Category: Local

asda VF
agosto 18th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

 

Samuel Aguirre Ochoa.

Como ya es de conocimiento de buena parte de la opinión pública, el pasado 11 de julio la fuerza policiaca de Veracruz despojó en forma violenta a más de 30 familias de sus casas en Villas Xalapa; personas que habían comprado dichas casas de buena fe a los apoderados de la empresa KADIC S.A hace más de 10 años, tiempo durante el cual las habitaron en forma pacífica e ininterrumpidamente.

Pero resulta que con el tiempo apareció un individuo de nombre Humberto Camacho Domínguez para reclamarlas y con triquiñuelas legales y de manera artificiosa ganó un juicio civil, del cual se valió para “presionar” al ejecutivo estatal y le ayudara a realizar el lanzamiento, dejando en la calle a las familias que habían comprado las casas.

Apenas había pasado un mes de esta injusta acción, cuando el pasado 15 de agosto se corrió el rumor de que ahora serían despojadas de sus casas poco más de 160 familias de la colonia Margarita Morán Véliz, segunda sección. Los vecinos se enteraron y montaron guardia para defender su patrimonio ante semejante injusticia, al mismo tiempo que realizaron una campaña de denuncia a través de la redes sociales que se convirtió en tendencia nacional por el apoyo que recibieron de la opinión pública. Como a las 10 de la noche los colonos se enteraron que se había dado marcha atrás a la orden que ya tenían los policías de actuar con lujo de violencia; en esta ocasión también al servicio de Humberto Camacho, conocido defraudador inmobiliario, que está siendo utilizado por poderosos intereses económicos y políticos que se han propuesto golpear al Movimiento Antorchista en Veracruz.

Tendrá unos 40 días que se montó una provocación por parte de porros armados en el predio El Roble, ubicado en la salida a Coatepec, que tenía como propósito generar un enfrentamiento con los vecinos que habitan este lugar, y así la policía tener pretexto para intervenir y desalojar a más de 150 familias que desde hace más de 20 años viven en dicho lugar, después de haber comprado sus terrenos.

Tres ejemplos de como el gobierno que encabeza el morenista Cuitláhuac García Jiménez, en lugar de buscar solución al grave problema de la falta de vivienda de la gente pobre en Xalapa y en el estado de Veracruz, se la está arrebatando, violando el artículo cuarto de la Constitución Política del país, que garantiza el derecho de vivienda de los mexicanos. Poniendo de manifiesto el verdadero carácter de su gobierno, un gobierno antipopular, al servicio de los poderosos y represor de la gente humilde, a quien de dientes para fuera prometió defender durante su campaña.

Debemos aclarar que la actitud de los vecinos, ha sido limpia y de buena fe, pues en dos casos compraron los terrenos y en el otro lo recibieron de una autoridad del gobierno. De tal manera no se les puede culpar de una acción ilegal, pues si bien se trata de personas humildes, todas son gente honrada y trabajadora.

Es importante que la opinión pública se entere de estas acciones para que conozca el verdadero rostro de los gobiernos morenistas en general, y en particular, del gobernador de Veracruz. Los analistas políticos estatales y nacionales han venido comentando que quitarán del gobierno de Veracruz al Ing. Cuitláhuac García, que solo esperarán pasar 2 años para no tener que organizar una nueva elección, pues es seguro Morena la perdería por el desprestigio que ha alcanzado ante la falta de resultados.

Los problemas en Veracruz se incrementan: crece la inseguridad, crece la pobreza y el desempleo; crece la deserción escolar ante la desaparición del programa PROSPERA, pues ahora las familias no tienen para pagar la educación de sus hijos, crecen los problemas de salud pues ahora la gente no tiene seguro popular, en el campo la situación se agravó debido a que desapareció el programa de semilla de maíz y fertilizante subsidiado, desapareció el PROCAMPO, etc. Las becas Bienestar no se han pagado y no se están haciendo obras de servicios básicos en las viviendas que mejoren las condiciones de vida de las familias.

Veracruz y el país entero van hacia un callejón sin salida, sus gobernantes no saben economía, no saben geopolítica y no saben cómo conducir al país y todavía se ponen a despojar de sus casas a las familias humildes. No se dan cuenta que la pradera está seca y que es muy riesgoso jugar con fuego. Si no lo saben, alguien se los debe advertir, no sea que cuando se enteren sea ya demasiado tarde.

Por lo pronto los antorchistas jugaremos nuestro papel de decirle al gobernador que las cosas están difíciles en el estado, que debe de escuchar, atender a la gente y resolverle sus problemas, por lo que éste lunes llevaremos a cabo una marcha en la ciudad de Xalapa, a partir de las 10 de la mañana, que partirá del Teatro del Estado y culminará en la Plaza Lerdo, para exigirle atienda las demandas que desde febrero le planteamos en el pliego petitorio.
A la opinión pública le pedimos su comprensión y su apoyo moral.

Posted in Local

asda VF
agosto 16th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

Luciano Blanco González.

La sociedad Mexicana se mecanizo tanto en materia política que automáticamente solo respondía a los estímulos dogmaticos y doctrinarios de una sola corriente ideológica que organizada, logro imponer unanimidad en el gobierno durante varios lustros hasta conformar mediante procedimientos a modo, la vigencia y la operatividad  del gobierno mediante un partido único con una cobertura nacional y con un programa de acción que dómino hasta en el último rincón del país.

 

Al PRI le debemos esta gran nación que creció como potencia económica en varias áreas del comercio mundial y la reafirmación de una gran republica democrática culta, con un sistema educativo y de seguridad social con una enorme red de universidades y tecnológicos públicos y privados y un sistema de salud con miles de hospitales y clínicas urbanas y rurales de atención general y especializada a los más altos niveles, privilegiando la prevención de enfermedades con un celo estricto respecto a la dotación puntual y oportuna de vacunas y de insumos para atender las enfermedades endémicas que aun asolan al país.

 

Preparando con una proyectada educación de calidad a sus médicos, abogados, arquitectos, ingenieros, maestros, contadores y estimulando la preparación y el conocimiento de los cerebros privilegiados hasta lograr la consolidación de un orgulloso y basto conglomerado de técnicos y profesionistas de donde fluyeron grandes investigadores y científicos que contribuyen al desarrollo de la ciencia y del país.

 

En su actuar atendía hasta el límite de sus recursos a la juventud estudiosa y a la niñez como la semilla de un futuro promisorio con estancias guarderías, jardines de niños, primarias y educación media que cuando menos correspondía medianamente a las exigencias de superación que cada padre quiere para nuestros hijos en el proyecto de vida de cada uno.

 

Sin embargo todos los esfuerzos que se realizaron para generar el progreso del país gravito sobre la degradante pobreza, casi miseria de una espantosa cantidad de pobladores que se aproxima a 50 millones de habitantes que carecen de los servicios más elementales y para quienes no ha habido ni hay proyectos de desarrollo sustentable, si hay la preocupación mínima de alimentarlos, de otorgarles educación y salud como si fueran mascotas domesticas, pero no hay recursos, ni programas destinados a sacarlos de ese estado deplorable de desgracia colectiva. Tal parece que conviene dejarlos en el estado en que se encuentran. La mención viene a modo porque a habido autoridades que se han opuesto a la introducción de líneas de agua, drenaje y construcción de caminos para seguir en el marco de la marginación y seguir recibiendo recursos de apoyo a la pobreza.

 

A esta ineficiencia en los planes de desarrollo y su realización hay que sumar la muy desagradable conducta de los funcionarios públicos que con su actuar generaron una sensación de robo y saqueo indiscriminado de los tesoros públicos que hostigo las sanas conciencias de todos los mexicanos que unánimemente repudiaron en las urnas un gobierno exhibido en el discurso, en los hechos y por todos los medios como corrupto y dilapidador, incapaz de resolver los problemas de pobreza y marginación, de seguridad y de justicia, pero inclinado a fortalecer la clase pudiente en el gobierno y en la iniciativa privada.

 

Aquel gobierno fue detestado por la supuesta o real complicidad y colusión que existía entre las autoridades y el crimen organizado del que se presumía que delincuentes, jueces, fiscales y policías participaban del botín que los primeros obtenían a cambio de impunidad, de tal manera que los secuestradores tenían que repartir las ganancias obtenidas por los miles de secuestros diarios en el país o también los cobra piso y extorsionadores tenían que llegar a mocharse para que los dejaran trabajar y las autoridades en todos los niveles se hicieran de la vista gorda.

 

Se sospechaba que los altos mandos policiacos y militares brindaban protección a los narcotraficantes para que libremente operaran en las plazas para la producción y comercialización de narcóticos y para garantizarles el libre tránsito por el territorio nacional, asesinando y desapareciendo a miles de jóvenes de las bandas rivales o a cualquiera que pretendiera interferir en aquellos negocios ilícitos.

 

La malicia popular sabia que miles de toneladas de contrabando de mercancías llegaban a los mercados desde china y de otros países con malas prácticas sin pasar supervisión en las aduanas marítimas o terrestres sin pagar los consiguientes impuestos y distribuidos a la vista de todos sin que ninguna autoridad fiscal o policiaca se percatara, grandes cantidades de estupefacientes, cocaína, morfina y psicotrópicos se internaban por barco o por avión, al igual que mercancías clonadas de marcas de prestigio que violando los derechos de propiedad industrial se reproducían para el exigente consumidor mexicano encontrando en los aparadores una clientela ávida de las marcas que distinguen, inexplicablemente la marca de los tenis más codiciados, al igual que las bolsas de mano para mujer, los relojes finos y extravagantes, los lentes y ropa, aparatos y utensilios, al por mayor  se expendían a precios increíbles que por el volumen producían utilidades para el infame mercader y para el moche en detrimento del fisco y de la economía nacional al desplazar nuestros artículos y la consiguiente mano de obra.

 

Eran tantos los negocios perversos que la incidía publica afirmaba que en cada uno de los pueblos en la ruta hacia el norte, había casas en donde los polleros hospedaban a los migrantes que cómoda y tranquilamente transportaban a veces en autobuses de lujo o en camiones con caja de doble fondo sin ningún problema, pues de antemano ya habían pagado la cuota con los funcionarios y agentes de migración nacional que coludidos con la policía federal y las policías locales. Los trasladaban a la frontera norte en donde otros tratantes se encargaban de pasarlos al otro lado, inclusive con documentación.

 

Éramos el paraíso mundial para la trata de personas gracias a la corrupción general en la que participaban no solo las autoridades, también lo hacían los particulares que se beneficiaban con rentas de la hospedería, la venta de alimentos y los transportistas que sin riesgos obtenían pingues ganancias que mediante los consiguientes sobornos mantenían este gran negocio.

 

Ahora se ha descubierto que las aduanas estaban directamente en manos de la mafia, como sucedió, ¿sucede? En petróleos mexicanos que sus gerentes y administradores, técnicos e ingenieros eran los principales huachicoleros que desde las estaciones sustraían a capricho y sin control todo el combustible y gas que les daba antojo para distribuirlos en gasolineras propias y de los jefes y de empresarios del ramo entre los que se a señalado a gobernadores y políticos de alto rango protegidos del sistema.

 

El pueblo cavilaba y tenía conocimiento de que Hacienda sabia de la existencia de empresas creadas al vapor y sin sustento con el objeto de instrumentar la defraudación fiscal y el desvió de los recursos públicos mediante la expedición de facturas apócrifas que en el papel justificaban todos los gastos y acreditaban todas las obras, ella misma era quien condonaba impuestos multimillonarios a las grandes empresas para pagar favores publicitarios y favores políticos o para congraciar apoyos y amigos, sabia de los sobreprecios en todos los productos que adquiría el gobierno como obras, vehículos, maquinaria, medicinas, libros, aviones barcos etcétera.

 

El pueblo presumía saber que cuando el Estado vendía o adquiría un bien, inflaba o depreciaba sus valores a conveniencia de los moches que se repartían entre proveedores y funcionarios. En los Estados y Municipios sus pobladores eran mudos testigos del dispendio y grandes negocios que sus gobernadores y presidentes municipales hacían y aun hacen a costa del erario, provocando una silenciosa irritación o protestas de indignación sin eco.

 

Esto es lo que molesto al ciudadano más que la mordida al policía de tránsito para evitar infracciones o el moche al burócrata en la ventanilla para agilizar trámites u obtener provechos improcedentes.

Por eso el electorado mexicano voto por un nuevo proyecto de gobierno, por un partido que prometía una forma diferente de gobernar y para muchos la fantasía, el sueño, la esperanza era más apetecible y rica, que lo que está resultando a veces la frustrante realidad, para quienes creyeron que iban a seguir gozando de añejos privilegios y avizoraban la posibilidad de más negocios.

 

Por eso esta transición formal (desde que inicio el periodo legal) hacia el cambio y la transformación ha sido difícil, caótica e incomprensible por que se basa fundamentalmente en el ahorro y en la austeridad con lamentables consecuencias y desagradable sabor de boca por los excesos en que se a caído para frenar de golpe el saqueo y el dispendio a todos los niveles, despidos masivos, supresión de programas sociales, cancelación de obras, limitación de insumos, eliminación de subsidios y apoyos, anulación de reformas y el lenguaje directo del primer mandatario llamando a las cosas por su nombre, denunciando los abusos y los atropellos que se cometieron en el pasado, situación  que obviamente irrita y provoca a quienes se sienten aludidos.

 

Al exceso en los recortes están llegando las correcciones, aunque nadie se disculpa porque tampoco van a reconocer que hay multitud de cosas que se hicieron bien. El resultado de los juegos panamericanos avergonzó a su coordinadora la velocista Ana Guevara, que solo para cumplir con el requisito después de cerrar el centro olímpico y el del alto rendimiento deportivo y después de exhibirse aferrada a un criterio poquitero en una actividad tan estratégica e importante para México, enviando una delegación de pena a Perú, nos mostro ante los ojos de los latinoamericanos como el país de los parientes pobres con deslucidos uniformes deportivos que porto la delegación en la inauguración del evento.

 

Sorpresa, aquellos jóvenes que prepararon y estimularon los que todo hacían mal, los que simulaban apoyar el deporte, de alguna manera formaron a la mejor delegación deportiva de todos los tiempos, que con valida razón levantaron el orgullo nacional e hicieron que el señor presidente volteara a verlos y para divertirnos y entretenernos invento una subasta mediática para otorgar estímulos económicos. Como si la única fuente de riqueza que tiene el país fuera lo que decomisaron los gobiernos pasados y que ahí estaban esperando un mejor uso, en qué país vivimos cuando su grandeza la erige sobre bienes originados en la porquería para laudar a nuestra juventud.

 

Pero esos deslices nos tienen sin preocupación al presidente no lo tamabalean ni los desbarres de sus colaboradores que son muchos, ni los dislates de sus opositores él está trabajando por el bien de México desde una nueva óptica que ciertamente nos mantiene felices y atentos por los resultados que muy pronto veremos en gran escala al intervenir en todas las áreas de la administración pública siempre pensando en la justicia y en el bienestar de todos los pobres y olvidados de este país en el que hay que reconocerlo sin tibieza todavía hay millones de compatriotas que solo hacen una comida al día, esa es la preocupación que debe de sacudir todas las conciencias y apoyarlo a que evite con acciones directas el saqueo que en perjuicio general se practico recientemente, no mas corrupción, no mas simulaciones para salir victoriosos de aquel periodo obscuro, hasta que podamos pronunciar en la tranquilidad del éxito, la noche quedo atrás.

 

Finalmente preparémonos para disfrutar esta genial telenovela titulada La estafa maestra, que mantiene como primer actriz a la licenciado Rosario Robles, a quien por sus resbalones románticos como los puede tener cualquier mujer enamorada, se enredo en un conflicto político en que su galán imprevisor Carlos Ahumada trampeo al operador personal y Secretario Particular del actual Presidente López Obrador, René Bejarano, en el grave asunto de la corrupción testificada en videos que conoció toda la nación.

 

No, no es venganza pero quiso la casualidad que el juez Delgadillo Padierna.- sobrino de la Diputada Dolores Padierna, pareja y compañera de Bejarano en aquel 2003.- ansioso de notoriedad y de destacar ante el jefe, excediéndose en sus facultades y pasando sobre la ley, sin ir al fondo del asunto y solo porque la Robles en un trámite rutinario en una oficina de transito dio un domicilio distinto al usual, el juez vengador de su tía, ordeno su inmediata detención para que enfrente las investigaciones en la cárcel, ante el peligro de que pueda escapar, ¿a dónde queda la garantía constitucional de  presunción de inocencia?. Estemos de acuerdo, si es culpable que se le castigue, pero aun así, que se respeten todos sus derechos y garantías.

 

Por nuestra parte, vivamos con la idea de que en todo tiempo se privilegiara el derecho y participemos gustosos de este periodo de transición en que el presidente está comprometido con la sociedad Mexicana a romper con todos los males que tanto daño hicieron a la nación, el remedio es doloroso, la pócima es amarga, pero la cura es substanciosa y estamos dispuestos a beberla, aunque habrá miles de compatriotas que están dispuestos a derramarla y a manifestarse de mil maneras como ya lo están preparando en todos los Estados y Municipios en donde se celebre la independencia nacional el próximo 15 de septiembre que serán de celebración y de protesta con vivas y mueras, con abucheos y con aplausos.- Por el bien de la causa.

 

Posted in Estatal, Local

asda VF
agosto 15th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

Tantoyuca, Ver.- Llevamos más de 2 meses sin agua pero seguimos pagando el recibo de CAEV, así lo asegura la Sra. Esther Gonzales Martínez del Movimiento Democrático de la Huasteca Veracruzana  A.C., de la colonia Gutiérrez Barrios

Con la nueva administración que presenta las oficinas de CAEV, algunas colonias no están del todo satisfechas ya que llevan más de dos meses sin recibir agua, piden amablemente que el Lic. Aldo Juárez, Director de la CAEV de Tantoyuca, se comprometa y trate de solucionar todas las peticiones que se le ha estado haciendo llegar ya que se carece del vital líquido y no es posible que no cuenten con el servicio.

Agradece al gobierno del municipio de Tantoyuca, que es el que nos está abasteciendo en tandeos con pipas de agua a la colonia

En el caso que esta situación persista se llevara a cabo manifestaciones en la CAEV  para que sean atendidas sus demandas.

 

 

 

Posted in Local

asda VF
agosto 9th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

 

Por: Aquiles Córdova Morán

En tiempos normales nadie duda de la eficacia de la división de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) y, por tanto, a nadie se le ocurre cuestionarla o someterla a una crítica rigurosa. Las cosas cambian cuando se presenta una coyuntura que, en cierto modo y medida, sacude al viejo edificio democrático y fuerza sus elementos estructurales a mostrar su resistencia, solidez y confiabilidad para garantizar la estabilidad del edificio y sacarlo incólume, o con el menor daño posible, de la coyuntura.

La sociedad se vuelve entonces un buen campo de observación y de estudio para los profesionales del derecho, poniéndolos frente a una oportunidad única para confrontar la ciencia jurídica con la realidad y, de ahí, sacar conclusiones que permitan reforzarla o mejorar sus principios y generalizaciones, haciéndola más segura y confiable para el gobierno de la sociedad y de los individuos.

Tengo la impresión de que los mexicanos estamos entrando en una de esas coyunturas. Hay una innegable alarma por varias de las leyes y medidas implantadas por el gobierno de la 4ªT, porque, en el sentir de mucha gente, están debilitando las bases del Estado de Derecho y lesionando garantías y libertades básicas de los ciudadanos. E incluso, dicen, vulnerando el pacto federal. Menciono algunos ejemplos.

El incremento absurdo de los delitos que ameritan prisión preventiva, es decir, que no requieren sospecha fundada de culpabilidad del acusado, sino que basta con la denuncia y que la autoridad considere que hay peligro de fuga, para que el ciudadano sea puesto tras las rejas. La ley de extinción de dominio. Esta ley permite al gobierno tomar posesión y vender de inmediato los bienes inmuebles de cualquier ciudadano del que solo “sospeche” que opera con recursos de procedencia ilícita. No hace falta probar la sospecha. El “consuelo” que la ley deja al expropiado es que, en caso de resultar inocente, juicio de por medio, el gobierno le pagará su propiedad, pero no se la devolverá bajo ninguna circunstancia. Así, la expropiación apresurada e injusta se convierte en una venta forzosa, tal como hace el crimen organizado cuando se le niega una propiedad que necesita o que simplemente le gusta.

Sigo. La “ley garrote” recién aprobada por el congreso de Tabasco. Esta ley castiga con cárcel de cinco a trece años a quien o quienes bloqueen el tránsito vehicular o impidan la ejecución o continuación de una obra, pública o privada. Sus autores alegan que no se trata de reprimir el derecho a la protesta pública, sino de castigar el “chantaje” al gobierno o a la empresa privada y la vulneración del derecho a la libre circulación. Dicho sin rodeos: se permite la protesta pública siempre que no cause ninguna molestia, ni el más mínimo daño que obligue a los poderosos a negociar con los inconformes. Se vale jugar al toro, pero sentaditos, como diría el clásico. Así, el derecho a la protesta como instrumento de lucha, se convierte en una simple catarsis: que griten y marchen todo lo que quieran; ya se cansarán, se desahogarán y volverán tranquilos a su pobreza y a sus carencias cotidianas. Además, los “delitos” que castiga la “ley garrote” ya están tipificados y sancionados en el código penal de la federación y de los estados, lo que da sustento al temor de una intención torcida y perversa oculta tras la doble penalización.

También hay descontento por otras medidas: el despido arbitrario y masivo de trabajadores que tenían decenios laborando para el Estado, argumentando la necesidad de adelgazar y abaratar el costo del gobierno; la ley salarial que prohíbe que alguien, funcionario de alto nivel o especialista capacitado, gane más que el presidente de la República. Los afectados se preguntan qué ley económica inviolable aplicó el presidente para fijar su salario en 108 mil pesos; y por qué están ellos obligados a someterse al mismo rasero que, sospechan, no tiene nada que ver con los factores que en el mundo entero se usan para fijar los salarios.

Finalmente, hay descontento e irritación por la clara violación a la soberanía popular cometida por los diputados de Baja California al aprobar una ley que prolonga a cinco años el mandato del morenista Jaime Bonilla, cuando el pueblo lo votó solo para dos años, escudándose en la soberanía de los estados. Y también por la supresión de organismos autónomos por decreto, o mediante el recurso “sutil” del ahorcamiento presupuestal, y por el nombramiento de super delegados en cada estado con poderes y recursos superiores a los del gobernador respectivo. La opinión pública piensa que esta supresión, o el alineamiento ideológico a fortiori con la 4ªT y con el presidente, o las violaciones al pacto federal, están totalmente fuera de la ley y hacen temer que nos estemos acercando a una dictadura centralista.

Creo honradamente que los frutos esperables de estos cambios y movimientos aun no pueden medirse con precisión y calificarse en forma definitiva. Pero lo que sí está ya más que claro es que leyes, cambios y decisiones tienen su origen en la voluntad presidencial; todas son decisiones presidenciales, aunque se oculten tras la necesidad de ahorros o tras la soberanía de los estados. Y por lo tanto, también queda claro que se ignora olímpicamente la existencia y las atribuciones de los otros dos poderes de la Unión, el Legislativo y el Judicial. La promulgación de leyes inconstitucionales que vulneran los derechos y garantías ciudadanas; que elevan las penas sin cuidar la debida proporcionalidad entre la falta y el castigo; que convierten en delito la “intención” de delinquir; que incorporan delitos mal definidos o indefinibles por su naturaleza subjetiva; no puede hacerse por orden presidencial sin atropellar flagrantemente las atribuciones del poder legislativo y del judicial, todo lo cual deja muy mal parada a la tan llevada y traída división de poderes de la democracia representativa.

La abstención o la impotencia del poder legislativo y del poder judicial en lo que hoy ocurre, dice a las claras que, tal como hoy existe y funciona, la división de poderes, simplemente, resulta incapaz de equilibrar y contener el desbordamiento del Ejecutivo más allá de sus atribuciones legales. Parece que tanto la forma en que son electos o constituidos los otros dos poderes, y su relación con el Ejecutivo, los obliga, por debilidad política y presupuestal, a someterse a este último. Pienso que es ahora cuando nos debemos dar cuenta de que los procedimientos instituidos para formar y legitimar al poder judicial, así como su dependencia presupuestal del erario que maneja el Ejecutivo, son del todo inadecuados para darle fuerza política propia (puesto que no nace directamente del voto ciudadano) y estabilidad invulnerable, y así poder ser un verdadero contrapeso y garante del Estado de Derecho.

Creo que es hora de buscar nuevos mecanismos, más efectivos, para garantizar la verdadera independencia de acción y de opinión del poder legislativo. Hoy, lejos de sentirla como una carencia por remediar, se tiene por un mérito digno de aplauso la sumisión total al poder Ejecutivo; y considerar como su mayor deber darle “buenos resultados” al señor presidente, aprobando sin cambiarle una coma, todo lo que tenga a bien enviarles como iniciativa de ley. Parece que es hora de responsabilizar más a los partidos políticos por el desempeño de sus diputados en funciones; obligar a éstos a legislar realmente, respetando el marco legal en que están obligados a moverse, quizá retirando al Ejecutivo la facultad de iniciativa en esta materia para convertirla en tarea exclusiva de los diputados. O, en defecto de todo ello, crear sanciones severas para toda violación al Estado de Derecho en que pudieran incurrir, y un mecanismo seguro para aplicar sin falta el castigo, siempre que sea necesario.

La supresión o creación de organismos autónomos, no deberían quedar a merced del Ejecutivo bajo ninguna circunstancia; tampoco el manejo discrecional del presupuesto con que funcionan dichos organismos autónomos, y menos del de los otros poderes. Ni siquiera bajo jurisdicción del Congreso que, como vemos, carece de autonomía real para hacer verdadero contrapeso al Ejecutivo. El respeto a las leyes que garantizan los equilibrios federales, el funcionamiento de los órganos de la soberanía estatal, los derechos y funciones de los gobernadores, deberían garantizarse de manera férrea, precisa, clara e inviolable por leyes diseñadas al efecto. No debería dejarse sin castigo una violación tan grave y flagrante como las que acaban de ocurrir en Tabasco y Baja California.

Creo que todo esto ocurre porque la división de poderes actual es puramente formal y declarativa. En los hechos, por la forma en que se eligen sus miembros, por su dependencia financiera del presupuesto federal y por la ausencia de otros recursos reales para someter al Ejecutivo, esos poderes hoy se conforman con ser testigos pasivos de lo que ocurre (y tal vez condenarlos in pectore), pero sin atreverse a poner las cosas en su sitio. Pero en última instancia, y tal como reza el título de esta colaboración, quienes deben aconsejar a la patria sobre las medidas más adecuadas para corregir abusos y desviaciones de todos los poderes y de todos sus miembros, son los profesionales del derecho. A ellos hay que ceder la primera y la última palabra.

Posted in Local

asda VF
julio 23rd, 2019 by ElPoliticoVeracruz

Tantoyuca, Ver.- Inauguran  comedor comunitario en la localidad de Coyol Santa Clara, donde asistieron los regidores 2da, Eva Moreno Cárdenas  3ro, Prof. Adrián Ramírez López y  Directores de área, para inaugurar importante obra que el gobierno municipal que encabeza el MVZ, Amado Guzmán Avilés, presidente municipal de Tantoyuca, que encabeza  la actual administración que sigue dando un fuerte impulso a la educación.

Posted in Local

asda VF
julio 17th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

 

Por: Aquiles Córdova Morán

Aunque no todos estén de acuerdo con ello, lo cierto es que si se observa con un poco de interés y detenimiento el funcionamiento de la sociedad, se advertirá en seguida que en la base de su vida material y espiritual está la actividad económica, es decir, la producción de los bienes y servicios que sus miembros necesitan para mantenerse vivos y activos. Para trabajar, pensar, sentir y crear; para generar cosas nuevas y superiores, tanto en el ámbito material como en el espiritual, lo primero que tiene que hacer el ser humano es existir; y de aquí el papel fundamental de la producción económica, de la cual depende todo lo demás.
Con la evolución histórica de la sociedad, su actividad productora, que en sus inicios era instintiva y espontánea, se fue haciendo cada vez más compleja y difícil de manejar con acierto para obtener los frutos deseados, en la cantidad y con la calidad que la sociedad demandaba. Poco a poco, pues, se fue volviendo indispensable la comprensión científica de los principios y leyes sobre cuya base existe y funciona la producción económica, si se quería gobernarla y garantizar sus resultados; se hizo necesario cuantificar lo que insumía y los resultados esperados, así como planificar la distribución de estos entre todos los miembros de la sociedad. En una palabra, se hizo necesaria la ciencia económica, la economía científica.
Es cosa sabida que la economía como ciencia es relativamente joven. Su origen se remonta a la segunda mitad del siglo XVIII, y su desarrollo al siglo XIX. Fue la respuesta a las necesidades y problemas planteados por el capitalismo en su fase de producción masiva, primero mediante la cooperación simple y la manufactura y, más tarde con la maquinaria y gran industria. El país que primero arribó a ese grado de desarrollo fue Inglaterra y, por eso, la economía política se considera una ciencia “inglesa”. William Petty, Adam Smith, David Ricardo, los Mill (padre e hijo), Malthus y otros que se consideran los padres de la economía clásica, son todos hijos de la Gran Bretaña.

Pero las investigaciones de estos clásicos, destacadamente Smith y Ricardo, se proponían desentrañar problemas que, a la larga, resultaron molestos, y hasta “peligrosos”, para los estratos sociales que dominaban el nuevo modo de producción, y también para las clases gobernantes. Explorar qué es el valor de las mercancías, cuál es su contenido esencial; de donde brota y en qué consiste la riqueza social y quiénes la producen; cómo lograr una distribución más equitativa de la misma entre todos los miembros de la sociedad; etc., era algo que incomodaba al capital y al Estado, por cuanto que podía poner en movimiento la inconformidad de las fuerzas sociales menos favorecidas. Se hizo necesario otro tipo de economía, mas “precisa”, matemática si fuera posible, para dejar atrás la economía “especulativa”.

Este nuevo tipo de economía, la llamada economía subjetiva o matemática, también nació en Inglaterra. Su creador, Jevons, fue el primero en aplicar el cálculo diferencial a los problemas económicos, dando origen al llamado “marginalismo” que es, hasta el día de hoy, la columna vertebral de la economía del capital. Con la teoría marginalista, los problemas planteados por los clásicos, como la teoría del valor-trabajo o la de la ganancia del capital formada (aunque no realizada) en el proceso de producción, fueron abandonados o recibieron un nuevo enfoque, un enfoque “matemático” en el cual el productor directo, el obrero y su trabajo vivo, quedaron totalmente al margen por ser “innecesarios”, y hasta estorbosos, para el desarrollo de la nueva economía.

A partir de Jevons, la economía matemática no ha dejado de desarrollarse y perfeccionarse (no sin tropiezos, fricciones internas y cambios significativos), y hoy es, sin discusión, la que dirige y gobierna al mundo del capital. Los éxitos que el capitalismo ha alcanzado bajo su amparo y guía son de tal magnitud y brillantez, que la han afianzado como la única explicación valida de todos los fenómenos socio-económicos de nuestro tiempo, con exclusión de otra cualquiera y con olvido absoluto, e incluso con abierto repudio y burla, de los descubrimientos de la economía clásica. Este fenómeno se ha venido ahondando, hasta alcanzar tintes de agresividad y violencia ajenos a toda ciencia, desde que se convirtió en el continuador más brillante de la escuela clásica un economista alemán llamado Carlos Marx.

Pero los errores de enfoque y la mutilación absoluta de la dimensión humana y social de la economía matemática, ni son baladíes ni pueden ser borrados de la realidad con exorcismos y tonantes condenas verbales. La pobreza y la desigualdad crecientes en todos los países capitalistas sin excepción; el colonialismo, la opresión y explotación de unos países por otros; las guerras, “localizadas” pero mortíferas e interminables, que asolan a vastas regiones del planeta; la brutal y absurda concentración de la riqueza en poquísimas manos; las tensiones mundiales que a cada paso nos amenazan con una catástrofe nuclear; todo ello y más tiene su origen, en última instancia, en el predominio absoluto de una economía “matemática” y deshumanizada, que esconde los problemas humanos que genera.

La última versión (la más inhumana y brutal) del capitalismo regido por la economía matemática, es el llamado neoliberalismo. Al llegar este, tiró por la borda conquistas y beneficios sociales que las grandes masas trabajadoras habían ganado en épocas mejores, para entregarlas, inermes, a las frías e inexorables “leyes del mercado”. La sindicalización obrera que conseguía mejores salarios y mejores jornadas y condiciones de trabajo; el seguro contra enfermedades y accidentes laborales; el derecho a una vivienda digna, a servicios de salud eficientes y accesibles, a una educación gratuita y de calidad, a servicios domésticos y públicos baratos; el derecho a una pensión suficiente para una vejez digna; todo eso y más, el neoliberalismo lo mandó al bote de la basura (de un golpe o poco a poco), para dejar al trabajador colgado solo de su salario que, para colmo de injusticias, hace años que se mantiene en el mismo o parecido nivel.

El neoliberalismo también ha traído consigo el monopolio del poder político por las oligarquías de cada país, por lo cual el Estado, ni puede ni quiere poner freno al desastre. Y para cerrar con broche de oro, hay que tener en cuenta, además, que la llamada “teoría del goteo” de la riqueza, de las clases altas a las bajas, que debería equilibrar la balanza del bienestar según la teoría económica al uso, ha resultado ser absolutamente falsa, como lo prueba la monstruosa concentración de la riqueza en todo el mundo capitalista. Por todo esto, resulta totalmente justa y racional la rebelión mundial contra el neoliberalismo y el llamado a construir una nueva política económica que obligue al Estado a corregir las fallas del mercado, a enderezar los desequilibrios que provoca y a mejorar la distribución de la renta nacional, para abatir en serio la pobreza y la desigualdad. Pero, ¡ojo!, suprimir el neoliberalismo no significa acabar con el capitalismo; erradicar la propiedad y la inversión privadas para sustituirlas por algo distinto, sea lo que sea. Poner fin al neoliberalismo rapaz no es poner fin a la era del capital, sino solo corregir sus abusos y desviaciones más agudos e insoportables, que dañan al bienestar colectivo y desestabilizan a la sociedad. Al menos eso es lo que los antorchistas entendemos por acabar con el neoliberalismo.

Esto implica que la leyes de la economía matemática siguen siendo validas en la era pos neoliberal para el buen funcionamiento del régimen. El mismo Marx fue explícito al sostener que los principios y categorías de la economía burguesa no eran científicos sino ideológicos, justamente porque no fueron creados para poner al descubierto su esencia explotadora, sino para ocultarla. Pero tales principios y categorías, dijo, bastan para el buen funcionamiento del sistema, y su validez no desaparecerá con solo denunciar su carácter ideológico. Es necesario erradicar la base material de donde brotan y en que se sustentan, esto es, la propiedad privada de los medios de producción y de cambio. Mientras esto no ocurra, aquella economía seguirá siendo necesaria para el buen rendimiento de la inversión privada. La corrección de sus daños no pasa por la cancelación de su ciencia económica; tiene que venir de una política gubernamental que se proponga hacer eso en serio. De lo contrario, se corre el riesgo seguro de desencadenar una crisis mayor que la que se desea curar.

Una política que se proponga en serio la justicia social en un marco de economía capitalista (pero no neoliberal), es perfectamente posible. Solo requiere del acuerdo y la cooperación de todas las fuerzas activas y productivas de la sociedad, en particular de las masas populares organizadas y del empresariado nacional. Y esto no se logra con el ataque sistemático a todo y a todos, ni menos con el repudio de la ciencia económica que gobierna y dirige al sistema, tratándola de inútil o de cómplice de los abusos del modelo neoliberal. Que tal sintonía con los inversionistas privados es posible (aunque no fácil), lo prueban casi todos los países de Europa Occidental que, sin romper violentamente con las industrias y la banca, han logrado una política fiscal progresiva, un mejor reparto de la renta nacional y unas sociedades mucho más igualitarias que la nuestra. Esto y no otra cosa es por lo que lucha Antorcha. Y seguirá haciéndolo con toda determinación, mientras la situación nacional y mundial indiquen que un cambio más radical nos llevaría a todos a un desastre de proporciones imprevisibles.

Posted in Local

asda VF
julio 15th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

Este día 15 de julio, se dió inicio a los cursos de verano en tu comunidad 2019, con el objetivo de un acercamiento a las localidades el día de hoy estuvimos en la comunidad de la Esmeralda.

Por otra parte envío calendario de actividades de casa de cultura también para iniciar cursos y talleres de verano.

Posted in Local

asda VF
julio 9th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

 

Andi Uriel Hernández Sánchez
Vocero del Movimiento Antorchista en Veracruz

Hace poco más de un mes la legislatura local aprobó el Plan Veracruzano de Desarrollo 2019-2024 (PVD), documento programático en el que se enarbolan las metas y estrategias que guiarán al gobierno encabezado por Cuitláhuac García Jiménez los próximos seis años, además de integrar su ideario de honestidad y austeridad, llama la atención que tomó como base los Objetivos de Desarrollo Sustentable hacia 2030, pacto promovido por la Organización de las Naciones Unidas, pues al igual que este, el PVD establece como meta principal del gobierno de Veracruz la reducción de la brecha de desigualdad económica, con el consiguiente combate a la pobreza en todas sus formas. Desde mi punto de vista este hecho es alentador, pues los problemas sociales que atraviesan esta entidad y el país entero son resultado de la enorme desigualdad que se acrecienta cada día más.

Veracruz es la quinta economía nacional, el trabajo de los veracruzanos le aporta al país más de 794 mil millones de pesos anuales, es decir, el 4.6% del Producto Interno Bruto de México, al mismo tiempo, es el sexto estado de la República con mayor porcentaje de población en pobreza, más de 4 millones 500 mil personas (67.1% de la población) no obtienen el suficiente ingreso para costear los gastos elementales del hogar: alimentación, salud y educación. El documento reconoce correctamente que aunque la producción de riqueza ha venido en aumento “los beneficios y logros de dichos avances, a pesar de ello, no se extienden a toda la población, concentrándose los ingresos en cada vez menos personas”. El análisis de datos va más allá, reconoce que 1.5 millones de habitantes no tienen acceso a los servicios de salud, dice también que 1.4 millones no cuentan con vivienda y que 1.3 millones no cuenta con los servicios básicos como agua potable y drenaje.

El Movimiento Antorchista Nacional siempre ha sostenido, apoyado en los análisis de economistas de renombre, que el gobierno también es responsable de la desigualdad económica imperante en una sociedad, tanto por lo que hace como por lo que no hace, por ello es correcto que el PVD suscriba como una de las estrategias “redirigir las políticas públicas a los segmentos de la población con mayores carencias en los ingresos y acceso a los servicios” para llegar al objetivo de “reducir las condiciones de pobreza, inequidad y vulnerabilidad social e inclusión”.

El Plan Veracruzano es un documento sensato que analiza correctamente las causas de los problemas de la entidad, dice por ejemplo, que la descomposición del tejido social y el aumento de los delitos del orden social es proporcional al aumento de la pobreza. Sin embargo, la percepción de muchos veracruzanos es que las estrategias planteadas ahí no se están poniendo en marcha. No se están llevando obras y servicios a los pueblos y comunidades más marginados del estado y el gobernador, Ing. Cuitláhuac García, se conforma con hacer algunas visitas silenciosas y con la intención de pasar desapercibido a algunas pocas obras, la mayoría iniciadas en anteriores administraciones, tampoco se atiende las peticiones de la gente y las protestas de los que reclaman una mejor calidad de vida son ignoradas. No vaya ser que el correcto análisis hecho en el PVD se quede como mera retórica como ha ocurrido con los programas de los que han gobernado Veracruz, se supone que los que están hoy serían distintos.

Una buena manera, tal vez no la única, de comenzar a aterrizar las ideas del PVD sería atender las peticiones hechas por los antorchistas desde que inició el gobierno hace 6 meses, entre la diversidad de asuntos se encuentran, por ejemplo, las solicitudes de lotes para vivienda, introducción de agua potable y drenaje en comunidades marginadas, construcción o conclusión de centros de salud, etc., carencias que el documento programático reconoce que sufren millones de veracruzanos. Pero hasta ahora y a pesar de las protestas de cientos de colonos, campesinos, obreros y estudiantes humildes, sus demandas no han sido resueltos.

Parece que no queda otro camino para los pobres de Veracruz, más que organizarse y salir a protestar en legítima exigencia de obras y servicios que mejoren sus condiciones de vida, toda vez que es su trabajo el productor de la enorme riqueza de este estado, a pesar de que los beneficios sean para unos pocos, es también de su trabajo de donde provienen los impuestos que administra el gobierno y con los que se puede, a través de acciones, reducir la marginación en la que viven. Por si faltaban razones, ahora se agrega que el propio gobierno de Cuitláhuac ha plasmado en un documento que su meta es reducir la desigualdad social y redirigir las políticas públicas hacia la población más pobre, tomémosle pues la palabra. A esta lucha legal, justa y decidida está convocando el Movimiento Antorchista en Veracruz. Vale.

Posted in Local

asda VF
julio 3rd, 2019 by ElPoliticoVeracruz

 

Aquiles Córdova Morán

Las cifras sobre la concentración de la riqueza y el incontenible avance de la pobreza (que es su consecuencia inevitable) a escala planetaria, son datos del dominio público que no necesitan mayor argumentación ni demostración: el 0.1 % la población mundial posee tanta riqueza como la mitad más pobre (ya casi 4 mil millones de seres) de esa misma población.

Esto es la confirmación estadística de una vieja verdad sobre el sistema capitalista mundial: la concentración de la riqueza que genera al interior de cada país, es un proceso que se replica a escala internacional; es decir, así como dentro de las fronteras nacionales la riqueza se concentra en muy pocas manos, por falta de un mecanismo redistributivo del mercado, también entre países ocurre lo mismo: mientras unos cuantos (no más de cinco en la actualidad) nadan en un mar de riqueza y prosperidad, el resto enfrenta, en distintos grados, los problemas propios de la pobreza y el subdesarrollo. No se trata de algo casual ni de una simple analogía, sino del resultado necesario del hecho de que ambos procesos están regidos por las mismas leyes económicas, las leyes de la economía de mercado.

Basta echar una rápida ojeada al desarrollo del capitalismo mundial para convencerse de esto. Existe abundante literatura para documentar que, desde sus orígenes mismos, el capitalismo se auto propulsó con todo éxito y con toda energía, gracias a que pudo apoyarse sobre la base de los mercados y las materias primas de los territorios recién descubiertos por algunas naciones europeas. El capitalismo industrial nació bajo la forma de industria textil, primero en los Países Bajos; de allí saltó a Inglaterra, que en un principio era solo proveedor de lana a los textileros flamencos, pero que pronto se dio cuenta de que el negocio estaba en vender tejidos y no lana, y se lanzó a procesar su propia materia prima.
Pero los tejidos de lana eran “finos” para su época y bastante caros en consecuencia, razón por la cual su comercio era restringido. El capital inglés no adquiere el tamaño, la velocidad de circulación y el poderío sobre el mercado mundial que luego tuvo, sino hasta que, gracias al algodón que le llegó de América y África, pudo producir tejidos en grandes cantidades, baratos y de buena calidad, con los cuales inundó el mercado mundial de aquella época y se adueñó de él. Los famosos descubrimientos geográficos de los europeos (América, la India, China y el Lejano Oriente, la circunnavegación y dominio de África), todos ellos fechados, grosso modo, en los inicios del capitalismo industrial, no fueron fruto solo de la curiosidad del espíritu humano, sino también y sobre todo, del hambre de colonización y conquista de mercados y materias primas para el Moloch de la producción a gran escala en pleno desarrollo.

De esa manera, con toda la sabia vital que extraía de los países y continentes recién descubiertos, el capital industrial, primero en Inglaterra y los Países Bajos y luego en Francia, Italia y los Estados Unidos, se desarrolló aceleradamente, al principio bajo un régimen de relativa libre competencia y luego, como consecuencia inevitable de esa misma libre competencia, bajo su actual forma monopólica, la fase que muchos economistas llamaron y llaman la fase imperialista del capital. La fase monopólica del capital se completó, justamente, al término del siglo XIX y principios del XX.

El crecimiento y desarrollo del capital industrial exigía, como es lógico, más y más materias primas baratas y seguras y un mercado cada vez más grande para su producción. Para conseguir ambas cosas, endureció su dominio y control sobre los territorios ya colonizados y buscó someter, incluso mediante la intervención armada, a nuevos países y regiones. Así, al finalizar el siglo XIX, el mundo estaba ya completamente repartido entre las potencias imperialistas. Esto provocó un fraccionamiento paralelo del mercado mundial y de materias primas y mano de obra barata; es decir, que en cada “zona de influencia”, todo eso era monopolio exclusivo de la respectiva metrópoli colonial. Esta fue una de las causas que provocaron finalmente las dos guerras mundiales; la otra fue el imperialismo alemán, que llegó tarde al reparto del mundo, pero esa es otra cuestión que por el momento no interesa.

Así pues, la América española, África, Asia, el Oriente Lejano y Próximo, e incluso Europa oriental; en una palabra, casi el mundo entero, fue el que pagó el desarrollo del capitalismo mundial hasta su fase actual. Su atraso, su “subdesarrollo” y su relativa pobreza, no nacen de la incapacidad congénita de sus gobernantes, o, peor aún, de sus habitantes, a los que se acusa en voz baja de ser genéticamente incapaces de entender, asimilar y aplicar correctamente la ciencia y la técnica “occidentales”. No se explican porque seamos lentos en aprender, tontos y fanáticos, perezosos, poco creativos, corruptos e incapaces de autogobernarnos y de explotar racional y eficazmente la parte del planeta que nos pertenece, como aseguran los ideólogos del imperialismo moderno.

El fracaso (relativo y temporal) de todos los países pobres y subdesarrollados del planeta se explica porque, desde hace siglos, de múltiples maneras y por diferentes vías, han sido obligados en lo fundamental a olvidarse de sí mismos; a adoptar políticas económicas y sociales en contra de sus propios intereses y de su propia prosperidad y desarrollo; a entregar sus recursos naturales, sus mercados, su mano de obra y su soberanía para provecho de los países ricos, que hoy nos acusan y desprecian por ser lo que ellos mismos han hecho de nosotros.

López Obrador acierta, por eso, cuando afirma que la migración desbocada de centroamericanos hacia Estados Unidos es la consecuencia, claramente discernible, de la espantosa pobreza y falta de oportunidades que hay en sus países de origen; es decir, que el fondo de esta huida en masa hacia la “tierra de promisión”, radica en el atraso y el subdesarrollo, en todos los órdenes, de las naciones centroamericanas; pobreza y subdesarrollo provocados por los mismos que les cierran las puertas de un mínimo bienestar. Pero comete una grave ingenuidad cuando da lecciones de humanismo y generosidad al presidente norteamericano, y lo invita a sumarse a su proyecto de combatir la emigración sacando de su atraso a la región entera. Es una ingenuidad porque, aunque no lo diga expresamente (quizá tampoco lo piense), en el fondo de su planteamiento subyace la idea de que el problema es culpa y responsabilidad de quienes lo sufren (o de sus gobiernos), que no han sabido o no han querido poner en práctica una exitosa política económica y social. Por eso propone ayudarlos poniéndoles en frente la solución y los recursos necesarios para instrumentarla. Ve la pobreza centroamericana como algo inmanente a cada país y aislado del contexto mundial, no como parte integrante de la explotación universal a que estamos sometidos todos por el imperialismo rampante. Por eso cae en la ingenuidad de invitar a ponerle fin al principal promotor y beneficiario de esa misma situación. Desde luego, no lo hará.

Al mismo México lo imagina el presidente como soberano, independiente y con la capacidad para decidir de modo autónomo y libre su política interna e internacional. Es decir, también al país lo mira como una unidad autosuficiente en sí misma, aislada del contexto internacional al que, por tanto, puede ignorar olímpicamente si así lo desea o así le conviene. Por eso abrió nuestra frontera sur a la emigración, y hasta la animó a viajar ofreciéndole permiso legal para transitar por nuestro país hacia la frontera con EE. UU. La intención era buena, humana y plausible; pero comete el error de apoyarse solo en lo que “debe ser”, y olvida lo que es realmente posible y no solo deseable. Y ya recibió la respuesta de la dura y terca realidad que ignoró. El reculón que ha tenido que dar en su política migratoria, bajo la amenaza arancelaria del presidente Trump, es el ridículo más sonado y la más grande humillación que haya recibido México en siglos enteros de su historia. De aquí debe sacarse la lección de que cualquier cambio radical en nuestra política económica y social requiere, como primer paso, no romper, pero sí desatar al país de su dependencia económica y comercial respecto al coloso del norte. Y es obvio que una reorientación tan drástica de nuestra economía, exige una firme alianza con el sector privado de la misma, garantizándole el pleno respeto a sus intereses legítimos, tanto como de un pueblo organizado, politizado y consciente de los riesgos que ello implica.

Pero dicen los medios, apoyados en información dura según ellos, que vienen otras medidas internas que pondrán en jaque al capital mexicano y al extranjero invertido en el país. No creo que nadie salga a romper lanzas por el “viejo sistema” al que se amenaza con la sepultura, pues nadie tiene nada importante que añorar del mismo. Pero, otra vez, el problema no es moral ni de valor personal, sino geopolítico y económico: poner en jaque al capitalismo mexicano es atentar contra la integridad mundial del sistema del cual somos un eslabón importante, y corremos el grave peligro de que este responda como lo que es, como un todo articulado y muy poderoso todavía. Atacarlo entraña arriesgar la estabilidad y el futuro del país, y requiere de un cálculo fino, preciso y cuidadoso de la correlación nacional y mundial de fuerzas en que nos movemos. Si no, corremos el riesgo de equivocarnos otra vez, como con la política migratoria; solo que la respuesta, esta vez, puede ser aplastante y demoledora. Salvo que, al final, todo quede en agua de borrajas, como tantas otras baladronadas de la 4ªT.

Posted in Columnas, Local

asda VF
junio 29th, 2019 by ElPoliticoVeracruz

REDACCIÓN

San Sebastíán,Ver.los usuarios en taxis tienen el pleno derecho de acomodarse en el asiento Que mas prefieran ya sea aún costado del chofer o en la trasera ya que no viajan de gratis,pagan el pasaje y ademas no hacen el descuento con la tarjeta de INAPAM, pues miren este chófer dijo llamarse Víctor Hugo, taxi numero 607 de la base de San Sebastíán,Tantoyuca a Chicontepec, hora aproximada 13:30 hrs un usuario con anticipación se acomodó adelante y porque llegó una pareja el chófer ordenó favor de pasarse en la parte  trasera,pues se bajó y mejor se esperó en el siguiente turno,con toda razón,los chóferes no deben de discriminar a usuarios,porque de ahí comen y el sostén familiar,por lo tanto los usuarios del servicio público piden más respeto piden mas respeto.

Posted in Local