzas armadas con la intención de paralizarlas y regresarlas a los cuarteles, sería un grave error de la sociedad recluirse en sus hogares y auto secuestrarse presas del miedo, la sociedad debe de exigirle al presidente que cumpla con su compromiso, es el único camino para salir adelante.

 

En fin que la seguridad pública y el crecimiento económico son ya compromisos presidenciales que esperamos se cumplan a cabalidad en el entendido de que también debemos de adecuarnos al virage de la política que sin contentillo practica el presidente con sus detractores porque ese estilo no nos cuesta en publicidad para tener contentos a todos y mantener con ello la imagen de oropel de nuestros gobernantes. Pero nadie baje la guardia, mantengamos vivo el reclamo en contra de los frecuentes abusos del poder, manifestemos nuestra indignación en contra de las simulaciones que continúan cerrando las puertas de oportunidades para todos como el nepotismo y el compadrazgo y no permitamos por ningún motivo que ningún gobernante por poderoso que sea, viole el estado de derecho con memorándums o con libelos que mancillen nuestros derechos contenidos en la carta magna o en la declaración de los derechos humanos.- Por el bien de la causa.

 

luciano_blanco_gonzalez@hotmail.com

Posted in Columnas

asda VF
abril 25th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

Luciano Blanco González

 

A los Mexicanos nos invade a cada momento una gran angustia por la inseguridad que se vive, todos tenemos miedo por nuestra vida, por nuestra familia, por los amigos y por la sociedad, todos corremos a poner candados y cadenas a nuestras puertas, subimos las bardas los que pueden las electrifican, colocamos cámaras con la ilusión de avizorar cualquier peligro, espiamos nerviosos los movimientos del exterior de los comercios y de las casas en la periferia de nuestros hogares, cuando salimos desde que ponemos el primer pie en la calle exploramos sigilosamente el contorno para observar todos los movimientos y cualquier desconocido nos pone en alerta de peligro, caminamos protegiéndonos con un ojo avizor a los viandantes y vehículos, observamos, no cabe duda somos presa del pánico, todos sufrimos el pánico del acecho y la persecución, parecemos ratones cuidándonos del gato, sabemos que somos presa fácil de la fiera hambrienta de saciar sus instintos, la fiera ya esta cebada y nada la detiene, para ellas no hay reja capaz de someterla, los domadores también se andan escondiendo, le temen y la rehúyen por más que alardeen de fuerza, de poder y de ganas, el pueblo percibe que el gobierno es incapaz y está fallando.

 

Crispa  el nervio la ráfaga continua de noticias sobre la violencia, con referencia de escenas macabras que ofenden la naturaleza humana, cuando leemos u oímos noticias insólitas que nos reflejan las barbaries que se cometen en esta sociedad o titulares llenos de sangre que estremecen y espantan con encabezados que refieren crímenes horribles de ancianos indefensos, de tiernos  niños, de frágiles mujeres, de conocidos matrimonios que se encontraban reposando tranquilos en sus hogares en el fraccionamiento Fifí o en la colonia popular, divirtiéndose en un centro nocturno, en un centro de recreación familiar, bar o balneario, campus universitario o campo deportivo, restaurant o fonda, plaza comercial o tianguis, jardín de niños o universidad, callejón o avenida, oficina pública o despacho privado, industria o taller artesanal, empresa o changarro, donde sea, no importa en cualquier lugar estamos expuestos al asalto, a la extorsión, al secuestro, al asesinato con balas, con cuchillo, con gasolina, con fuego, con saña inaudita que nos hace temblar de miedo por solo pensar que podemos ser las próximas víctimas, por lo mismo ya no somos libres, estamos condenados a vivir sumisos y aletargados, resignados con sufrimiento por vivir expuestos a lo que dios diga, aunque este parece vencido por las fuerzas del mal y sordo a las inútiles plegarias y ruegos de sus fieles. Esto parece un castigo divino.

 

Lo lamentable es que quienes tienen la responsabilidad de gobernar y consecuentemente de protegernos, parece que vivieran en otros planetas, se comportan ante los acontecimientos como si vivieran en otro mundo y en otra sociedad, negando inclusive los hechos obvios, afirmando que la criminalidad es entre bandas del crimen organizado y que se están matando entre ellos, para mayor convicción de sus argumentos los identifican, hablan con tanta certeza que  saben a qué organización pertenecen, dan los nombres de las bandas que operan en el territorio y uno se pregunta si saben quiénes son y donde están por qué no actúan en lugar de estar dando justificaciones inútiles que solo ponen de relieve su interés por conservar el puesto y enaltecer un prestigio del que ya de ante mano carecen.

 

La intranquilidad la refieren como si no existiera y todo fuera producto de la imaginación o inventado, sus respuestas y sus lenguajes envolventes tienden a pintarnos mundos ideales de tranquilidad para hacernos creer que todo lo que sucede es por lamentable excepción y que a nosotros nunca nos va a tocar,  pues cuando se les inquiere sobre el tema aseguran con un lenguaje que ofende al intelecto y como si nos estuvieran haciendo un gran favor, afirman que la violencia y los secuestros disminuyen gracias a la actividad preventiva que realizan sus policías y que los responsables de investigar e identificar a los infractores son de otra instancia escurriendo el bulto del muerto a otra parte y finalmente hacemos lo que quieren nuestros altos y dignos funcionarios, exculparlos de su responsabilidad y casi les aplaudimos su sabio explicar y sus consoladoras palabras tan convincentes cuando reseñan que esto es culpa del pasado que nos heredo un cochinero donde delincuencia y autoridad se mezclaban, pero que por fortuna eso ya se acabo, porque ya no hay corrupción y que ahora todo se va a acabar por que ahora ya hay honestidad y que nadie se sienta solo porque para evitar nuevos hechos se va a reforzar la vigilancia. En donde están los cuerpos de elite contra el crimen.

 

Tarados como estamos,  batimos palmas ante tan geniales y conmovedoras explicaciones que nos pintan escenarios de excepción y nos prometen  matizadas con la presencia masiva de militares y de policías portando armas y equipo de guerra que solo espantan al pueblo por que los delincuentes se pasean en sus narices con alardes de fuerza que tal parece inhiben y aterran a las  fuerzas armadas, porque ante tal portento y la falta de apoyo de la opinión pública, del sistema jurídico y de sus superiores siempre dispuestos a castigar al policía o militar que actúa en cumplimiento de su deber, prefieren no enfrentarlos y no actúan aun cuando están preparados y dispuestos a combatirlos, exponiendo inclusive su propia vida, pero la experiencia les dice que en esta sociedad controvertida nadie los va a apoyar, por el contrario si usan la fuerza para someter a los agresores, si responden, injustamente  los van a señalar despiadamente como abusivos o como criminales, terminando en el mejor de los casos cesados de su trabajo, investigados y finalmente en las celdas.

 

La estrategia presidencial en materia de seguridad, hasta ahora ha fracasado, el tono tierno y paternal del presidente para que los malandros abandonen el camino del mal, lo han tomado ellos como una invitación, su tono amigable y conciliador lo interpretan como una debilidad del Estado Mexicano, solo ha servido como levadura para multiplicarlos.

 

El Presidente sabía muy bien que los delincuentes ahí estaban, no lo supo cuando llego, lo sabe desde sus fragorosas campañas presidenciales, cuando asumió el cargo respiramos profundo, esperábamos una respuesta firme a la demanda generalizada de protección, de ayuda contra el crimen para poder circular libremente por las calles y caminos de México. Seguimos esperando y tenemos confianza porque a López Obrador todo le sale bien, a regañadientes a logrado el apoyo unánime del Congreso para crear la Guardia Nacional con nuevos elementos y con nuevo andamiaje jurídico, esperamos un debut espectacular y definitivo de estas fuerzas organizadas y creadas por la Cuarta Transformación.

 

López Obrador, se ha negado a utilizar con contundencia a las fuerzas armadas porque no quiere convertirse en un represor a la manera de Felipe Calderón o Peña Nieto, no quiere pasar a la historia como tales y da la impresión de que está cuidando su imagen como hombre progresista y revolucionario, está liberando a los maestros bloqueadores de calles y carreteras, a líderes de masas como los ecologistas, dirigentes obreros y campesinos, pero descuida el flanco más importante que es el de cumplir con su obligación de brindar seguridad al pueblo en general aplicando la ley.

 

No hay de otra Señor Presidente, ningún conflicto social de esta naturaleza y de esta magnitud se ha resuelto con la ternura que dimana de sus palabras y con la que espera apacentar al lobo feroz cual Francisco de Asís, recuerde que en el hombre hay mala levadura y a usted le corresponde focalizarlos y extraerlos del entorno social para que no continúen causando daños mayores.

 

A menos que sea una estrategia para tener de rodillas a la clase Fifí que es contra quienes más se ensañan los criminales que dirigen sus armas principalmente contra los periodistas,  los empresarios, los ganaderos, los comerciantes y contra los miembros y funcionarios de otros partidos diferentes a los suyos, así vemos comercios cerrados, locales y casas en renta o en venta, ranchos abandonados, carros y locales quemados, tanto que pueblos que eran grandes ahora están abandonados, sus propietarios si han podido han emigrado a otros lugares huyendo de la extorsión y del crimen, corriendo a refugiarse en las grandes ciudades con la esperanza de perderse en el anonimato protector, cualquiera creería que esta magnificando la herencia maldita para luego llegar él como el salvador y lucirse con resultados efectivos para que todo mundo adore su grandeza como constructor de la paz.

 

El Presidente López Obrador es diferente a todos los demás no cabe duda, es idealista, honesto, inteligente, incansable y muy firme en sus ideas que impone con unas estrategias admirables, pero si a esta cualidades sumara una fuerza de voluntad similar a la que aplico en el triunfante operativo en contra del huachicoleo, así, en contra de la delincuencia organizada y tuviera la decisión de vigilar personalmente la aplicación y los resultados de las estrategias de seguridad en cada una de las regiones estaríamos convencidos de que es un verdadero estadista, gobernando preocupado para todos.

 

Finalmente, hoy viene el presidente Andrés Manuel a Veracruz y no viene precisamente a cuidar su imagen, viene para compartir con nosotros la angustia que provoca la creciente inseguridad. Las condolencias a los Minatitlecos, son condolencias también para todos los veracruzanos, esperamos de él, que se comprometa sin palabrerías y sin lucimientos personales, pero con contundencia a aplicar la justicia de los humanos y de las sociedades civilizadas castigando a los infractores que han depredado al estado, él tiene todo el poder para hacerlo, para ello tiene todo el respaldo de la ley, cuenta con los elementos humanos y el equipo suficiente, pero sobre todo cuenta con todo el apoyo de los veracruzanos, solo falta su voluntad para cristalizar este ensueño de seguridad.- Por el bien de la causa.

 

luciano_blanco_gonzalez@hotmail.com

Posted in Columnas

asda VF
abril 24th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

 

Por: Aquiles Córdova Morán

No pocos gobernadores y presidentes municipales se niegan a atender y resolver las demandas de sus ciudadanos organizados, escudándose en el argumento “novedoso e irrefutable” de que, “como ha dicho el Presidente de la república”, cada ciudadano debe representarse a sí mismo y el funcionario respectivo debe atenderlos “de uno en uno”. Así lo acaba de declarar, sin inmutarse, el secretario de gobierno del estado de Hidalgo. De esta manera, sostienen, se acabará con el clientelismo electoral y con el enriquecimiento ilícito de falsos líderes que lucran con la pobreza de las masas.

No hay que pensar mucho para descubrir la falacia de semejante “argumento”. Y no hablo solo de la abusiva e indemostrable generalización que, sin despeinarse siquiera, mete en el mismo saco a tirios y troyanos mediante una simple y grosera afirmación, carente de todo sustento. Se trata, además, de que a estas alturas todo mundo sabe que los programas de entrega de dinero a los grupos más vulnerables, haciendo a un lado a “los intermediarios corruptos”, no es más que una gigantesca maniobra clientelar del Presidente y su partido, que buscan, por ese medio, ganarse el agradecimiento y el voto de los beneficiarios. Por eso los censadores son todos de Morena; por eso solo inscriben a los morenistas o a quienes acepten registrarse como tales; y por eso excluyen a cualquiera que no sea de los suyos con el pretexto del combate a los “moches”. Así eliminan el clientelismo electoral ajeno, pero fomentan el suyo.

Se trata también de que, aun aceptando como demostrado el enriquecimiento de todos los líderes de las distintas organizaciones, lo que se pudieran haber robado no representa ni la diezmilésima parte de lo que el Presidente calculó en su campaña como el monto global de la corrupción (entre 600 mil y 800 mil millones de pesos, dijo). Por tanto, hace falta que se nos diga quiénes y por qué vías se llevan esa gigantesca fortuna, y también por qué no hay un solo delincuente de cuello blanco sometido al menos a proceso. Reducirlo todo a la corrupción de los líderes, es tender una cortina de humo para ocultar a los verdaderos saqueadores de la riqueza nacional.

Pero hay algo más de fondo en el rechazo a las organizaciones populares. Es bien sabido que la idea de permitir en serio la libre organización, la libre manifestación y la libre y efectiva participación de las masas en la vida pública de la sociedad, ha sido vista desde siempre como un peligroso error por parte de las clases privilegiadas de cualquier época y de cualquier lugar. Esto se puede rastrear y documentar perfectamente, al menos desde la Atenas de Pericles, siglo V a. C., cuna indisputable de la democracia occidental, hoy todavía escudo y bandera del capitalismo rampante.

En efecto, los constructores de la democracia ateniense tuvieron buen cuidado de dejar fuera de ella a las mujeres y a los esclavos; sobre todo a estos últimos que, en cierto momento, llegaron a ser más que todos los ciudadanos libres de la capital del Ática. Los líderes de esta democracia vieron claro el peligro: los esclavos harían valer su mayoría, conquistarían el poder y acabarían con los privilegios de los esclavistas lo que, a sus ojos, equivalía a demoler todo el edificio social. La solución obvia fue dejarlos fuera del juego democrático.

Cuando la nación norteamericana, recién independizada de Inglaterra (1776), se disponía a elaborar su Constitución Política, la “más democrática del mundo libre” hasta el día de hoy, según opinión de muchos, Madison y Jefferson, cabezas del liberalismo, no tuvieron reparos en advertir que sería erróneo y peligroso crear un sistema que realmente pusiera el poder de la nación en manos de las masas, cosa que indefectiblemente ocurriría si se apegaban estrictamente al principio teórico de un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. La masa, argumentó Madison, es ignorante, impulsiva, irresponsable y, por tanto, con el poder en las manos, destruiría todo lo construido con absoluta inconsciencia. Las clases “poseedoras”, en cambio, son todo lo contrario, son el reverso de la chusma; son ellas las que deben gobernar. Hagamos una Constitución que garantice que el poder quedará siempre en manos de las clases superiores. Y así ha sido desde entonces.

En plena Revolución francesa, alarmada la burguesía por los intentos de una clase obrera en ascenso para organizarse en defensa de sus legítimos intereses gremiales, hizo su aparición el abogado Le Chapelier con la propuesta, que fue aprobada de inmediato por la Convención, de sancionar con la pena de muerte a todo “agitador” que tratara de organizar a los trabajadores en contra de sus patrones, con el fin de obligarlos a conceder beneficios “excesivos” abusando de su número. Se trata de la famosa “ley Le Chapelier”, recordada hasta hoy por su ferocidad reaccionaria hacia la organización de las masas populares, obreras en este caso.

Finalmente, quiero referirme a la opinión de Nietzsche, muy elocuente, respecto al tema de que hablo. Como se sabe, este filólogo y filósofo alemán de fines del siglo XIX (murió en 1900, justo cuando despuntaba el siglo XX) dedicó sus mejores esfuerzos a denigrar a las masas y a resaltar, por contraste, las virtudes y potencialidades del individuo excepcional, del hombre superior, del creador y transformador gracias al cual las sociedades avanzan y se elevan a alturas insospechadas, según él. Es un hecho bien establecido que Nietzsche no sabía ni “jota” de economía, y que jamás leyó una sola línea de Marx, a pesar de lo cual sus baterías se enfocaron en contra del socialismo y de su espíritu de justicia social.

Lo que sigue está tomado de la obra de Francisco Gil Villegas “Los profetas y el mesías”, publicada en 1996 por el FCE. “…Simmel afirma explícitamente que, en la modernidad, «los destinados por la naturaleza a mandar (…) descenderán al nivel de la masa» como consecuencia de la “ética social” de esta época, la cual fomenta una tendencia a la «nivelación» donde el hombre se ve obligado «a restringirse a sí mismo en favor de los más bajos». Dentro de esta tendencia general, se coarta la posibilidad del hombre selecto y elevado para superarse y elevar, mediante una creación excepcional, «la altura de los tiempos», al mismo tiempo que se fomenta la mediocridad, al crear la imagen normativa de un comportamiento «medio» para las masas. Nietzsche establece en consecuencia, según Simmel, el siguiente criterio esencial para distinguir al hombre «noble» de la masa vulgar: «la masa quiere “pasársela bien”, quiere seguridad y comodidad (…) El hombre elevado desea la lucha; solo los débiles quieren, por razones obvias, «paz en la tierra»”.

Más abajo, dice Gil Villegas: “Nietzsche veía en la tendencia niveladora de las corrientes democrático-socializantes (…) el camino más seguro para ingresar en la decadencia de los mejores valores de la humanidad. Es decir, todo movimiento social, nivelador y democrático, produce tanto la mediocridad como una decadencia valorativa de la humanidad, porque lleva a la pérdida de los instintos básicos de crecimiento y superación”. La decadencia de la humanidad entera es consecuencia, según esto, de los esfuerzos de las masas por mejorar sus condiciones de vida, acercándose con ello a los estratos “superiores” y arrastrándolos inevitablemente hacia abajo. Nietzsche no sabía nada de economía y le resultó imposible darse cuenta que el “superhombre” vive y prospera solo gracias al trabajo abnegado y mal recompensado de la masa, de la chusma que solo aspira “a pasársela bien”. Pero su instinto de clase no lo engañó; en efecto, el mayor peligro para los “superhombres” radica en “la tendencia niveladora de las corrientes democrático- socializantes”. Solo le faltó lanzar el grito de guerra del fascismo: ¡abajo la democracia popular! ¡Muera el socialismo y la “tendencia niveladora” de las masas!

Y ahora volvamos a nuestro asunto y terminemos. Salta a la vista que lo “nuevo” de la “línea del Presidente” de no tratar con organizaciones reside solo en la ignorancia supina de quienes lo afirman; o tal vez en su intención perversa de impactar al público con esa “novedad” para que la acepten como tal y se resignen a ella. Pero lo más importante es que queda demostrado que el odio hacia la lucha defensiva de las masas ha sido siempre, y es hoy también, bandera de los privilegiados, de la reacción social, de quienes concentran la riqueza y, por necesidad lógica evidente, también el poder político. Nunca de la verdadera izquierda, incluida la de épocas en que este término aún no se conocía. ¿Cómo se explica, entonces, que el gobierno de la 4T, que tiene por lema “Primero los pobres”, despliegue tal hostilidad, abierta y feroz, en contra del derecho de esos pobres a organizarse y defenderse de los abusos en su contra? Los actores de la 4T, ¿se identifican con los “superhombres” de Nietzsche, y creen que les está reservada en exclusiva la iniciativa social y la elevación de la humanidad, dosificando rigurosamente las conquistas de la “chusma” para evitar ser arrastrados por ella? ¿O lo que realmente buscan es mantener y reforzar el statu quo y las masas organizadas, entonces, resultan un estorbo y un peligro para sus fines? La respuesta queda en sus manos, amigo lector.

Posted in Columnas

asda VF
abril 23rd, 2019 by ElPoliticoVeracruz

Luciano Blanco González

 

Decenas de años, quizás siglos, han transcurrido desde que se elevó la voz en el mundo político y social en contra de las prácticas corruptas en la administración pública, tanto en las monarquías, dictaduras o democracias, colocándola como el peor lastre que sufre la humanidad en menor o mayor grado, desafortunadamente para nosotros los Mexicanos, las estadísticas mundiales nos colocan como uno de los países más corruptos del planeta, lo que ha provocado que sexenio tras sexenio y elección tras elección, escuchemos la vana e inútil promesa de combatirla y exterminarla, dictando medidas que no terminan de legislar, mientras el gato retoza y se roba el queso sin que haya ley o autoridad que lo castigue.

 

Habría que hacer un paréntesis histórico en justicia, porque prominentes hombres honorables del Gobierno como don Adolfo Ruiz Cortinez,  quien abomino la corrupción y abrazo a la honradez como un credo bendito de fe, la practico de manera admirable como un verdadero apóstol de esta importante y patriótica causa, demostrando que con voluntad y principios es posible resistir a cualquier tentación.

 

Su actuar fue una respuesta plausible, a la exigencia incisiva de las voces nacionales en contra de su antecesor, Miguel Alemán Valdés, a quien su generación por la enorme riqueza que acumulo como Presidente, lo distinguió con la admiración de ser  el hombre más rico de su tiempo, ya que como esta dicho, durante su gestión, junto con sus amigos utilizaron el poder para amasar grandes fortunas y con ello concentrar un gran poder económico y político que aún persiste, disputándole un primerísimo lugar al indiscutible campeón mundial en esta materia, a nuestro también paisano, Antonio López de Santa Ana .

 

Sin embargo a los gobiernos unipartidistas, que lo centralizaron todo, no se les acusaba  más que de abuso de poder, centralismo, represión, a veces de izquierdismo, hasta el periodo de Luis Echeverría, pasando por El General Lázaro Cárdenas y Adolfo López Mateos o de Lacayo  yanqui a partir de López Portillo, pasando por Fox y Calderón, hasta el presente en que todavía somos “amigos” y socios de Trump, aunque ya coexistimos en multialternancia partidista.

 

Es de destacar que a los gobiernos priistas no los ha debilitado el ejercicio drástico del poder, cuando ha tenido que hacerlo, al PRI no lo acaba la represión López Mateista a los ferrocarrileros o a los maestros. Ni el Tlaltelolcazo o el jueves de corpus, o los sangrientos enfrentamientos con las fuerzas guerrilleras. No lo acaba el doloroso asesinato de Luis Donaldo Colosio, provocado en la época negra del Salinato, lo tambalean las crisis económicas recurrentes como las devaluaciones, el desabasto, la inflación, vamos ni el FOBAPROA logró hundir el barco aunque si logro desestabilizarlo, con una fuerza similar al llamado gasolinazo.

 

El PRI ha logrado subsistir a todos los embates violentos o a los eventos temporales de crisis, porque  garantiza estabilidad social y económica, a través de medidas a veces dolorosas pero necesarias para paliar los graves momentos de crisis  por los que hemos transitado como país a lo largo de casi cien años.

 

Hoy, la situación es diferente, al gran controlador se le soltaron los hilos, se ha roto el monopolio de la opinión pública que ejercían los medios tradicionales de comunicación, atrás quedan las televisoras y comunicadores, cualquier escándalo se resolvía con un boletín de prensa o una opinión enajenante de los voceros en turno, cualquier proyecto tomaba forma y línea con su difusión dirigida y controlada por El Estado, ahora los medios informativos que eran los mecanismos del control de la opinión publica han sido rebasados y desfasados por las redes sociales, preferidas y usadas por los mismos gobernantes quienes con twites y videos se enlazan con la población en general, en ellas fluye todo lo que uno necesita o quiere saber, en ellas circula todo tipo de información, opiniones y acontecimientos  de manera instantánea, nada se puede ocultar, inclusive la intimidad que es espiada, todo puede deformarse  e interpretarse, reflexiva o irreflexivamente de la manera que convenga, utilizando el mismo criterio o interés para difundirlos u ocultarlos.

 

La situación del PRI, en estos momentos es consecuencia del fétido ventarrón que escandaloso impregno a la Nación,  con las noticias  del insultante saqueo que Javier Duarte y su camarilla hicieron en Veracruz, indignando e irritando al máximo la conciencia nacional y provocando un estigma difícil de borrar por su trascendencia mediática.

 

A ello hay que agregar la lenta investigación y el tardío ejercicio de la acción penal que hicieron presumir a los habitantes del país, que existía colusión y complicidad del  Gobierno Federal con el Duartismo, a quien aparentemente se le estaría brindando impunidad.

 

Por ello se  elevaron las voces de todos los ciudadanos, de todos los partidos, incluido el Pri, se levantaron en coro para exigir castigo a los depredadores, lo grave es que por tratarse de un gobernador priista en la óptica plural, se generaliza y se confunde al individuo con la institución, identificando a todo miembro del PRI, como parte igual que aquel, compartiendo por tal razón el mismo lastre.

 

Pero el Priismo remonta, tiene buenos  candidatos, a los que ha seleccionado con sumo cuidado y con 2 signos vitales: capacidad y honestidad para gobernar y para servir.

 

No encuentro ninguno de estos signos en Ricardo Anaya, quien obsesionado en colocarse en el supuesto segundo lugar que otorgan las encuestas, se desgañita en intentar hacer daño al PRI, señalandolo como partido corrupto, solo que le falta señalar que éste postula a un candidato honesto  y la gente admite que en este caso el PAN es un buen Partido, pero con un candidato corrupto y advierten en el contenido de  sus discursos y en sus gestos a un hombre hipócrita y ambicioso capaz de proferir las peores mentiras para engañar al pueblo con tal de lograr su objetivo.

 

Brillante si, por algo a logrado amasar una gran fortuna cuyo origen es cuestionable, porque no es un empresario y sus actos de comercio los a ejercido a través de familiares prestanombres y de empresas inexistentes, su vena es el ser político y se presume que ha utilizado el poder para en su provecho personal realizar jugosos negocios.

 

 

Lástima que en México somos tan fijados y el ser candidato le da algo de impunidad por el que dirán, el Gobierno Mexicano debe de tomar el ejemplo de Brasil, en donde el candidato favorito a la Presidencia de la Republica, Luiz Inacio Lula Da Silva a pesar de contar con las mayorías y una inmensidad de gente apoyándolo en las calles, ha sido sometido a juicio precisamente por corrupción y ello le impedirá participar en la elección de octubre proximo.

 

Anaya es tristemente ignorado por las fuerzas productivas del país, pues  ni tan siquiera cuenta con su propio proyecto de nación y en sus declaraciones y discursos hace ridícula segunda al candidato del PRI, José Antonio Meade, sobre el Aeropuerto de la Ciudad de México, La Reforma Energética y La Reforma Educativa.

 

Parte de la sociedad Mexicana está confundida con su gritoneo, la indecisa, la que decide de ultimo momento, no  sabe ahora si irse a Morena o si continúan con el PRI, que le ofrece probados garantías  de realizar sus esperanzas de superación como individuos y como nación.

 

Ella sabe quien quiere que sea el Próximo Presidente, pero también  sabe quien no quieren que sea el Próximo Presidente y por este ultimo motivo, habrán de cerrar filas contra el enemigo común y lo harán sin ponerse de acuerdo, sin asambleas,  sin presiones, midiendo el Alcance de la verdad de cada uno, de sus posiciones falsas y  demagógicas y de sus respectivos proyectos, esta será una gran elección.

 

Están equivocados quienes creen que el pueblo va a jugar con fuego, o va a divertirse con nuevos ensayos de las que ya esta decepcionado hasta la frustración.

 

Máxime cuando el país marcha bien, cuando menos hemos mejorado sensiblemente en Economía, Salud, Educación, Empleo, Combate a la Pobreza, Infraestructura, Democracia y Justicia, entre otros renglones, excepto en el pago de la Gran Deuda que heredamos de Felipe Calderón, con la guerra de mas de 10 años en el combate a la delincuencia, cuyos resultados son atroces por las miles de vidas que se han perdido a lo largo y a lo ancho del país, provocando desconfianza, angustia, zozobra, y una latente inseguridad en la vida propia de la  Familia y de nuestro patrimonio.

 

Esta situación se reflejo cerca de nosotros en nuestro hábitat, en donde el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares ha realizado el mayor de los esfuerzos para combatir la delincuencia, la corrupción y la impunidad.

 

Aquí aunque un sector de la sociedad lo acuse de represor por sus presumidos excesos contra el Duartismo, que opinaría este segmento, si a la manera de López Obrador, Ofreciera una amnistía o indulto general a la delincuencia y al Duartismo para que los criminales, los secuestradores, los cobra piso, los violadores, los ladrones de los arcas publicas, los asaltantes, los implicados en desapariciones forzados y toda esa ralea, obtuvieran el perdón y la libertad, como estrategia para congraciarse con sus críticos y con  los inconformes, claro que seria una Barbaridad que nos llevaría a un caos social rompiendo al maltrecho Estado de Derecho y convirtiéndonos a todos en desvalidas victimas pues prevalecería la ley del más fuerte, sin orden, sin justicia, destituyendo y destruyendo de un Plumazo la acción de los magistrados, jueces, agentes del ministerio público y policías.

 

Claro que imponer la fuerza del derecho y el imperio de la ley tiene sus consecuencias pero si no se aplican, los resultados son catastróficos y la inacción desencadenaría hechos similares en cualquier parte del territorio.

 

Por ello, excepto  los miembros de Morena y sus grupos de choque, personificados  en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación que pretenden hacer plaza en Xalapa, bloqueando las calles, y trastornando la circulación de vehículos y de las personas, excepto ellos, todos los Xalapeños aprobaron la acción gubernamental de imponerles una sanción administrativa de retención y multa a todo el comando Chiapaneco que participo en esta acción.

 

Igual impresión entre los Veracruzanos de todas las latitudes, causo  el retiro violento de un grupo de manifestantes  que bloquearon la carretera de Misantla,  todos ellos con un sello muy conocido con enclave en la Capital del Estado que tomaron como pretexto una causa inventada, sin fundamento, con el no, a la privatización del agua, que nadie está privatizando.

 

El Gobernador Yunes está bien,  lo que está fallando es parte de su cuerpo de colaboradores a quienes la opinión publica califica como  ineficientes no tan solo en el todo, sino también en los mínimos detalles, sobre todo en los puntos mas sensibles, cuyas fallas y desaciertos  ofenden y lastiman a la sociedad.

 

Altos funcionarios de su gobierno están muy golpeados, muy desgastados y nada bueno ni nuevo se espera de ellos, aunque hagan las cosas bien, sus críticos siempre tendrán un pero, para invalidar sus buenas obras y aunque han realizado una eficiente labor en beneficio de la sociedad veracruzana, esta no valora , ni reconoce, guiándose en sus criticas por errores operativos que desgastan la figura del Gobierno Estatal y del mismo Gobernador, quien en materia de seguridad y de procuración de justicia durante su campaña, creo grandes expectativas que cautivaron la voluntad ciudadana y en cuya lucha por lograrlo visiblemente a puesto todo el esfuerzo.

 

Es momento de reactivar aquella emoción que álgida y profundamente sembró El Señor Gobernador entre el electorado y la sociedad en general, que ahora aun cuando tiene una buena policía se siente insatisfecha y anhela el mundo y el ambiente que se le dibujo, quizás con el mismo escenario pero con distintos actores, retome la confianza, aun es tiempo de adornar el equipo oficial con ropa nueva.

 

Por lo demás si al Gobernador le preocupan las cosas Políticas de la sucesión, para su tranquilidad las cosas van a salir bien en el Norte de Veracruz, mayoritariamente hay que reconocer que las Fuerzas están equilibradas entre el PRI y el PAN destacando que en este momento la capacidad de movilización y estructura favorece al PAN, aunque en los 86 días restantes  para elección pueden traernos sorpresas inesperadas. Sucederá lo mejor.- Por el Bien de la Causa.

 

luciano_blanco_gonzalez@hotmail.com

 

 

Posted in Columnas

asda VF
abril 17th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

 

Por: Aquiles Córdova Morán

No quiero detenerme ahora en repasar, uno a uno, los adjetivos, injurias, imputaciones gratuitas y acusaciones sin fundamento que, durante 45 años, han lanzado contra Antorcha los actores políticos de todo pelaje ideológico y sus servidores mediáticos. No lo creo necesario para mi asunto de hoy ni creo que los hayan olvidado sus promotores y autores materiales, como para hacer necesario un recordatorio por parte nuestra.

Creo que me basta con aludirlos en bloque para, sobre esa base, insistir en lo que he dicho con anterioridad: que nadie en este país, ningún “intelectual”, investigador, publicista o simple plumífero de a tanto la línea, ha acertado nunca a decir nada a derechas sobre nosotros, sobre la verdadera naturaleza ideológica, política y social de Antorcha Revolucionaria y su reclamo a ser considerada como una organización de lucha popular en defensa de quienes menos tienen. Nadie de quienes nos han “estudiado” lo ha hecho movido por un deseo genuino de saber la verdad; han partido de una opinión preconcebida, inmodificable y, por supuesto, negativa, de lo que se proponen “estudiar” o sobre lo que quieren opinar. No investigan para saber, buscan pruebas para apuntalar lo que ya saben (creen saber) de antemano. Buscan demostrar un pre-juicio que estiman una verdad irrefutable, aunque no sepan decir por qué.

¿Antorcha? ¡No hombre! ¡Qué luchadores sociales van a ser esos! Son el engendro de Raúl Salinas; son grupo de choque y brazo armado del PRI; son chantajistas que solo buscan dinero para los líderes; son viles explotadores de la necesidad y de la pobreza de la gente; sus supuestas banderas sociales son el cebo para atraer a los necesitados a sus marchas y mítines. ¡Los antorchos son los más sucios y despreciables traficantes de la pobreza de los mexicanos, y merecen el repudio, la condena y el desprecio de los “verdaderos” luchadores! Así piensan y se expresan, sobre poco más o menos, todos los que, por una u otra razón, se ven forzados a ocuparse de nuestro Movimiento y de nuestra actividad.

Nuestra obligada defensa ante estos agravios ha seguido tres caminos básicos. El primero ha sido denunciar la absoluta falta de pruebas que caracteriza, sin excepción, a todos quienes escriben de Antorcha, sin distinción de fuste intelectual, imagen pública, medio o institución que los patrocine, y en exigir, en consecuencia, que cubran esa deuda con la verdad y con sus lectores. El segundo ha consistido en exponer nosotros, cuidando de no caer en los mismos errores que criticamos, es decir, procurando presentar todas las pruebas y argumentos a la mano, nuestra propia versión de los hechos. El tercero, finalmente, ha sido tratar de enfrentarlos a la verdad, llevarlos al terreno de la realidad y de los hechos duros, esos que no aceptan manipulación ni deformación alguna para satisfacer el interés de nadie. Los hemos invitado a que hablen directamente con las masas “esclavizadas y manipuladas” por Antorcha para que les hagan conciencia sobre su situación; también a visitar ejidos, pueblos y colonias donde los resultados del trabajo antorchista están a la vista y los puede constatar cualquiera.

Todo en vano. Ni presentan las pruebas a que están obligados, ni acusan recibo de las que presentamos nosotros (fingen que no nos ven ni nos oyen y siguen repitiendo impasibles sus calumnias); no tienen tampoco los arrestos o la honestidad necesarios para encarar a las masas o para mirar y palpar, con sus propios ojos y manos, los cambios efectuados en la vida de los pueblos y colonias gracias a la lucha organizada de todos sus habitantes, dirigida, eso sí, por los “corruptos”, “ladrones”, “chantajistas” y “violentos” líderes antorchistas. Así han venido dándose las cosas hasta hoy; y nuestros torpes y cobardes calumniadores han podido seguir acusándonos de todo sin probar nada, asegurando, además, que todo lo debemos a la protección de los gobiernos priistas, que así nos pagan el ser un “grupo de choque” a su servicio.

Pero hoy tenemos un nuevo partido y un nuevo presidente de la república cuya opinión sobre Antorcha no creo que ofrezca dudas a nadie. El mismo presidente, llevando en mente casi con seguridad el prejuicio que le han vendido los detractores a que me he referido antes, repite en cada mitin al que asiste que, de sus programas de reparto de dinero a los mexicanos pobres, la “antorcha mundial” está y estará absolutamente excluida. A través de este discurso y de su cansina repetición en cada plaza pública, es fácil leer que el presidente cree firmemente que los líderes antorchistas han vivido hasta hoy, en efecto, de las transfusiones recibidas desde el poder público, es decir, que no son otra cosa que parásitos chupadores de dinero, un dinero que ha salido de los “moches” al presupuesto destinado a los pobres. Por eso, le parece obvio que para acabar con la plaga que él llama “la antorcha mundial”, basta con “desconectarla” de la manguera de las transfusiones. De ahí su reiterado grito de guerra: ¡nada para la antorcha mundial! Es decir, se acabó la protección oficial y, por tanto, Antorcha ha llegado a su fin.

Hay algo más, sin embargo, que hace falta conocer, y es que el “corte de la transfusión” de recursos alcanza también a los grupos vulnerables que militan en Antorcha, a los cuales se les niega su registro en el censo correspondiente precisamente por ser antorchistas, sin importar que cumplan con creces los requisitos exigidos por la normatividad del programa respectivo. “¡Para Antorcha, nada!”, es la respuesta de los censadores. Esta conducta de los “morenos” de a pie y de los funcionarios que manejan los programas, es ilegal y constituye claramente un delito que las leyes deben castigar. Pero es un tema que prefiero dejar para otra ocasión. Por el momento es otra cosa la que me interesa precisar y clarificar.

La guerra presidencial de liquidación ha resultado inútil, absolutamente estéril si se la juzga desde el ángulo de su propósito cuasi explícito de acabar con la “antorcha mundial”. Sus dardos mortales van dirigidos al corazón de su enemigo pero no dan en el blanco. Y no dan en el blanco porque se dirigen, no al enemigo real, sino a un espantajo, a una caricatura construida por los incompetentes y deshonestos detractores de Antorcha y del antorchismo durante los pasados 45 años. Y porque, además, el presidente ha ignorado olímpicamente nuestros honrados esfuerzos por sacarlo de su error.

Hoy insisto en el tema con otro propósito. La lucha de Antorcha y los antorchistas nunca ha sido la que le atribuyen sus enemigos y calumniadores; tampoco es cierto que hayamos sobrevivido gracias a la protección sistemática e ilegal de ningún gobierno o partido, incluidos los priistas y el PRI (pregúnteselo, quien lo dude, al gobernador priista de Hidalgo, Omar Fayad Meneses). Nuestra lucha ha sido, es y será, contra la absurda desigualdad que reina en el país desde hace muchos años, y contra la espantosa (en cantidad y calidad) pobreza que genera. Dicho de otro modo: luchamos por una más justa distribución de la renta nacional. Y lo hacemos de la única manera en que el pueblo pobre y llano puede hacerlo: jalando hacia abajo, con todas nuestras fuerzas, la cobija económica que se halla concentrada por los pocos ubicados en la cúspide de la pirámide social. Así hay que entender nuestra exigencia de que una porción mayor del presupuesto nacional se destine a las obras (léase bien, OBRAS) y servicios que realmente beneficien a la colectividad, y que ayuden, además, a sus miembros más débiles, a incrementar su capital personal para salir de su pobreza.

Con gran sorpresa, por eso, nos enteramos de que, en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) elaborado por el nuevo gobierno, se eliminó de un plumazo el ramo 23, el ramo cuyos recursos, precisamente, se destinaban a financiar las obras y servicios que los pobres (antorchistas y no antorchistas) demandan. Se cancelaron con ello todas las obras de beneficio social y, a cambio, se promete entregar una cantidad mínima en metálico a cada gente, con la cual debe arreglárselas a falta de cosas como agua, luz, vivienda, drenaje, aulas o clínicas de salud. Como dice el “pueblo sabio”: “nos cambiaron canela por cáscara sin olor”.

Y ahora, los funcionarios morenistas que nos creían otra cosa, abren desmesuradamente los ojos, sacuden la cabeza y nos piden que volvamos a explicar nuestro pliego de demandas. No es que no lo entiendan; es que no lo creen. Les parece vivir una pesadilla. Pero, ¿es que ustedes no deberían estar ya muertos y enterrados con la política de cero recursos de AMLO? ¿Es que, entonces, no es cierto que ustedes solo buscan dinero, dinero y más dinero? ¿No los afecta el fin de los “moches” y del dinero fácil? ¿Con qué recursos financian ahora sus protestas? Algún despistado de buena fe ha ofrecido: renuncia a tus demandas y a cambio te ofrezco censar a “tu gente” en los programas de AMLO. O sea: renuncia a un derecho a cambio de conseguir otro. No, ni MORENA ni AMLO conocen a la verdadera Antorcha. Seguirán errando sus disparos mientras no se sacudan el prejuicio que le han comprado a la prensa venal que consultan. No queremos dinero: queremos OBRAS y SERVICIOS para los pobres. Y no estamos dispuestos a renunciar a un derecho a cambio de otro. Exigimos ambos: que censen a nuestros compañeros y que encuentren recursos para sus obras. VALE.

Posted in Columnas

asda VF
abril 15th, 2019 by ElPoliticoVeracruz
Andi Uriel Hernández Sánchez
Vocero del Movimiento Antorchista en Veracruz

La semana pasada los antorchistas retamos públicamente a Claudia Guerrero a demostrar sus acusaciones lanzadas en contra de los dirigentes del Movimiento Antorchista, a lo que ella respondió haciendo una invitación al público a que aportará las pruebas de las extorsiones y fraudes cometidos por los acusados. Con ello se demostró que las afirmaciones vertidas en su columna del 5 de abril, no fueron más que invenciones suyas o dictados con los que pretendía justificar la paga que seguramente le hizo quien le ordeno el ataque.

Claudia Guerrero primero juzga y sentencia y posteriormente decide abocarse a pedir que otros, “el público en general”, presenten las pruebas, pero lo que se pudo observar en las redes sociales, y en el mismo enlace que ella proporcionó para las denuncias fue la respuesta de miles de antorchistas, que sin necesidad de recurrir al anonimato le demostraron con hechos y con evidencias el trabajo cultural, educativo, deportivo y de urbanización que Antorcha lleva a cabo en todo el estado de Veracruz.

Su fracaso la llevo a indagar en el cascajo de los refritos periodísticos que desde hace años se han publicado atacando a la única organización de carácter popular que existe en México, es decir, el Movimiento Antorchista, en los cuales se repiten una y otra vez las mismas calumnias por gente, que como ella, no ha podido probar nunca sus acusaciones. Ella misma inserta los enlaces de sus fuentes de internet y publica cosas como las instalaciones deportivas, a las que hizo referencia en su engendro, que los antorchistas hemos gestionado, construido y hecho público en diversos medios y de los cuales no nos avergonzamos. Recurre al viejo método de inventar denunciantes anónimos cuando en realidad es información falsa que le proporcionan fuentes policiacas.

Las mentiras de la señora Claudia son evidentes a todas luces, solo las puede inventar una persona muy enferma de odio o muy obsesionada en justificar la paga que le dan. Quedando claro también que el Ing. Samuel Aguirre tenía razón al acusarla de su tendencia policiaca, pues se lanzó como loca a hacer ataques y amenazas en contra de Indra Junueem, vocera del Movimiento Antorchista en Córdoba, con el propósito de intimidarla. De la misma manera hizo público el domicilio particular del Ing. Samuel Aguirre Ochoa, lo que debe entenderse también como una amenaza velada de sus patrones, por lo que desde este momento la hacemos responsable de cualquier atentado que pudiera sufrir nuestros dirigentes y cualquiera otro compañero antorchista.

Doña Claudia Guerrero, la llamamos a que medite, a que se serene, a que no se tire al piso y se haga la mártir pues nadie la ubica como tal, al contrario, todos la tienen como una mercenaria que no sabe ni siquiera redactar, a quienes le dictan sus escritos y que padece grandes traumas, sin embargo la comprenden.

Posted in Columnas

asda VF
abril 14th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

Samuel Aguirre Ochoa

El contenido de uno de los programas estelares de la actual administración lopezobradorista, el denominado “Sembrando Vida”, no es nuevo, no es un descubrimiento del actual gobierno. Se sustenta en los conocimientos de la agricultura tradicional indígena, practicada desde hace miles de años principalmente en las zonas tropicales del planeta, que ha sido estudiada por diversos investigadores en la esfera internacional y aquí en México, en particular, comenzó a ser documentada en los años 60’s por Efraín Hernández Xolocotzi, uno de los agrónomos ilustres de la Universidad Autónoma Chapingo. A partir de los conocimientos aportados por este investigador, se crea en esta universidad una de las especialidades de la agronomía, la agroecología y seguramente de ahí la titular de la Secretaría del Bienestar, María Luisa Albores González, ingeniero agrónomo especialista en zonas tropicales, egresada del Centro Regional ubicado en Huimanguillo, Tab., de la Universidad Autónoma Chapingo, copió estas ideas y se las propuso a López Obrador como la nueva panacea para los campesinos mexicanos.

El desconocimiento de la problemática del campo mexicano y la falta de planeación llevó a que originalmente el programa “Sembrando Vida”, tuviera como objetivo solo a campesinos indígenas, por ejemplo en Veracruz se contemplaban solo las regiones de Papantla, Córdoba y Acayucan, pero la realidad les demostró lo erróneo de su visión, pues la inmensa mayoría de los campesinos indígenas en dichas regiones ya practicaban los sistemas agroforestales, hecho que trajo como consecuencia que tal programa se ampliara a otras regiones no indígenas. La secretaria Albores González, trabajó en la sierra norte de Puebla al frente de cooperativas indígenas especializadas en la producción de café, es decir, tenía experiencia en este tipo de sistemas productivos, pero a nivel microregional y quiso implementarla como una estrategia a nivel nacional y de ahí su primer error.

Para desgracia de los campesinos esta no es la única inconsistencia de “Sembrando Vida”, pues hay millones de campesinos que no cubren uno de los requisitos primordiales: contar con dos hectáreas y media de tierra, por lo que serán muchísimos los labriegos que se quedarán fuera de uno de los cuatro programas más importantes del presidente de la República. ¿Qué sucederá con estos campesinos que no recibirán los 5 mil pesos mensuales de los que tanto alarde se hace? Por otro lado, hay campesinos con extensiones grandes de tierra que podrán meter a tres o más familiares a dicho programa, utilizando “contratos” de arrendamiento. Acaparamiento.

Otra inconsistencia de “Sembrando Vida”, es que de acuerdo a los Lineamientos de Operación, solo beneficiará a 400 mil productores lo que no representa ni el 2% de los 27 millones de campesinos mexicanos en situación de pobreza, que no tienen acceso a la canasta básica; también hay que agregar que solo habrá 2 mil 200 técnicos, número que evidentemente será insuficiente para supervisar y asesorar a los campesinos, sin tomar en cuenta que muchos de ellos no tienen experiencia en este tipo de agricultura ni recibieron ningún tipo de capacitación. De esta gran inconsistencia se derivan una serie de fallas en la puesta en marcha de tan cacaraqueado programa que se están observando en estos momentos en campo.

Hay lugares en los que se censó a una gran cantidad de personas, pero en las listas que se publicaron por parte de la delegación de la Secretaría del Bienestar solo aparecieron unos poquitos, situación que está generando gran malestar; en la mayor parte de los municipios, de las personas aceptadas en el programa, solo han recibido un pago de cuatro que debieron haberles hecho, por cierto cada campesino tuvo que entregar mil pesos a los técnicos (moche), debido a que a estos no les habían pagado; en otros municipios no les han hecho ningún pago a pesar de que desde hace mucho entregaron su documentación. Ya va para cinco meses el multicitado “Sembrando Vida” y a estas alturas la gente no sabe qué árboles maderables y frutales van a sembrar en sus parcelas, pues los técnicos aún no lo definen y prácticamente en ningún lugar tienen definido los lugares en donde instalarán los viveros.

Cuando se anunció el programa, se dijo que tenía dos objetivos fundamentales: contribuir al bienestar social de los campesinos y preservar el medio ambiente. Sin embargo, este segundo objetivo tampoco se está alcanzando, debido a que algunos campesinos se están saliendo del programa de Pago a Servicios Ambientales que regula la conservación de la biodiversidad, el fomento del secuestro del carbono, entre otros aspectos ambientales dentro de los sistemas agroforestales, para pasarse al programa de “Sembrando Vida” que no tiene alguna regulación ambiental, pero que ofrece un estímulo gubernamental mensual de 5 mil pesos a diferencia de los 2, 750 que ofrecía el primero.

Podríamos enumerar más deficiencias, pero la falta de espacio lo impide, como por ejemplo que dicho programa debería ser sectorizado a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER); el origen de las semillas para la formación de los viveros no es claro, cómo determinar las variedades de árboles dependiendo de la vocación productiva de las regiones, etc. Por lo pronto hay mucha inconformidad y empezarán las movilizaciones de los campesinos.

Con estas inconsistencias en la parte social y en la parte ambiental, va quedando claro que el verdadero objetivo de este programa no es sacar al campesino de la pobreza en que se encuentra, sino que se trata de una estrategia para obtener votantes en las próximas elecciones, se trata de un programa de clientelismo político, que le asegura al presidente y a su partido un ejercito de personas que voluntariamente o mediante la coacción se vean obligados a votar por los candidatos del partido al que pertenece López Obrador.

Posted in Columnas

asda VF
abril 11th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

Por: Aquiles Córdova Morán

La noticia apareció en varios medios pero, para ahorrar espacio, me ceñiré a la versión de Gabriel Xantomila en El Sol de México del 31 de marzo del año en curso y cuyo encabezado es el siguiente: Acusan a Polevnsky de estar en el grupo de poder de Raúl Salinas de Gortari. El texto de la nota relata que el señor Alejandro Rojas Díaz- Durán, hasta ese momento coordinador de asesores de Morena en el senado, al tiempo que anuncia su renuncia a dicho cargo acusa “que detrás de Polevnsky está el grupo de Raúl Salinas de Gortari (…) quien la apoyó para estar al frente de Canacintra, por lo que el funcionario calificó a grupo de «faccioso»”.

En el párrafo siguiente Rojas afirma: “Raúl Salinas de Gortari es el verdadero padrino de Yeidckol Polevnsky y su primer maestro político. Hay fotos recientes, en el cumpleaños de Diego Fernández de Cevallos; este es el maestro, el gurú, el hombre que promovió y metió a la política a la líder de Morena”. Y sigue más abajo: “…fue vicepresidenta de Canacintra en donde siempre «ayudó con su silencio cómplice y su mutismo institucional», el (sic) desmantelamiento de la industria nacional y de la «venta de garaje» (sic) de las empresas públicas que pasaron a unas cuantas manos de acaudalados que hoy concentran el 90 por ciento de la riqueza nacional”.

Un poco adelante asegura: “Ella inició en la política del brazo del salinismo neoliberal, fraudulento y represivo”. Y acusa que “Raúl Salinas de Gortari «el hermano incómodo», tiene su origen ideológico en el maoísmo más radical y violento; creador y promotor del grupo de choque Antorcha Campesina”. La nota cierra con la información de que la causa de la renuncia de Rojas y de su indignada denuncia es el “…conflicto con Yeidckol Polevnsky desatado por las gubernaturas de Puebla y Baja California”. Según Xantomila, “Es la primera «fractura» en Morena y que amenaza con crecer desde que Andrés Manuel López Obrador asumió el poder en diciembre de 2018, que tuvo como escenario la candidatura de Miguel Barbosa y que desató la furia del también senador Alejandro Armenta, que fue apoyado desde un principio por los senadores de Morena para la candidatura de Puebla”. (Las negritas son del original de Xantomila)

Y en efecto, en días posteriores y en diversos medios, Alejandro Rojas Díaz-Durán repitió sus cargos contra la presidenta de su partido; reiteró su afinidad ideológica y de origen con “el grupo de choque Antorcha Campesina”, sin otro fundamento, al parecer, que el deseo de herirla en lo más vivo e infamarla lo más profundamente que se pueda, y añadiendo ahora que la corrupción de Miguel Barbosa se hizo manifiesta por la compra de la residencia que fuera del ex presidente de la República Lic. Miguel de la Madrid, compra que fue, asegura, del pleno conocimiento de la señora Polevnsky.

Hasta aquí las aportaciones amarillistas de Alejandro Rojas. Ahora bien, resulta obvio que al Movimiento Antorchista Nacional no le afectan directamente las denuncias y acusaciones de Rojas en contra de importantes correligionarios suyos, puesto que ninguna liga tenemos (ni él nos atribuye) con ellos, y nada sabemos, por tanto, de su carrera política ni de su inclinación ideológica ni de su vida privada. En consecuencia, lo lógico sería que nos abstuviéramos totalmente de intervenir en el asunto. Sin embargo, no podemos dejar de sentirnos ofendidos, atropellados y brutalmente abusados por ese señor cuando, a falta de argumentos mejores, recurre a la vileza de calificarnos, sin más, de “grupo de choque”, y de atribuirnos el mismo origen “neoliberal, fraudulento y represivo” que la señora Polevnsky, sin otro motivo ni razón que hacerse de un insulto devastador con que derrumbar de un golpe el prestigio y la autoridad política de la cabeza del partido en el cual milita. Asegurar sin pruebas que somos hechura (y una hechura perversa, además) del Ing. Raúl Salinas de Gortari, es una canallada, una calumnia sucia, tal como lo hemos dicho y sostenido siempre, cientos de veces tal vez. Y no solo para nosotros, sino también para el Ing. Salinas, puesto que se trata de un infundio absoluto que ofende a ambas partes.

Es esto lo que nos orilla a ocuparnos de las declaraciones de Rojas Díaz-Durán, declaraciones en las cuales no tendríamos por qué haber aparecido, puesto que se trata de un asunto interno de Morena del que Antorcha se halla a varios años luz de distancia. Pero se nos ha vuelto a injuriar sin pruebas y sin ningún derecho, y eso nos obliga a responder a nuestros detractores.

En primer lugar, hago notar a los posibles lectores que la baja querella que sostiene Rojas Díaz-Durán es en contra de morenistas correligionarios suyos y, además, de muy alto nivel y de gran responsabilidad en la política nacional. Nadie en su sano juicio, pues, puede dudar de que ambas partes hoy enfrentadas se conocen perfectamente bien y desde hace bastante tiempo. Por tanto, cabe preguntar al señor Rojas: si siempre has sabido y conocido vida y milagros de Yeidckol Polevnsky, como lo evidencian tus denuncias actuales, ¿por qué te incorporaste y permaneciste tanto tiempo en las filas del partido cuya primera y única cabeza (al menos formal) ha sido ella? Si tan refractario eres a una conducta política y a una formación ideológica como las que le atribuyes, ¿qué buscabas o esperabas encontrar militando bajo sus banderas? ¿Querías acaso redimirla con tu elevado ejemplo moral y tu inatacable formación política de verdadera “izquierda”?

Por otra parte, y suponiendo sin conceder que solo ahora que son compañeros de partido te has enterado de quién es realmente la señora Polevnsky, ¿por qué elegiste para denunciarla y deslindarte de ella el momento moral y políticamente más sospechoso, es decir, después de la derrota de los personajes cuyas ambiciones políticas compartes y defiendes, como lo atestiguan tus propias declaraciones a los medios? ¿No es esto, acaso, una prueba irrefutable de que detrás de la ruptura y denuncia escandalosas que hoy protagonizas contra tu líder, no hay ni pizca de la moral, la rectitud y el desinterés que pretendes, sino puro, simple y prosaico pleito por el poder y sus privilegios conexos? Y si es así, ¿por qué no hablas claro? ¿Para qué son tantos brincos y para qué enlodar a gentes que nada tienen que ver con la disputa? ¿Es mucho pedir un poco de transparencia en los políticos profesionales de este país?

Es verdad que las acusaciones que Rojas lanza contra Polevnsky no son baladíes sino de cierto calado para la vida nacional. Pero por eso mismo, exigen ser sustentadas y demostradas con todo rigor y profundidad, si es que el señor aspira a que la nación le crea. En lo personal, ya busqué y rebusqué tales o parecidas pruebas en sus declaraciones, y no hallé más que puras afirmaciones escuetas y temerarias, sin ningún respaldo objetivo e independiente. Hallé, además, que en su ciego afán de hacer daño, se contradice con la torpeza lógica de un párvulo, pues primero acusa que Yeidckol se inició en política “del brazo del salinismo neoliberal, fraudulento y corrupto”, y pocas palabras adelante asegura que Raúl Salinas, mentor de Yeidckol según Rojas, “tiene su origen ideológico en el maoismo más radical y violento”.
¿Debemos entender, entonces, que Mao Zedong, el fundador de la República Popular China, era un “neoliberal, fraudulento y represivo”? ¿Dónde estudiaste, amigo Rojas, la historia universal de las ideas económicas y políticas, que te intoxicaste con ellas de tal modo? ¿O es solo ceguera mental momentánea provocada por la frustración de haber perdido la batalla por las candidaturas en Baja California y Puebla?

Ítem más. ¿Desde cuándo sabías que Miguel Barbosa es un corrupto y ladrón que ha adquirido mansiones con el dinero público? ¿Por qué permaneciste en el mismo partido que él? ¿Por qué no lo desenmascaraste en su momento y te esperaste hasta que te propinó la derrota electoral de que te dueles hoy? Una de dos: o Alejandro Rojas miente e inventa cargos para vengarse de la derrota sufrida; o dice verdad, y entonces es culpable de los delitos que denuncia por complicidad y encubrimiento.

Es claro, en consecuencia, que el agravio a los antorchistas al acusarlos de “grupo de choque” engendrado por Raúl Salinas, está afectado de los mismos vicios y merece el mismo desprecio por parte de la opinión pública sensata y racional. Si miente tan arteramente en contra de sus correligionarios (suponiendo que sean mentiras sus atronadoras denuncias), ¿por qué no habría de hacer lo mismo, e incluso más, en contra de quienes considera enemigos irreconciliables? Si el mismo rigor y honestidad intelectual que emplea al formular acusaciones contra los suyos lo traslada sin cambios al frente de ataque en contra de Antorcha, ya podemos dar por probada la falsedad de sus abusos verbales, sin importar el eco que encuentren en los medios ni el número de ellos que las recojan y reproduzcan. ¡Antorcha sobrevivirá y seguirá avanzando a hombros del pueblo organizado, a pesar de lo que digan sus enemigos! Al tiempo.

Posted in Columnas

asda VF
abril 5th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

En el norte de este bello estado, aun resuenan por doquier los comentarios sobre los mensajes y anuncios que para el bien de la región hicieron el presidente López Obrador y el Gobernador Cuitlahuac García Jiménez, quienes a ras de tierra, sorteando baches y admirando la pujanza agrícola y ganadera que se observa desde las carreteras llegaron aquí a Tantoyuca en donde los esperaba una entusiasta multitud, ávida de saludar a los mandatarios que procedentes de Poza Rica y Tuxpan rebozaban un excelente humor.

 

No cabe duda de que quienes se encargaron de preparar la fiesta cuidaron minuciosamente todos los detalles de la organización y mostraron lo que la cuarta transformación es capaz de hacer en el control y movilización de masas, se sintió la mano del Ingeniero Erick Cisneros, pues sin enseñarse y sin andar disputando con nadie un lugar escénico para la fotografía o para promoverse movió los hilos con maestría para que el líder nacional se sacudiera los espíritus malignos de los porristas fifís del beis bol, acá no hubo rechiflas en ninguno de los actos, lo que si hubo fue porras y aplausos al por mayor que mantuvieron al presidente contento y a diferencia de otros Estados, en los actos norteños  el Gobernador fue ovacionado una y otra vez.

 

Quizás esta distinción al mandatario veracruzano se deba a que constantemente a estado visitando los municipios del rumbo y no precisamente para comidas o para rumbosos actos públicos si no a reuniones de trabajo con autoridades y con la población, apenas la semana pasada el jueves 28 estuvo en la sierra de Huayacocotla en el lejano e incomunicado municipio de Zacualpan, aquí en Tantoyuca mientras El Presidente enfilo hacia Tamaulipas en su gira, El Gobernador atendió en audiencia las diversas demandas que le fueron planteadas por la población y por los alcaldes del distrito, ayer estuvo en Pueblo Viejo y Tampico Alto en la frontera con Tamaulipas, para trasladarse después a la Sierra de Otontepec, al Municipio de Ixcatepec, tierra del legendario Coronel Higinio Melgoza.

 

A este paso, se está sentando un precedente inédito, pues no se recuerdan tantas visitas y atención en tan breve tiempo, este interés significa para nosotros con su programa carretero y de seguridad para construir la paz, la incorporación al progreso y a la tranquilidad para seguir trabajando. Como dice la canción en breve espacio.

 

Cambiando de tema, es válido afirmar que el Pri fue un gran partido político cuyo acierto y estilo de gobernar le permitió mantenerse en el poder por casi 8 décadas al frente del país,  entregándolo en el último periodo encarrilado hacia un brillante futuro económico y social que nos coloco en la competencia mundial del desarrollo.

 

Tan importante y previsor fue que con su fuerza instrumento una autentica democracia que permitió la alternancia en el poder, primero con el Pan y ahora con Morena, instrumento políticas que permitieron empoderar a la mujer que ahora gracias a la igualdad de género, comparte paritariamente los espacios en los 3 poderes.

 

Instrumento una reforma educativa basada fundamentalmente en la profesionalización del magisterio y en un nuevo rumbo de la educación con el establecimiento de escuelas de tiempo completo, la inclusión del ingles desde la primaria, la incorporación de la tecnología cibernética en la enseñanza que nos hacían avizorar una educación de calidad para estar en posibilidades de competir a nivel mundial.

 

Lo mismo en la reforma energética cuya proyección atrajo capital e inversiones de todas las potencias económicas que se disputaban los contratos para la explotación del petróleo, para la comercialización del gas y para la instalación de plantas generadoras de energía por todo México.

 

En esta carrera se le atravesaron al Pri, la Izquierda y la derecha históricas que siempre marcharon, la izquierda al frente cuestionando y luchando contra el sistema y la derecha adentro del sistema disputando espacios que logro arrebatarle en gubernaturas y alcaldías.

 

La izquierda Mexicana comenzó a crecer cuando la izquierda oficial del Pri encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo y otros distinguidos priistas formaron un gran frente nacional exigiendo apertura y cambios democráticos que hicieron temblar a las instituciones por las movilizaciones populares  que lograron organizar, inclusive gran parte de la opinión pública llego a creer que Cuauhtémoc había ganado y que mediante un fraude electoral embozado en la caída del sistema se le había arrebatado la Presidencia.

 

Cuauhtémoc logro  la Regencia del Distrito Federal que fue la gran cabeza de playa, desde la que se lanzaron a conquistar el resto del país. Desde esa perspectiva matizada con el asesinato de Luis Donaldo Colosio, arribo a la Presidencia, Ernesto Zedillo, un presidente endeble cuya misión parecía ser la de desmantelar el Pri, quien con una conducta muy dudosa y sobre los órganos electorales en la lección posterior, levanto la mano del candidato de la derecha Vicente Fox.

 

El Pri se rehízo y dos sexenios después reconquisto el poder en una elección con resultados muy cuestionable que llevaron al actual Presidente a declarase “El Presidente legitimo” argumentando también que mediante el fraude electoral le habían quitado la presidencia, en este panorama estamos ante un Presidente débil pero negociador y consecuente que se dice convenció a López Obrador para que depusiera su movimiento y el se comprometía a hacerlo Presidente.

 

Quizás a ello se debe que Peña Nieto se encargo de destruir a Ricardo Anaya Principal contendiente de López Obrador, maniobrando al interior del Pri, para proponer como candidato a un hombre honrado y bueno pero gris en escancia que no tuvo los arreos para enfrentarse con Obrador, Peña le cumplió a Obrador, pero hundió al Pri, lo debilito al máximo, dejándolo con escaza representación en las Cámaras legislativas Federales y del Estado, en las gubernaturas y en los municipios. Endosándole al Pri, una percepción terrible de corrupción por su inactividad para perseguir y castigar estos ilícitos, siendo el más visible y sensible el escandaloso saqueo que se le atribuyo a Javier Duarte en Veracruz.

 

El Pri por las actuales circunstancias esta en posibilidades de rehacerse, el Pri puede ser mejor, pero sus líderes deben de someterse a un profundo auto análisis sobre los grandes retos que debe de asumir para reconstruir su imagen en situaciones que le permitan despegar hacia la reconquista del poder.

 

Cuenta para ello con un enorme potencial electoral de un voto duro que aún conserva y grandes antecedentes históricos como constructor del México moderno y muy enfocado al futuro con un proyecto económico sólido.

 

La reconstrucción del Pri será lenta pero firme, el retorno de importantes liderazgos que desertaron apoyando al partido actualmente en el poder, que se fueron buscando impunidad y espacios retornan decepcionados, al igual que  la burocracia que apoyo el cambio y en general la clase trabajadora ante la inseguridad laboral, seguidos por los sectores populares que ahora chocan con puertas cerradas a la gestión y sin respuesta a sus justas propuestas. Los pescadores, cafeticultores, cañeros están en espera de los apoyos que en tiempos de vedas, de heladas o en circunstancias adversas estaban acostumbrados a recibir apoyos al igual que los excluidos beneficiarios de Prospera, los despenseros que ya no las reciben, las ofendidas y humilladas estancieras, los profesionistas y técnicos que ahora son ninguneados por preferir a los amigos y familiares en los puestos de la administración pública, la mayoría de los petroleros y en fin un universo amplio de gentes ansiosos de restaurar el antiguo régimen.

 

Bueno, a tanto llega el descontrol e inconformidad, que ahora por las insulsas prohibiciones de las tradicionales peleas de gallos en las fiestas para elegir reinas de las fiestas para recabar fondos, ahora se están hiendo a Paso de la Puerta,  Huejutla, Hidalgo a organizar sus eventos, añorando los pasados tiempos. Sin que nadie les explique las teorías humanistas sobre la protección de animales.

 

Pero en su intento no solo cuenta con las víctimas del nuevo sistema, sino también con una clase pensante que ahora valora lo que perdió por los desatinos de la cúpula priista, sujeta a compromisos que en lo obscurito hacen sus líderes.

 

Los cuadros dirigentes que abandonaron el Pri y ahora se disponen a formar nuevos partidos deben de reflexionar seriamente, pues una lucha así, eventual e incierta terminara en poco tiempo fulminada y disuelta  como han terminado todos los partidos estatales que difícilmente han sobrevivido solo una elección y luego no han alcanzado el porcentaje requerido de votos para sobrevivir.

 

Por eso es admirable Vía Veracruzana que como organización política no pertenece a ningún partido, ni es propiedad de nadie,  sino que es leal al principio generador de su existencia que es el progreso de Veracruz y congruente con esa idea toma el rumbo y las decisiones adecuadas, pero cuyos líderes no están dispuestos a ser escalón de ningún aventurero u oportunista. Por eso su líder Amadeo Flores Espinoza mantiene su fuerza moral e ideológica en un gran estrato de la sociedad lo que le permitirá si se lo propone formar su propio partido.

 

Pero formar partidos por formarlos es una iniciativa de alguien o algunos que no han medido el tamaño de la fuerza a que tendrán que enfrentarse en una elección compuesta por cientos y miles de beneficiarios de los programas oficiales, bien definidos y comprometidos con su benefactor que llegaran a las urnas a apoyarlo, gateando, en sillas de ruedas y a pesar de todo firmes. Una oposición pulverizada es lo menos recomendable cuando existe enfrente una fuerza compacta aun con un indiscutible arrastre mayoritario.

 

En Veracruz los priistas hacen un gran esfuerzo por rehacerse, pero carecen de una imagen de popularidad y de limpieza para dirigir a ese instituto como el perfil que posee un líder integro y comprometido como la del Licenciado José Francisco Yunes Zorrilla.- Pepe Yunes.- a quien no vemos en el panorama, ni apoyando, ni opinando, mucho menos dirigiendo una contienda en la que ya se ven los desaseos tradicionales, dados cargados de los que la gente digna como Zaida Yado se negaron a ser comparsa de un juego sucio.

 

Por desgracia o por razones del tiempo, pareciera que Javier Duarte de Ochoa desde la cárcel tomara nuevamente esa importante dirección política, ya que todos los aspirantes llevan su sello, unos mas y otros menos, pero todos llevan su fierro más visible que otros, pero sensiblemente Duartistas, ya que aunque sea por accidente o por vocación a todos les toco colaborar y hacer política en su periodo. Esto no quiere decir que les haya tocado ni menusitas del pastel.

 

Duarte es una autentica escuela contra el Priismo, suelta sus afectos y recursos para colocar a sus incondicionales y para hacer compromisos con los adversarios de ese partido, así lo hizo primero poniendo a trabajar a su gente en contra de Héctor Yunes y le funciono, soltó a sus cuadros a operar en contra de Pepe Yunes y le funciono y si las últimas indicaciones ya no las dio Duarte tendremos que aceptar que todos quienes han sido sus colaboradores actúan con esa inspiración.

 

A pesar de todo habrá irremediablemente un ganador, quien sea, tendrá la oportunidad de conjuntar las voluntades de quienes desean continuar en la política y saben cómo hacerlo ya en este movimiento hacen presencia los diputados federales y líderes políticos que entregaron a Morena las regiones de: Coatzacoalcos, Acayucan, San Andrés, Santiago, Papantla, entre otros bastiones y que ahora con tal de estar en una boleta le darán contras a Morena.

En fin que la solidez de Morena le garantiza una larga vida, pero poco a poco las oposiciones le irán arrebatando puestos, aunque no es de descartar y casi es un hecho que en las próximas elecciones municipales aun tendrá la oportunidad de crecer, siempre y cuando meta en orden a los actuales ediles que a los ojos de los gobernados, son pésimos gobernantes por su arrogancia y desinterés por los problemas de sus representados, pero están a tiempo de rectificar y crecer para bien de su partido, máxime que ahora que se aproximan las inversiones públicas recibirán apoyos preferenciales que les permitirán lucirse como nunca en la historia.- Por el bien de la causa.

 

luciano_blanco_gonzalez@hotmail.com

Posted in Columnas