No será primera dama, será luego la primer presidenta de México. Por Luciano Blanco González

El estilo de inducir a la opinión pública a pensar o a creer lo que él quiere que crean o piensen sus futuros gobernados, nos permite leer de manera aproximada las cartas que juega y que jugara el próximo Presidente en este difícil arte de gobernar.

El primero de julio, Andrés Manuel tranquilizo al país con un discurso de conciliación, que nos hizo sentir a todos un ambiente de confianza y de esperanza en las acciones de su futuro gobierno, seguros de que gobernará por igual para vencedores y vencidos.

Pero poco tiempo transcurrió para que se desangelara la efímera visión de tranquilidad que ya comenzábamos a sentir. Cuando sorpresivamente decidió dar un temerario golpe de timón a su proyecto, para enterrar una de las obras urgentes y necesarias para el desarrollo del país, al anunciar una consulta ilícita y a todas luces manipulada, sobre la cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco, utilizando para ello a las sabias muchedumbres, siempre dispuestas a despojar del capital a quienes lo poseen y ahora con el señuelo de que ese dinero, lo utilizará para el impulso de los programas sociales.

Durante la transición se reúne con los banqueros y les ofrece toda clase de garantías para el desempeño de sus lucrativas actividades y ahí los deja tranquilos y él aparentemente a lo suyo, pero como necesita poner al gran capital de rodillas, no pasó mucho tiempo para que uno de sus principales voceros, el senador Ricardo Monreal, haciendo gala de una inexistente autonomía del Poder Legislativo, presentara en su Cámara una iniciativa, en la que todos estamos de acuerdo, con el propósito de revisar y disminuir las enormes ganancias de los agiotistas bancarios en el manejo de las tarjetas de crédito, que hasta ahora les reditúan pingues ganancias por el pago de servicios y cobro de intereses.

Promete respeto al Federalismo, diálogo y entendimiento con los Gobernadores, inclusive con los de oposición, a quienes ofrece respeto y cuando estos se vuelven exigentes y protestan por la posible intromisión de los llamados super delegados, para enfrentarlos Andrés ni suda ni se acalora, pero suelta amenazante a su furibundo vocero Félix Salgado Macedonio a proferir frases insolentes e irrespetuosas, para advertir a aquellos Gobernadores que se resistan a los supremos mandatos del Presidente, que pueden ser destituidos de su cargo o sea que se desea que los gobernadores sean sumisos y obedientes con todo lo que se les mande.

A todos pretende engañar con el dicho de que a él lo cuida el pueblo, que no necesita escoltas, ha llegado al extremo de utilizar la ternura de su muy respetable esposa, Doña Beatriz Gutiérrez Müller, para difundir el ruego de ella, para que de una vez acepte que lo cuiden, o sea que ahora de pronto lo veamos custodiado por decenas de guaruras, será una vigilancia en contra de su voluntad, impuesta por la solicitud de todos; así se justificará también la supervivencia del Estado Mayor seguramente con otro nombre.

La última de las acciones de las gentes cercanas al Licenciado Andrés Manuel, fue la iniciativa para reformar la ley de los organismos descentralizados, con el propósito de allanarle los requisitos a un distinguido español, nacionalizado mexicano que mucho ha aportado al mundo de la cultura nacional, Francisco Ignacio Taibo II, para que sea el próximo Director del Fondo de Cultura Económica (FCE), hasta ahí todo iba bien, ya era o es un hecho su aprobación por ambas cámaras, a fin de que se lograra la planeada imposición del querido amigo, pero al Señor Taibo, sabiendo de la poderosa aplanadora en la votación y los consecuentes resultados, se le fue la lengua y en unas cuantas palabras, jactancioso y grosero, declaró en un foro nacional de literatura que él sería el próximo Director del FCE, cuestionado sobre el proceso legislativo en una reforma con dedicatoria para nombrarlo, respondió sin pelos en la lengua, arrogante y engreído “todavía no pasa (la reforma), para el lunes va a haber un edicto del Presidente (Presidente Electo AMLO), dándome como encargado de despacho mientras sale la ley; “sea como sea, se las metimos doblada camarada”, ¿qué metió doblada?, ¿A quiénes se las metió?, ¿A los diputados?, ¿A usted, a mí, al pueblo de México, a la igualdad de oportunidades?, Ojala Taibo no sea el reflejo de todos quienes integran el futuro grupo de trabajo.

diciembre 6th, 2018 by